FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2004 :: La langosta del des…
La langosta del desierto causa grandes daños agrícolas en Mauritania
Pérdidas limitadas en otros países del Sahel
4 de noviembre de 2004, Dakar/Roma -- La producción regional de cereales en el Sahel no sufrirá grandes daños en el 2004, a pesar de las grandes infestaciones de langostas del desierto, si bien en muchas comunidades rurales de la región la sequía, aunada a la invasión de langostas, ha producido serios daños localizados tanto en cultivos de cereales y de legumbres, como en pastizales.

La situación es particularmente crítica en Mauritania, donde las langostas siguen destruyendo los cultivos y los daños podrían agravarse.

Estos son los primeros resultados de las misiones de evaluación de los cultivos realizadas en nueve países por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Comité Permanente Interestatal para la Lucha contra la Sequía en el Sahel (CILSS). El Programa Mundial de Alimentos colaboró en estas evaluaciones en cinco de los países más damnificados. Se espera dar a conocer la síntesis del informe a fines de noviembre.

Si bien en Mauritania y el Níger siguen presentes numerosas nubes de langostas, en el Malí y el Senegal está gradualmente disminuyendo la presencia de esta plaga. Las langostas están desplazándose hacia el noroeste de Mauritania y el Sahara occidental, y han llegado más colonias del insecto a Marruecos y Argelia, donde están realizándose intensas operaciones de fumigación terrestre y aérea, informó la FAO.

Después de varios días de fuertes vientos en dirección suroeste, algunas nubes de langostas alcanzaron la costa mediterránea a ambos lados de la frontera entre Libia y Egipto, y otras han llegado a Creta, Chipre y el Líbano.

Producción de cereales

Se prevé que la producción de cereales en el Sahel, principalmente la de mijo, sorgo, arroz y maíz, no rendirá la cosecha récord del año pasado, de casi 14 millones de toneladas, aunque se mantendrá en el promedio del último quinquenio, en torno a los 11,6 millones de toneladas.

Considerando que la mayor parte de la cosecha concluye a fines de noviembre, se constata que la disminución de la producción obedece sobre todo a las escasas e irregulares lluvias, así como a la acción de las langostas. Sin embargo, la intensa campaña de lucha contra la langosta del desierto coordinada por la FAO ha contribuido en definitiva a limitar las repercusiones de las langostas en la producción agrícola, puntualizó la Organización.

Las principales zonas cerealeras de Burkina Faso, el Chad, Malí, el Níger y el Senegal, denominadas "canastas de pan", registraron lluvias favorables en el año y no sufrieron excesivos daños a causa de las infestaciones de langostas. La caída de la producción de cereales se verificó sobre todo en las zonas sahelianas del norte de estos países, debido a la combinación de la sequía y la invasión del insecto.

Mauritania

Mauritania es el país más afectado por el deterioro de las condiciones agrícolas y por las infestaciones de langostas. El 50 por ciento de la producción de cereales corre peligro de perderse en este país, informó la FAO. Mauritania ya ha sufrido varios años de sequía y malas cosechas, y la capacidad del país de hacer frente a esta situación se ha agotado. Los hogares que corren más peligro son los que satisfacen gran parte de sus necesidades de alimentos con sus propios cultivos y sus rebaños.

Para incrementar la seguridad alimentaria de las comunidades damnificadas será necesario suministrar ayuda alimentaria e insumos agrícolas, como semillas y piensos, a fin de permitir a los agricultores sembrar sus tierras y alimentar a sus animales.

Los campesinos a los cuales la falta de lluvias y las infestaciones de langostas han perjudicado mucho en otros países (el Níger, Malí, el Senegal, el Chad y Burkina Faso) también necesitarán ayuda para reanudar la producción agrícola.

Es necesario supervisar atentamente la situación de los grupos de pastores de la región, dijo la FAO. Los pastores han comenzado con anticipación a desplazarse con sus rebaños en busca de alimentos y forrajes desde las zonas damnificadas hacia otras donde hay más vegetación, pero que ya sufren exceso de pastoreo. En muchas zonas también se han agotado las reservas.

La FAO tiene previsto solicitar a los donantes financiación de urgencia en apoyo a la pronta rehabilitación agrícola de los agricultores más severamente afectados.

La campaña contra la langosta

A la fecha, la FAO ha recibido 52,4 millones de dólares de los donantes y ha aportado 6 millones de dólares de sus propios recursos para las actividades de control de la langosta. Se han anunciado otros 15 millones de dólares de contribuciones que, sin embargo, no se han materializado todavía.

Hasta el momento la FAO ha ordenado más de dos millones de litros de plaguicidas, por un valor total de 14,7 millones de dólares, de los cuales ya se ha entregado más de la mitad. La FAO contrató 14 aviones de fumigación y reconocimiento, y otros servicios aéreos se han proporcionado a través de acuerdos bilaterales y nacionales.

Gracias a estas intervenciones con recursos nacionales, bilaterales y multilaterales, se han fumigado cerca de 1,9 millones de hectáreas infestadas por langostas en los países del Sahel desde inicios de la campaña en el verano. La FAO ha promovido la aplicación de las normas aceptadas sobre las buenas prácticas a lo largo de toda la campaña, con el objetivo de reducir al mínimo los efectos secundarios para la salud y el medio ambiente. También se están proporcionando fondos para recoger los tambores vacíos de los plaguicidas y garantizar su eliminación adecuada.

Si bien la lucha contra la langosta actualmente se concentra en el norte de Africa, en el futuro sería posible ahorrar millones de dólares si los países invierten en supervisión de las zonas de cría de la langosta y en campañas selectivas de lucha contra el insecto, afirmó la FAO. El peligro de las langostas puede presentarse de nuevo en el Sahel el año próximo. En los servicios de protección vegetal y sus dependencias de lucha contra la langosta es necesario fortalecer la capacidad de localizar a tiempo las zonas de cría del insecto y la ejecución de actividades rápidas para combatirlo, señaló la FAO.
Contacto:
Erwin Northoff
Oficial de información, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 52232
móvil(+39)3482523616(en Dakar)

Contacto:

Erwin Northoff
Oficial de información, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 52232
móvil: (+39) 3482523616 (en Dakar)

FAO/G. Diana

Un funcionario controla los efectos de las nubes de langostas en el sur de Mauritania.

Vidéo

Vea un vídeo de langostas del desierto en Mauritania (1 min. 8 seg | 1,5 mb) (mpg)

FAO/G. Diana

Un árbol frutal destruido por las langostas en Marruecos.

envia por correo
La langosta del desierto causa grandes daños agrícolas en Mauritania
Pérdidas limitadas en otros países del Sahel
4 de noviembre de 2004 -- La producción regional de cereales en el Sahel no sufrirá grandes daños en el 2004, a pesar de las grandes infestaciones de langostas del desierto.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS