FAO :: Sala de prensa :: FAO en el terreno :: 2006 :: Salvar vidas, logra…
Salvar vidas, lograr un medio de subsistencia
La ayuda a los más vulnerables del Congo da buenos resultados
30 de octubre de 2006, Rutshuru − "Estaba enferma −dice Nirabuhuru acariciando a su hijita de dos años y medio, Rachel, que tiene sentada en el regazo−. Enferma de malnutrición", puntualiza.

Por ello, Nirabuhuru, una mujer de 35 años, madre de 10 hijos y residente en Tongo, viajó con Rachel 40 kilómetros hasta Matumaïni, un centro de nutrición situado en Rutshuru, en Kivu Septentrional, provincia en la región oriental de la República Democrática del Congo.

"Se debe a nuestra pobreza -asegura al explicar la malnutrición de la niña−. Y somos pobres debido a la guerra."

El caso de Nirabuhuru es tan sencillo cuanto dramático. Durante años, ella y su familia no se han sentido lo suficientemente seguros como para poder dormir en su propia casa. Han tenido que ir a dormir al bosque todas las noches. "¿Cómo podrían no enfermarse mis hijos?", interroga.

Lo triste es que la dura situación de Nirabuhuru es de lo más frecuente en Kivu Septentrional, explica Jacqueline, trabajadora del centro de Matumaïni, mientras prepara el almuerzo para los niños que son atendidos allí. Si bien la República Democrática del Congo emprendió un proceso de reconstrucción y pacificación en 2003, los años de guerra han dejado en el país hondas cicatrices.

Sigue predominando la inseguridad, en particular en la región oriental. En 2005 se calculaba que en Kivu Septentrional, de una población total de 4,2 millones de personas, casi 600 000 se encontraban desplazadas. Las repercusiones para la población rural son enormes. La producción agrícola se ha colapsado. Según un informe de 2005, la producción de cultivos básicos, como la yuca y los bananos, ha descendido a la mitad desde el inicio de la guerra, en 1996. La malnutrición es una de las trágicas consecuencias.

Reconstruir los medios de subsistencia de las familias rurales

Respecto a las necesidades de alimentos, la paradoja de la República Democrática del Congo difícilmente podría ser más cruda: un país que podría alimentar a toda África sigue siendo uno de los de mayor índice de inseguridad alimentaria, según indica el informe de la FAO El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2006: el 72 por ciento de la población no dispone de alimentos suficientes.

El centro de Matumaïni, donde hay un promedio de 100 niños, es uno de los 60 centros que hay en las provincias de Kivu Septentrional y Meridional, donde la FAO, con sus asociados de la ONU y no gubernamentales, ayuda a mejorar la situación nutricional de los niños. El almuerzo incluye una ración de hortalizas, como col, papa, cebolla y puerro, que se cultivan en el huerto del centro con semillas suministradas por la FAO.

Esta ayuda forma parte de un proyecto regional iniciado por la FAO con el apoyo económico de la Unión Europea, su principal donante en la RD del Congo, para atender a 95 000 de las familias rurales más vulnerables de las provincias de Kivu Septentrional y Meridional, de las cuales casi todas tienen niños malnutridos, como Rachel.

En 2005, primer año del proyecto, la FAO atendió a más de 25 000 de estas familias a través de centros nutricionales, como el de Matumaïni. Pero la Organización no sólo da ayuda de emergencia para incrementar la seguridad alimentaria de los grupos más vulnerables, sino que de acuerdo a la estrategia general que aplica en este país, ayuda a las familias rurales a salir adelante proporcionándoles los instrumentos necesarios para reconstruir sus medios de subsistencia.

Buenas noticias de las zonas pantanosas

Y ya se perciben los primeros indicios de esperanza.

A poca distancia de Rutshuru se encuentra la zona pantanosa de Kitarama.

Hace tres años proliferaba en esta zona el papiro, y las tierras estaban sin cultivar. En 2003, un grupo de repatriados y personas desplazadas iniciaron el saneamiento de cinco hectáreas de estas tierras. La FAO les proporcionó las herramientas necesarias.

"Después de la guerra no les quedó nada −explica Jules Mushanjili, agronómo del Ministerio de Agricultura de Kivu Septentrional, supervisor del proyecto−. Estas herramientas les ayudaron a poner en marcha las actividades de rehabilitación."

La FAO también proporcionó semillas a través del Ministerio. Hoy en día, en Kitarama se cultivan frijoles, maíz, arroz, col y puerros. También tienen un estanque piscícola.

"Ahora ya se puede alimentar por sí mismos", explica Mushanjili.

A través del programa de la FAO financiado por la Unión Europea, hasta la fecha se han saneado 125 hectáreas de zona pantanosa en las provincias de Kivu. Los beneficiarios son unas 5 000 familias, con cerca de 30 000 personas.

"Comemos bien −señala Kavira, uno de los beneficiarios del proyecto de Kitarama−. Es más, los excedentes de nuestra producción nos permiten pagar los colegios de nuestros hijos y la atención médica. Y cada uno logramos ahorrar 3 000 francos congoleños (6 dólares EE.UU.) a final de mes."

Y en el centro nutricional de Matumaïni, también florece la esperanza.

Mientras Nirabuhuru alimenta a su niña, Jacqueline explica que en dos semanas Rachel ha casi ganado el peso necesario para darle de alta.

Jacqueline señala a otro niño pequeño, que come en el regazo de su madre. "Cuando llegó, hace más de un mes, estaba en malas condiciones", refiere. Pero este niño, Hakorimana, y su madre, regresan hoy a casa.

Jacqueline sonríe: "casi todos se recuperan".

Lea más…

Salvar vidas, lograr un medio de subsistencia

"Nuestras madres e hijas son el objetivo"

Contacto:

Maarten Roest
Oficina de prensa, FAO
maarten.roest@fao.org
(+39) 06 570 56524
(+39) 346 501 0574

FAO/M. Roest

Después de unas semanas de cura en el centro nutricional de Matumaïni, Hakorimana puede regresar a casa

Audio

A las víctimas de asaltos sexuales les cuesta conseguir alimentos e ingresos (en inglés) (mp3)

Vidéo

La guerra olvidada - Inseguridad alimentaria en la República Democrática del Congo (3'45") (real)

Entrevista con Jacques Diouf, Director General de la FAO, sobre El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2006 (6'30", en inglés) (real)

FAO/M. Roest

Jacqueline prepara el almuerzo para los 100 niños desnutridos del centro

envia por correo
Salvar vidas, lograr un medio de subsistencia
La ayuda a los más vulnerables del Congo da buenos resultados
Un proyecto de la FAO con el apoyo económico de la Unión Europea, su principal donante en la RD del Congo, atiende a 95 000 de las familias rurales más vulnerables de las provincias de Kivu Septentrional y Meridional.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS