FAO :: Sala de prensa :: A fondo :: 2006 :: Unidos contra la gr… :: Turquía trabaja par…
Turquía trabaja para mejorar el tiempo de respuesta
Los laboratorios desbordados con muestras sospechosas
Ankara, Turquía – La velocidad con que se propagó la gripe aviar entre los pequeños productores domésticos a principios del año alarmó tanto a las autoridades sanitarias que el Dr. Musa Arik, Jefe de los Servicios de Sanidad animal de la Dirección General de Protección y Control, pide ahora que se establezca un fondo de emergencia con ayuda internacional para atender todo futuro brote de la enfermedad. También promueve que los laboratorios turcos tengan certificación internacional para diagnosticar el letal virus H5N1 de la gripe aviar en las muestras de aves, a fin de acelerar el tiempo de respuesta.

El último caso de gripe aviar en Turquía se remonta al 30 de marzo de 2006. Los veterinarios esperan que la enfermedad esté controlada, mientras continúan vigilando las aves domésticas y las aves silvestres y alientan a los pequeños productores de más de 40 000 aldeas turcas a incrementar sus medidas de higiene y a controlar el acceso a sus gallineros.

Lecciones por aprender

La FAO considera que la experiencia de Turquía con la gripe aviar puede servir de lección a los países que hoy no padecen la enfermedad pero que se están preparando para su posible llegada.

Por ser un país situado entre Asia, Europa y África, las autoridades turcas se preguntan qué función han desempeñado las aves migratorias en la introducción de la enfermedad. "La función de las aves silvestres en la propagación de la gripe aviar todavía no está clara, pero sabemos que la actividad humana es muy importante en la propagación de esta enfermedad y sobre esta actividad podemos intervenir", explica Huseyin Sungur, Director General de Protección y Control, del Ministerio turco de Agricultura y Asuntos Rurales.

Cuando se confirmó la presencia de la gripe aviar en Turquía, las autoridades intervinieron en las zonas y actividades de mayor riesgo, cerraron mercados de aves de corral y controlaron el desplazamiento de las aves.

Sin embargo, el Dr. Arik explica que la respuesta del país a la gripe aviar se topó con dificultades imprevistas. "Al inició funcionó bien el envío de especimenes a los laboratorios, pero después muchas empresas de transporte se negaron a hacerse cargo de las muestras y esto fue un verdadero problema en las festividades de Biram, al retrasar las actividades de detección de la enfermedad en diversas zonas".

Muchos de los laboratorios estaban desbordados de muestras de aves muertas, refiere el Dr. Arik. "Por esto sería positivo que hubiera más laboratorios de referencia certificados para diagnosticar la enfermedad, en especial algunos de los laboratorios locales de aquí, en Turquía".

Otro problema fueron las compensaciones, se lamenta. "Como no tenemos un fondo de emergencia para la gripe aviar, las autoridades locales intentaron obtener financiación donde fuera posible para compensar a la población por las aves que hubo que sacrificar. En consecuencia, sabemos que la compensación fue algo irregular y no conocemos el costo real de la lucha contra la gripe aviar".

Repercusión en la vida de las aldeas

En Bala, un pueblo próximo a Ankara, el 90 por ciento de la población local tiene de tres a cinco pollos, patos o pavos en el patio de casa. Un día sombrío de febrero de 2006, después de haberse diagnosticado la gripe aviar en dos pollos del pueblo, las autoridades llegaron y sacrificaron a 1 229 pollos, 75 pavos, 65 gansos, 19 patos y 16 palomas.

Ayter Oztalp, que perdió sus aves, explica: "como mi esposo es un funcionario jubilado, todavía nos arreglamos. Los pollos no eran una fuente primordial de ingresos, el dinero que obtenía de ellos ayudaba con otros gastos de la casa, de diverso tipo”.

Pero en el pueblo cercano de Ahmetçayri, otro brote hizo necesario sacrificar 360 pollos y 66 pavos, lo que enfrentó a las mujeres, dueñas de las aves, con sus maridos y hermanos, que habían llamado a las autoridades sanitarias.

El jefe del pueblo, Necdet Polay, explica: "cuando supimos que dos de los pollos de la casa de Adna Okçu se habían muerto, de inmediato llamamos a las autoridades de sanidad animal porque sabíamos del peligro de la gripe aviar a través de la televisión. Cuando el análisis de las aves confirmó la presencia del virus H5N1, las autoridades se llevaron todas las aves de corral de la aldea y las sacrificaron".

Añade Polay: "nuestras mujeres estaban muy enojadas porque llamamos a las autoridades, incluso tuve que irme del pueblo un par de semanas hasta que se apaciguaron los ánimos".
FAO

Lea más…

Unidos contra la gripe aviar

Cronología de la crisis: la gripe aviar se globaliza

Viet Nam responde con una campaña masiva de vacunación

Tailandia revela el secreto de su éxito

Descifrar el misterio de la propagación de la enfermedad

Turquía trabaja para mejorar el tiempo de respuesta

Arruinar de nuevo a los pobres

Níger: cuando la gripe aviar se abate sobre los más pobres

Los socios de la ONU perfeccionan el arte de la comunicación de base

Ankara, Turquía – Cuando apareció por primera vez la gripe aviar, la FAO y la UNICEF intervinieron a través de mensajes destinados a salvar vidas de las mujeres y niños de ingresos más bajos, las personas que más probablemente tendrían aves de corral en casa. La FAO proporcionó conocimientos especializados sobre la gripe aviar, y UNICEF aportó años de experiencia en comunicación a través de sus programas de base para mejorar la salud de los niños y la instrucción.
Promover un comportamiento que salve vidas no es simplemente transmitir por radio un mensaje o repartir un folleto. Es importante que las autoridades tengan un mensaje unificado y sepan cómo hacerlo llegar a las personas que más lo necesitan. Pueden ser necesarios diferentes estilos y canales de comunicación para llegar a las personas en lugares remotos, y con diversos contextos sociales y culturales. Demasiados mensajes pueden crear confusión. Según afirma Sema Hosta, oficial de comunicación de UNICEF, "el único medio para llegar a todas las familias turcas es la televisión. A menudo los niños transmiten a sus padres los mensajes que ven en la pequeña pantalla. Algunos adultos de zonas alejadas del país tal vez ni entiendan tan bien el turco, por lo cual es decisivo llegar a ellos a través de sus hijos".
El programa de comunicación trabaja con ministerios del gobierno dentro del Consejo Intersectorial para la Infancia de Turquía, otros ministerios pertinentes, la estación nacional de televisión, la Media Luna Roja y organizaciones no gubernamentales.

envia por correo
Turquía trabaja para mejorar el tiempo de respuesta
Los laboratorios desbordados con muestras sospechosas
Ankara
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS