FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2004 :: Emergencia café: la…
Emergencia café: la FAO ayuda a los pequeños productores nicaragüenses
Semillas y aperos de labranza para las familias más afectadas. Búsqueda de nuevos mercados.
20 de enero de 2004, Roma/Managua -- La FAO ayudará al gobierno nicaragüense a socorrer a los pequeños productores de café, arruinados por la crisis internacional del sector, y en la preparación, a más largo plazo, de un programa de diversificación y reconversión de la producción cafetalera, anunció hoy la Organización.

La reciente y continua baja en los precios internacionales del café ha tenido un profundo impacto en la economía nicaragüense, -dependiente en gran medida del cultivo del café-, afectando muy negativamente la renta, el empleo y la seguridad alimentaria de miles de familias del sector rural.

Hasta hace poco, el cultivo del café en Nicaragua representaba cerca del 30 por ciento del PIB del sector agrícola, el 50 por ciento de las divisas provenientes de las exportaciones sectoriales y en torno a un 25 por ciento de las exportaciones nacionales. Sólo durante el último año, el porcentaje de las exportaciones nacionales se redujo a la mitad -un 12 por ciento-, a causa de la caída de los precios del café en el mercado internacional.

Con un valor comercial que no consigue cubrir los costos de producción y con un sistema de crédito sobrepasado por la deuda, muchas plantaciones cafetaleras han sido abandonadas.

"Teniendo en cuenta que en Nicaragua el cultivo del café emplea a un 31,5 por ciento del total de la mano de obra agrícola, las consecuencias de esta crisis son devastadoras para un país cuya deuda externa representa más de 10 veces el valor de sus exportaciones", explica Loy Van Crowder, Representante Permanente de la FAO en Nicaragua.

Ante esta situación, el gobierno nicaragüense ha pedido ayuda a la FAO para garantizar, en primera instancia, la seguridad alimentaria de unas 3 000 familias de productores afectados por la crisis cafetalera en los departamentos de Matagalpa y Jinoteca, las zonas productoras más representativas del país en la producción de café.

En el Departamento de Matagalpa, la FAO también ayudará al Ministerio Agropecuario y Forestal nicaragüense en la formulación de un programa de inversiones para la reconversión y diversificación de la producción de café con reducidas perspectivas de mercado, inicialmente para los municipios de Rancho Grande y El Tuma-La Dalia. La idea es multiplicar la experiencia del programa de reconversión a otras zonas del país.

Del negro café al fríjol negro

Para combatir la emergencia alimentaria, la FAO distribuirá 2 400  quintales (108 960 kilos) de semilla de fríjol negro, 6 000  quintales (272 400 kilos) de fertilizante y 9 000 herramientas básicas entre 3 000 productores cafetaleros afectados por la crisis, unas 17 000 personas contando sus familias.

El fríjol negro forma parte de la dieta nicaragüense y es un cultivo con demanda creciente en los mercados internos y externos en la región latinoamericana, donde las variedades de Nicaragua tienen buena aceptación y precio.

Se espera que al final del proyecto cada productor habrá cosechado una manzana (0,7 hectáreas) de fríjol negro para autoconsumo y comercialización interna, abriendo así un camino para la diversificación productiva que necesita este país centroamericano.

Nuevos mercados, mejores productos

En Nicaragua se produce principalmente café de tipo Árabe lavado. Las calidades menores de este tipo de café son las que compiten directamente en el mercado internacional con el café tipo Robusta, que se produce en otros orígenes, como el norte de Brasil y Viet Nam, bajo estructuras de costo significativamente más favorables, y por tanto con perspectivas de mercado menos alentadoras.

Asimismo, Nicaragua produce una buena parte de sus cosechas de café por debajo de los 800 metros sobre el nivel del mar, el llamado café de "bajura", cuya calidad es menos competitiva.

La crisis del precio del café en el mercado internacional ha puesto en evidencia la necesidad de diversificación de la producción para atenuar los efectos negativos del monocultivo -ya sea en complemento o sustitución al café-, y la reconversión de la producción de los tipos de café, que por sus características y las del mercado internacional, cuentan con perspectivas comerciales poco alentadoras.

Para dar inicio a este proceso, la FAO apoyará a las autoridades del país en la formulación de un programa de inversiones para la reconversión y diversificación de la producción de café con reducidas perspectivas de mercado, inicialmente para los municipios de Rancho Grande y El Tuma-La Dalia, en el departamento de Matagalpa.

Los beneficiarios de dicha iniciativa serán unos 2 000 pequeños y medianos productores de café de "bajura", organizados en su mayoría en empresas cooperativas.

Este proyecto inicial servirá para planificar la expansión del Programa a otras zonas de caficultura de "bajura" del país.

La ejecución del Programa será financiada mediante recursos nacionales, con eventuales aportes complementarios de instituciones financieras internacionales.


Persona de contacto:
Nuria Felipe Soria
Oficina de prensa de la FAO
Tel. 00 39 06 570 55899
nuria.felipesoria@fao.org

Contacto:

Nuria Felipe Soria
Oficina de prensa de la FAO
nuria.felipesoria@fao.org
Tel. 00 39 06 570 55899

Foto: O. Rivas/PMA Nicaragua

Cosecha de café en Nicaragua

envia por correo
Emergencia café: la FAO ayuda a los pequeños productores nicaragüenses
Semillas y aperos de labranza para las familias más afectadas. Búsqueda de nuevos mercados.
20 de enero de 2004 -- La reciente y continua baja en los precios internacionales del café ha tenido un profundo impacto en la economía nicaragüense. La FAO asistirá al gobierno nicaragüense en la formulación de un programa de inversiones para la reconversión y diversificación de la producción cafetalera.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS