FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2004 :: La cooperación pana…
La cooperación panamericana contra los incendios forestales adquiere fuerza
Se establecen redes para intercambiar pericia y tecnología
22 de octubre de 2004, Roma -- La cooperación bilateral y multilateral es decisiva en la lucha contra los incendios forestales, que están aumentando en forma alarmante en el hemisferio occidental, declaró hoy la FAO.

Los jefes de los organismos forestales de los países de América del Norte, América Central, América del Sur y el Caribe se reúnen por primera vez en la Conferencia Panamericana sobre Incendios Forestales, que se celebra el 23 de octubre en San José, Costa Rica. Examinarán la situación de los incendios forestales en el continente y formarán cuatro redes regionales para combatirlos. Patrocina la formación de estas redes -para América del Sur, América Central, el Caribe y América del Norte- la Estrategia internacional para la reducción de desastres (EIRD).

"La colaboración especial en capacitación, la difusión de información y el apoyo en situaciones de emergencia ya no son suficientes" señala Mike Jurvelius, experto de la FAO en incendios forestales. "Para tratar adecuadamente el problema de los incendios forestales es necesario establecer redes, elaborar estrategias y facilitar el intercambio de personal y equipo en la región."

Enormes daños y costos

En la región, los incendios consumen una considerable superficie forestal y el costo de apagarlos es elevado.

En 2000, en los Estados Unidos se registró la superficie forestal incendiada más grande desde 1960, equivalente a 3,4 millones de hectáreas, con un costo para los contribuyentes de 1 400 millones de dólares, sólo por apagar el fuego, sin contar los daños a las propiedades ni la pérdida de vidas. Esta tendencia se mantiene y en 2004 ya ha habido un gran incendio en Alaska.

En los años 90 se incendió en torno a un millón de hectáreas en promedio al año tanto en Argentina como en Bolivia, y hasta 1,5 millones de hectáreas en promedio al año en Brasil.

En 2003 hubo emergencia nacional a causa de los incendios en Guatemala y Nicaragua. En este año, enormes incendios arrasaron la región del Mato Grosso, en Brasil.

En el Canadá, anualmente se pierde un promedio de 2,5 millones de hectáreas a causa del fuego, y el costo de extinguirlo oscila de 300 millones a 500 millones de dólares al año.

Cambio climático e incremento de la pobreza

El cambio climático puede propiciar el aumento de incendios forestales. El fenómeno del Niño, que es una fluctuación natural del clima, y los huracanes dan lugar a la propagación de grandes incendios, y el cambio de dirección del viento hace más difícil apagarlos, como sucedió en el Caribe el pasado mes de septiembre.

Los modelos científicos indican que en muchas regiones los incendios forestales aumentan después de un cambio climático previsto debido a las emisiones de gases que producen el efecto de invernadero.

"El 95 por ciento de los incendios forestales se inician por intervención humana. El resto comienza por efecto de los rayos. Los incendios de origen humano pueden ser por fogatas de las que se pierde el control, incendios accidentales u obra de pirómanos", explica Mike Jurvelius.

La capacidad de extinguir los incendios depende del nivel de desarrollo económico, la información y la aplicación de tecnología en el país o en la comunidad local.

En América Latina la mayor parte de los incendios forestales suceden en zonas rurales pobres donde los pequeños propietarios carecen de la tecnología necesaria para combatirlos, y utilizan el fuego como instrumento fácil y económico en sus prácticas agrícolas. El fuego se utiliza para desmontar tierras a fin de cultivarlas o establecer en ellas asentamientos humanos, o para mejorar los pastizales para el ganado. También se aplica fuego para abrir zonas a la cacería.

En la región del Caribe casi todos los incendios forestales se asocian a los bosques secos y a una mayor densidad demográfica.

Redes regionales para fortalecer la colaboración

Para atender el problema de los incendios forestales en el Continente Americano, la FAO apoya la creación de cuatro redes regionales en las que participen los ministerios responsables, no sólo los del medio ambiente o de bosques que actualmente se ocupan de estos incendios, sino también los de agricultura.

Las redes fortalecerán la colaboración regional, propiciarán la realización de acuerdos en materia de incendios forestales y facilitarán el intercambio de recursos técnicos y humanos.

"Las redes son necesarias para promover la capacitación práctica de personal, establecer bases de datos sobre incendios forestales e intercambiar información entre los países sobre conocimientos adquiridos de prevención y lucha contra los incendios forestales, todo lo cual facilitará la lucha eficaz contra los incendios forestales en los países y la región", concluye Jurvelius.
Contacto:
Maria Kruse
Oficial de información, FAO
maria.kruse@fao.org
(+39) 06 570 56524

Contacto:

Maria Kruse
Oficial de información, FAO
maria.kruse@fao.org
(+39) 06 570 56524

FAO photo

Roza y quema en Bolivia. En América Latina casi todos los incendios forestales se producen en zonas rurales donde se utiliza fuego para despejar las tierras, y a veces se propaga.

envia por correo
La cooperación panamericana contra los incendios forestales adquiere fuerza
Se establecen redes para intercambiar pericia y tecnología
22 de octubre de 2004 -- Jefes de organismos forestales de los países de América del Norte, América Central, América del Sur y el Caribe se reúnen para examinar la situación de los incendios forestales en el continente y formar redes regionales para combatirlos.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS