FAO :: Sala de prensa :: FAO en el terreno :: 2006 :: Conservar los mangl…
Conservar los manglares de Camerún
La FAO colabora para mejorar la gestión de este recurso forestal
29 de marzo de 2006, Limbé, Camerún -- Catherine Molindo y un grupo de sus socias son las dueñas de LIWOFISHCO, una pequeña cooperativa dedicada a la elaboración del pescado que ellas mismas establecieron en esta bulliciosa ciudad portuaria del suroeste de Camerún.

Las mujeres ahúman en hornos de madera el pescado que captura su familia o que compran a los pescadores, para venderlo después localmente. Es un buen negocio, afirma Catherine, y a ella y sus amigas les gustaría ampliar esta actividad.

"Tenemos dos cocinas con dos quemadores, y estamos ganando más dinero que antes −explica−. Estos ingresos nos ayudan a mandar a nuestros niños a la escuela, a comprar ropa, pagar nuestros gastos médicos e incrementar los fondos de la cooperativa.

Pero al mismo tiempo, añade, están preocupados por la madera que utilizan en sus hornos.

Es madera de manglar, obtenida de los frágiles ecosistemas costeros del Camerún. Gracias a la amplia labor de educación comunitaria realizada por la FAO y otras organizaciones y las ONG activas en la zona, Catherine y sus amigas tienen plena conciencia de la necesidad de conservar los manglares de su país.

Se preocupan de que conforme crezca su empresa, necesitarán más madera para ahumar el pescado y esto conducirá a la sobreexplotación y la degradación de los manglares.

Según un estudio reciente de la FAO, la superficie mundial de manglares disminuyó de unos 18,8 millones de hectáreas en 1980 a 15,2 millones de hectáreas en 2005, sobre todo por la conversión de manglares a otros usos, como la construcción de estanques para acuicultura o la agricultura.

Muchas zonas de manglares también se han degradado por la contaminación y por la explotación insostenible de su madera. Camerún, que cuenta actualmente con unas 250 000 hectáreas de manglares, no ha escapado a esta tendencia.

Una nueva manera de hacer las cosas

Los buenos resultados de un proyecto de la FAO en la cercana aldea de pescadores de Yoyo ofrecen una solución al dilema que afrontan Catherine y las demás mujeres de LIWOFISHCO en su esfuerzo para sacar adelante a sus familias.

Este proyecto, titulado Gestión participativa de la biodiversidad de los manglares del Camerún, contribuyó a enseñar a un grupo de pescadores nigerianos inmigrantes residentes en Yoyo a hacer las cosas de otra manera. El proyecto les hizo tomar conciencia del peligro que representa talar indiscriminadamente los manglares, y ahora utilizan un tipo de horno más eficaz que les permite ahumar más pescado utilizando mucho menos madera.

"Si antes utilizábamos 20 árboles del manglar, con la ahumadora moderna sólo necesitamos 10", explica Jibi Tedunjaiyé, dirigente de la comunidad nigeriana.

Sin embargo, admite que no sabe cómo replantar y regenerar los manglares, pero que él, como muchos de sus vecinos, estaría dispuesto a colaborar. "No sé cómo se hace, pero si me llaman para plantar mangles, puedo ayudar", afirma.

La colaboración para proteger los manglares da buenos resultados

El proyecto de la FAO también ayudó a las autoridades de Camerún a tratar la gestión de los manglares en el ámbito normativo mediante la elaboración de estrategias para la explotación sostenible, en colaboración con las comunidades cuyos medios de subsistencia dependen de este recurso forestal.

En Camerún la FAO también colabora estrechamente con las comunidades locales y con ONG, como la Sociedad de Conservación de la Naturaleza del Camerún, a fin de promover la explotación sostenible de los manglares.

Estos esfuerzos han contribuido a colocar la gestión sostenible de los manglares en la agenda política del país. El 13 de enero de 2006 el Presidente Paul Biya ratificó la Convención Ramsar sobre los humedales, un tratado intergubernamental que proporciona un marco para la acción nacional y la cooperación internacional para la conservación y el uso sostenible de los humedales, incluidos los manglares.

La firma de este convenio puede dar a los países el impulso político interno necesario para hacer cambios. "La convención ha permitido a muchos países designar los manglares y otros humedales zonas protegidas, debido al valor de sus recursos", explica la experta forestal de la FAO Mette Loyche Wilkie.

Mantener los ecosistemas

Los manglares de la costa occidental del África central son importantes por diversas razones.

Además de la leña y el carbón que proporcionan, las comunidades costeras también extraen de los manglares madera para construir casas y barcos. Además, estos bosques proporcionan material impermeable para hacer tejados, y forrajes para algunos animales domésticos.

Los manglares también desempeñan una importante función ecológica, señala Wilkie. Por ejemplo, proporcionan un hábitat para el desove y la cría de grandes poblaciones de peces y mariscos, que sirven de alimento a otros animales y al hombre.

"Los manglares suministran hojas que sirven de alimento a las criaturas marinas, son hábitat y zona de reproducción de algunos peces y crustáceos, y retienen el fango que baja de las zonas altas debido a la erosión, además de proteger las costas del viento y las olas", señala Wilkie.

La contribución de los manglares en la prevención y contención de la erosión costera, protegiendo a las comunidades de los efectos del viento, las olas y las corrientes del agua, significa que donde existen extensas zonas de manglares, las aldeas costeras se encuentran menos expuestas, indica la experta de la FAO.

Pero como los manglares están en las costas, donde la densidad demográfica suele ser elevada, a menudo estas tierras se convierten a otros usos, como la piscicultura, la agricultura, la producción de sal y la urbanización. En Camerún la principal amenaza es el rápido desarrollo urbano: el crecimiento demográfico en las costas pone en peligro los manglares del país africano.

Contacto:
Oficina de prensa, FAO
FAO-Newsroom@fao.org
(+39) 06 570 53625

Contacto:

Oficina de prensa, FAO
FAO-Newsroom@fao.org
(+39) 06 570 53625

FAO

En el Camerún hay 250 000 hectáreas de manglares

FAO

La leña para ahumar el pescado debería utilizarse en forma sostenible

FAO

La participación de las comunidades en la gestión de los manglares contribuye a proteger el medio ambiente

envia por correo
Conservar los manglares de Camerún
La FAO colabora para mejorar la gestión de este recurso forestal
La FAO colabora con las autoridades locales y las comunidades en el Camerún para promover la explotación sostenible de los manglares y conservar estos frágiles ecosistemas del país.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS