FAO :: Sala de prensa :: A fondo :: 2004 :: Entender la insegur… :: Los supermercados y…
Los supermercados y los pequeños productores
La globalización también fomenta la concentración de la elaboración de alimentos y el comercio minorista
Las tendencias a la convergencia y la adaptación de los hábitos de alimentación descritas en el artículo anterior han sido impulsadas en parte por la concentración cada vez mayor de la industria de elaboración de alimentos y el comercio minorista mundiales, afirma SOFI 2004.

En América Latina y Asia, las regiones donde son más pronunciadas estas tendencias, se ha registrado un crecimiento explosivo de las inversiones de las transnacionales alimentarias y de la venta de alimentos a través de los supermercados. De 1988 a 1997 la inversión extranjera directa en la industria alimentaria aumentó de 743 millones de dólares a más de 2 100 millones de dólares en Asia, y de 222 millones de dólares a 3 300 millones de dólares en América Latina -según revelan las cifras de la FAO-, superando con creces el nivel de inversiones en la agricultura.

En el mismo período, aproximadamente, las ventas de alimentos en América Latina y Asia oriental y sudoriental realizadas a través de los supermercados, se duplicaron con creces. "En América Latina los supermercados aumentaron en diez años su cuota de ventas en un porcentaje casi tan alto como el que Estados Unidos alcanzó en 50 años."

En Asia, el auge de los supermercados se inició más tarde, pero fue más rápido, indica el documento. En sólo dos años, de 1999 a 2001, la participación de los supermercados en la venta de alimentos envasados y elaborados en las zonas urbanas de China aumentó más del 50 por ciento.

Las transnacionales de alimentos han participado considerablemente en este auge de los supermercados, puntualiza la FAO. De 1980 a 2001, el número de países donde opera cada una de las cadenas internacionales de supermercados más grandes, todas ellas europeas o estadounidenses, aumentó por lo menos un 270 por ciento.

Consecuencias para los pequeños productores

Según señala SOFI 2004 estos cambios tienen grandes consecuencias en la seguridad alimentaria de millones de agricultores y trabajadores de las zonas agrícolas, que componen la gran mayoría de la población mundial con hambre crónica. Para ellos, la globalización de la industria alimentaria y la expansión de los supermercados son a la vez una oportunidad de llegar a nuevos mercados lucrativos, y un considerable riesgo de quedar todavía más marginados y más pobres, explica la FAO.

En los últimos decenios, algunas trasnacionales verticalmente integradas han ido adquiriendo un control cada vez mayor del comercio, la elaboración y la venta mundiales de alimentos. Las 30 cadenas más grandes de este tipo actualmente concentran un tercio de la venta mundial de alimentos. Y en América del Sur y el Asia oriental, la participación de los supermercados en la venta minorista de alimentos se ha disparado de menos del 20 por ciento a más del 50 por ciento en el último decenio. Las cadenas más grandes, casi todas pertenecientes a los colosos trasnacionales, hoy controlan entre el 65 y el 95 por ciento del total de las ventas de los supermercados en América Latina.

"El creciente predominio de los supermercados ha ofrecido a los consumidores urbanos un mayor surtido y comodidad, así como precios más bajos y una mayor calidad e inocuidad de los alimentos", señala la FAO en SOFI 2004. "Dicho predominio también ha llevado a la creación de cadenas de suministro consolidadas en las que los compradores, al servicio de un puñado de enormes empresas de elaboración y venta al por menor de alimentos, ejercen un poder cada vez mayor para establecer normas, precios y plazos de entrega."

Riesgos y oportunidades

Al mismo tiempo, la globalización del abastecimiento de los supermercados también ha creado oportunidades nunca vistas para algunos agricultores de los países en desarrollo, añade el informe.

En Kenya, por ejemplo, las exportaciones de fruta y hortalizas frescas y de flores cortadas para venta en supermercados europeos se han disparado por encima de los 300 millones de dólares al año. Los pequeños agricultores que producen para el mercado de exportación disfrutan de ingresos considerablemente más elevados que las familias que no tienen esta oportunidad, concluye la FAO. Un estudio reciente de la Organización reveló que si los hogares rurales que no participan en el comercio exterior pudieran producir hortalizas para exportar, su tasa de pobreza disminuiría en torno al 25 por ciento.

Pero así como ha crecido la proporción de las exportaciones de Kenya, la parte producida por los pequeños agricultores ha disminuido. Antes del auge de las exportaciones hortícolas de los años 90, los pequeños campesinos producían el 70 por ciento de las hortalizas y la fruta exportadas por Kenya. A fines de ese mismo decenio, el 40 por ciento de los productos de exportación se cultivaba en explotaciones agrícolas de propiedad o arrendadas directamente por los importadores de los países desarrollados, y el otro 42 por ciento se producía en grandes explotaciones comerciales. Los pequeños campesinos sólo producían el 18 por ciento.

De la misma manera, las cadenas nacionales de supermercados del mundo en desarrollo están contratando a un número limitado de proveedores que pueden satisfacer sus condiciones, con lo que lo muchos pequeños productores quedan excluidos de este mercado.

"Los pequeños productores afrontan numerosos obstáculos para poder enrolarse en las filas de los proveedores escogidos por los supermercados. La consecución de los niveles de calidad y fiabilidad requeridos pueden precisar importantes inversiones en sistemas de riego, invernaderos, camiones, cámaras frigoríficas y tecnologías de envasado."

Habilitar a los pequeños productores

Los costos de transacción de los supermercados pueden aumentar debido a la negociación y la gestión de contratos con pequeños productores. Los pequeños agricultores que han conseguido ser proveedores de los supermercados, en general han superado estos obstáculos a través de la formación de cooperativas o de la participación en sistemas de producción por contrato. A menudo han contado con el beneficio inicial de información, capacitación y recursos para poner en marcha la actividad, proporcionados a través de iniciativas de desarrollo públicas y privadas.

En profundidad: entender la inseguridad alimentaria

Lea más…

Entender la inseguridad alimentaria

Las cifras: estadísticas del hambre en SOFI 2004

El costo humano del hambre

Nuevos cálculos revelan los abrumadores costos económicos del hambre

La inseguridad alimentaria en un futuro urbano

Los supermercados y los pequeños productores

Foto FAO

Entre 1980 y 2001, aumentó por lo menos un 270% el número de países donde operan las cinco cadenas de supermercados más grandes del mundo.

Foto FAO

Los pequeños campesinos afrontan muchos obstáculos para ser provedores de los supermercados.

envia por correo
Los supermercados y los pequeños productores
La globalización también fomenta la concentración de la elaboración de alimentos y el comercio minorista
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS