FAO :: Sala de prensa :: A fondo :: 2006 :: Una oportunidad sin… :: El Cercano Oriente …
El Cercano Oriente y África del Norte: demanda en aumento y recursos limitados
El Cercano Oriente y África del Norte forman la región más árida del mundo y con el mayor déficit hídrico. En 14 países de la región, los recursos hídricos no alcanzan los 500 metros cúbicos por persona al año, en comparación con la media mundial de casi 7 000 m3 anuales por persona.

Desde Marruecos al oeste hasta Afganistán al este, y desde Turquía al norte y Yemen al sur, la región del Cercano Oriente y África del Norte ocupa el 5,2 por ciento de la superficie total del planeta y en ella vive el 4,4 por ciento de su población. Sin embargo, sus recursos hídricos representan apenas el 1,2 por ciento de todos los recursos hídricos renovables del mundo.

El nivel de recursos hídricos no es homogéneo dentro de la misma región. El Maghreb, el nordeste de África y la Península Arábica padecen de una grave escasez de agua, a la vez que el Medio Oriente tiene mayores recursos hídricos, gracias principalmente al abundante caudal generado en las regiones montañosas de Turquía.

Muchos países de la región consumen agua a una tasa mayor de la que puede reponerse naturalmente. Este agotamiento se ve agravado por la contaminación propia de cada país, que ha contribuido al deterioro de los recursos utilizables, y una disminución general de la calidad del agua disponible.

En conjunto, la región extrae el 63 por ciento de sus recursos hídricos renovables internos (en comparación con una cantidad inferior al 9 por ciento a nivel mundial), y el 88 por ciento del agua extraída se destina a la agricultura.

El riego siempre ha sido fundamental para la agricultura en esta región donde escasea el agua, pero la creciente demanda urbana e industrial, asociada al elevado crecimiento de la población significan una reducción gradual del volumen de agua disponible para la agricultura. La superficie total de regadío es de aproximadamente 28 millones de hectáreas (el 10 por ciento del total de la superficie irrigada del mundo), lo cual significa que un tercio de la tierra arable es de regadío.

Todo incremento de la productividad agrícola exige mejorar las tecnologías de riego y diversificar la producción hacia cultivos de alto valor añadido La reutilización de las aguas residuales tratadas, un mejor manejo del drenaje y el control de la salinidad de los suelos son complementos necesarios para una buena gestión del agua en esta región del mundo.

Casi todos los países de la región dependen de recursos hídricos poco convencionales, como agua desalinizada o agua residual tratada, así como de la extracción de "aguas fósiles" no renovables almacenada durante milenios en acuíferos subterráneos muy profundos.

El uso de agua desalinizada en el Cercano Oriente y África del Norte se estima en 1 681 millones de metros cúbicos al año. Tres países, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, son con mucho los mayores usuarios de agua desalinizada, con el 79 por ciento del total de la región, y donde sólo Arabia Saudita consume el 42 por ciento de este volumen.

Se estima que en la región se reutilizan cada año 4 070 millones de metros cúbicos de aguas residuales tratadas. Egipto, Siria, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita suman casi el 94 por ciento de todas las aguas residuales reutilizadas en la región, con un 73 por ciento del total sólo en Egipto.

La salinización afecta a la agricultura de regadío en casi todas las regiones áridas, y el Cercano Oriente y el Norte de África no son excepción. En los nueve países de los cuales hay cifras disponibles, los informes señalan que alrededor del 20 por ciento de las tierras irrigadas tienen problemas de salinización; la gravedad del problema varía del 2,5 por ciento en Jordania a más del 85 por ciento en Kuwait.

Unas instalaciones de drenaje adecuadas impiden la anegación y la salinización inducida por el riego en las zonas secas. Con una adecuada programación del riego, el drenaje permite el lavado del exceso de sales proveniente de la zona radicular de las plantas.

Existen datos de la superficie drenada en 13 de los 21 países de la región. Se ha dotado de instalaciones de drenaje aproximadamente el 29 por ciento de las zonas de regadío de estos países, con porcentajes que varían desde el 0,6 por ciento en Irán hasta más del 88 por ciento en Egipto.
FAO

Lea más…

Una oportunidad sin explotar

Una mejor gestión del agua significa un ambiente más saludable

El Cercano Oriente y África del Norte: demanda en aumento y recursos limitados

Usar la hidrología a favor del desarrollo sostenible

Contacto:

Salah Albazzaz
Oficial de información, FAO
salah.albazzaz@fao.org
(+39) 06 570 56328

FAO

Muchos países de la región consumen más agua de la que se puede reponer naturalmente.

FAO

Un tercio de las tierras cultivables en el Cercano Oriente es de regadío.

FAO/R. Messori

Las aguas residuales tratadas en esta planta en Egipto se reciclan para regar plantones.

envia por correo
El Cercano Oriente y África del Norte: demanda en aumento y recursos limitados
-
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS