FAO :: Sala de prensa :: A fondo :: 2005 :: La lucha por la sup… :: La excesiva importa…
La excesiva importación de alimentos pone en peligro la economía de los PEID
La exportación de productos básicos insulares se enfrenta al descenso de los precios
Los pequeños Estados insulares en desarrollo dependen en gran manera del comercio para alimentar a sus habitantes. La disponibilidad de alimentos en estos países se ve amenazada por el aumento de la dependencia de alimentos importados y el coste cada vez más alto de esas importaciones. En conjunto, los PEID importan más del 30 por ciento de los cereales necesarios para el consumo. En las islas donde el turismo es la actividad principal, se importan del 50 al 95 por ciento de los comestibles y las bebidas.

Según Deep Ford, economista superior de la FAO, "la creciente globalización de la economía y el papel de los supermercados en los últimos cinco años han afectado tanto a los cultivos autóctonos como a la demanda de productos insulares en los países desarrollados. No obstante, en casi todos los PEID, el 80 por ciento de las ganancias generadas por las exportaciones agrícolas procede todavía de cinco productos básicos principales, entre ellos el azúcar, los plátanos y los productos pesqueros".

Los cambios del estilo de vida, responsables de enfermedades relacionadas con la nutrición

El hambre y la malnutrición son graves problemas en muchos países insulares en desarrollo que hasta principios de los años 90 contaban con una alimentación en gran parte autosuficiente y donde la gente tenía un estilo de vida relativamente saludable. En la actualidad, las cosas han cambiado y aumentan tanto las enfermedades relacionadas con la nutrición como la dependencia de las importaciones de alimentos.

El porcentaje de la población subnutrida o mal nutrida es elevado y los cambios en el estilo de vida se han traducido en una creciente difusión de enfermedades crónicas ligadas a una alimentación inadecuada. La obesidad, la diabetes y los problemas cardiovasculares son ahora comunes en la mayor parte de esos pequeños estados. Las carencias de micronutrientes se relacionan amplia y directamente con dietas deficitarias, ricas de alimentos energéticos y carentes de fruta y verduras, lo que se debe en parte a la expansión de las cadenas de restaurantes de comida rápida.

Urgen políticas y programas de desarrollo agrario sostenible

"Si los PEID quieren romper el círculo vicioso del hambre, la pobreza y el subdesarrollo - explica Ford - es esencial que basen su crecimiento económico en políticas y programas de desarrollo agrario sostenible, así como en el aumento del comercio agrícola, reduciendo al mismo tiempo su dependencia de los productos alimentarios importados y de los mercados de exportación preferenciales”.

Los PEID están comprometidos en el proceso de reforma del mercado agrícola en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y muchos necesitan medidas especiales para hacer frente a sus objetivos de desarrollo y a su vulnerabilidad. La liberalización del comercio no es un fin en sí mismo, sino un medio para acelerar el desarrollo de los pequeños estados insulares.

Políticas nacionales a favor del desarrollo rural

"La eliminación de distorsiones internacionales en las políticas comerciales es necesaria pero no suficiente para liberar plenamente el potencial agrícola de los países en desarrollo -subraya Ford- Hay una clara necesidad de políticas nacionales complementarias que acentúen el desarrollo rural, aumentando los incentivos a los productores y la inversión pública en infraestructura rural, educación y tecnología. La inversión pública se ve recompensada con el incremento de la liberalización del mercado y las ganancias de un comercio más libre y más justo son mayores con una adecuada inversión pública".

Para ayudar a los PEID a mejorar sus opciones comerciales la FAO les ha proporcionado respaldo y asistencia en las políticas para el desarrollo insular, promoviendo además la tecnología necesaria para el aumento de la productividad y la competitividad y colaborando en la mejora de las capacidades institucionales y técnicas como base para la expansión comercial. La FAO ha organizado igualmente seminarios sobre políticas comerciales tanto en los estados insulares del Pacífico como en los del Caribe y ha elaborado documentos sobre políticas comerciales sobre materias específicas relacionadas con los PEID, en especial en el tema de preferencias comerciales y de tratamiento especial y diferenciado.

El estudio de la FAO sobre “Producción agropecuaria y comercio, preferencias y políticas” en los PEID sentó las bases para la evaluación del impacto del sistema de comercio multilateral de la OMC en la agricultura de los PEI e individuar las posibles respuestas. El informe contribuyó a la inclusión del "comercio y la seguridad alimentaria" entre las diez cuestiones de interés especial contenidas en la Estrategia de Mauricio para la integración de los PEID en la economía mundial.

Los retos indicados en ese estudio se han hecho cada vez más preocupantes teniendo en cuenta el debate sobre la reforma de la Política Agraria Común de la Unión Europea para el azúcar, los resultados de los grupos especiales para la solución de diferencias sobre los plátanos y el azúcar en la OMC y el estancamiento de las negociaciones mundiales y hemisféricas.

El poder de la globalización en la era de la información

La globalización ha sido una poderosa fuerza de crecimiento y desarrollo. En los últimos 20 años ha dado una nueva forma al escenario económico internacional y ha propiciado la integración de países y gentes de todo el mundo. Ha aumentado la comunicación, el flujo de bienes y servicios y lo que es más importante, el intercambio de conocimientos. El teléfono ha permitido la transferencia de información sobre los precios entre las zonas más remotas y los principales mercados en tiempo real.

Gracias a los ordenadores hemos sido capaces de mejorar la planificación y la elaboración de políticas para el desarrollo. La globalización ha minimizado la sensación de aislamiento y aumentado el acceso a conocimientos inimaginables hasta hace pocos años. Esta interconexión creciente incrementa tanto nuestra responsabilidad como nuestras oportunidades de construir un mundo más justo.

Pero, advierte Ford: "Hay que reconocer también el costo potencial de la globalización. El aspecto humano y la riqueza de la diversidad deben respetarse. No es sorprendente que los países más ricos del mundo defiendan políticas agrarias que protegen las tradiciones rurales. Las características y el ritmo rápido de los cambios no deben poner en peligro la capacidad de los países pequeños y pobres para hacer lo mismo".
FAO

Lea más…

La lucha por la supervivencia de los pequeños Estados insulares en desarrollo

La excesiva importación de alimentos pone en peligro la economía de los PEID

Desde la Cumbre para la Tierra hasta la Conferencia Ministerial de Roma

Contacto:

John Riddle
Oficial de información, FAO
John.riddle@fao.org
(+39) 06 570 53259

FAO/16987/P. Behlen-Dexter

La globalización ha hecho menos populares los alimentos tradicionales

envia por correo
La excesiva importación de alimentos pone en peligro la economía de los PEID
La exportación de productos básicos insulares se enfrenta al descenso de los precios
-
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS