FAO :: Sala de prensa :: A fondo :: 2005 :: La pesca mediterrán… :: La Comisión General…
La Comisión General de Pesca del Mediterráneo asume una nueva función
La gestión de la pesca mediterránea presenta una complejidad particular, ya que son cerca de 20 países los que ocupan sus costas y comparten sus aguas.

Muchos de estos países no han ejercido su derecho a establecer zonas económicas exclusivas de 200 millas, según lo establece la Ley del mar de 1982, de las Naciones Unidas. Por el momento tan sólo han reclamado una franja de 12 millas de aguas territoriales a partir de sus costas.

Esto significa que una gran parte del Mediterráneo está considerado como aguas internacionales, lo que se traduce en que no está bajo la supervisión de nadie. También significa que estas aguas no están lejos de las costas, como suele ocurrir, sino que pueden alcanzarse fácilmente.

El único mecanismo multilateral por el cual los diversos países mediterráneos pueden emprender una acción conjunta para proteger la pesca en las zonas de alta mar o armonizar la gestión de la pesca en las aguas costeras es la Comisión General de Pesca del Mediterráneo (CGPM).

La CGPM fue establecida en 1949 con el mandato de promover el desarrollo, la gestión racional, la explotación responsable y la conservación de los recursos marinos del Mediterráneo y el Mar Negro. Se trata de un organismo intergubernamental que reúne a sus 24 miembros cada año, a fin de informar sobre las tendencias de la pesca y compartir información, realizar estudios científicos, debatir políticas y hacer recomendaciones para una gestión adecuada de los recursos pesqueros.

En los últimos años ha reformado sus reglas de funcionamiento y su estructura y ha comenzado a destacar como organismo intergubernamental regional para la gestión pesquera de gran dinamismo.

Sus miembros son los países ribereños del Mediterráneo y las organizaciones económicas regionales, así como los países miembros de la FAO que pescan habitualmente en el Mediterráneo. En la actualidad pertenecen a la CGPM: Albania, Argelia, Bulgaria, Croacia, Chipre, la Comunidad Europea, Egipto, Eslovenia, España, Francia, Grecia, Israel, Italia, Japón, Líbano, Libia, Malta, Mónaco, Marruecos, Rumania, Serbia y Montenegro, Siria, Túnez y Turquía.

No siempre es fácil el consenso, pero es necesario

Debido a la compleja y poblada geografía del Mediterráneo, así como a la gran variedad de ecosistemas submarinos que contiene, no siempre es fácil coordinar las misiones científicas en la región y que los 24 países miembros se pongan de acuerdo sobre las medidas comunes de gestión, explica Alain Bonzon, nuevo Secretario Ejecutivo electo del CGPM.

"Se sientan a la misma mesa países pobres y países ricos, países como Italia, que tiene 18 000 barcos pesqueros y casi la mitad de la producción pesquera del Mediterráneo, y otros como Eslovenia, con apenas 40 barcos. Países que cuentan con una maricultura bien establecida y otros en los que esta industria está en pañales", añade.

A pesar de estos problemas, explica Bonzon, los miembros del GCPM han fortalecido progresivamente esta organización, sobre todo en los últimos años, y está desempeñando una importante función al promover la cooperación para establecer la pesca responsable en el Mediterráneo.

Un nuevo reglamento fortalece la gestión

En su última reunión ordinaria, celebrada en febrero de 2005, la CGPM aprobó provisionalmente una gran variedad de nuevas medidas de gestión pesquera que entraron en vigor el 5 de septiembre de 2005.

Las nuevas medidas incluyen:

- la prohibición de pescar con dragas y redes de arrastre a profundidades mayores de 1 000 metros;

- la obligación de que todos los barcos de más de 15 metros estén inscritos en un registro central, a fin de combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada;

- una supervisión más atenta de la "granjas de engorde" del atún rojo, que está sobreexplotado.

- la exigencia de que los países mejoren las características de las redes de arrastre para la pesca de las especies que viven en el fondo marino, a fin de reducir la pesca accidental de ejemplares juveniles y de especies no deseadas. En concreto, las redes arrastreras deben tener las mallas más finas y una abertura de 40 mm en el extremo.

Organismos para la pesca responsable

Los organismos regionales de pesca, como la CGPM, permiten a los gobiernos colaborar estrechamente en la gestión regional de la pesca.

En todo el mundo existen unos 40 organismos regionales de pesca activos. De éstos, 11 fueron establecidos por la FAO y tres, incluida la CGPM, si bien funcionan en el ámbito de la organización de la ONU, cuentan con una gran autonomía.

Según afirma Bonzon: "La evolución y la trayectoria de la CGPM en los últimos años demuestra que los organismos regionales de pesca pueden desempeñar un papel clave en el desarrollo de una pesca sostenible, incluso en regiones muy concurridas, como en el Mediterráneo, o en alta mar, donde se requiere una intensa coordinación y una gran colaboración entre las numerosas partes interesadas."
La pesca mediterránea en la encrucijada

Lea más…

La pesca mediterránea en la encrucijada

Empleo y tendencias del consumo

El atún rojo en el centro de mira

La presencia del hombre

La Comisión General de Pesca del Mediterráneo asume una nueva función

FAO/22131

Pesca cerca de España. En el Mediterráneo unas 300 000 personas se ganan la vida de la pesca a tiempo completo, mientras que otras 900 000 están empleadas en servicios e industrias relacionadas.

FAO/19893/G. Bizzarri

Los países mediterráneos colaboran estrechamente para mejorar la gestión de la pesca en el Mediterráneo.

Administración Nacional del Océano y la Atmósfera, EE.UU.

La biodiversidad del Mediterráneo es muy abundante, a pesar de la sobreexplotación del mar.

envia por correo
La Comisión General de Pesca del Mediterráneo asume una nueva función
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS