FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2004 :: Cosecha más abundan…
Cosecha más abundante en Corea del Norte
Pero millones de personas siguen necesitando ayuda alimentaria
23 de noviembre de 2004, Pyongyang/Roma -- A pesar de que ésta haya sido la mejor cosecha de los diez últimos años, la República Popular Democrática de Corea tendrá otra vez un déficit substancial de alimentos en 2005 y necesitará ayuda externa para alimentar a más de un cuarto de sus 23,7 millones de habitantes, informaron hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Según un documento de ambos organismos de las Naciones Unidas se prevé que los cereales nacionales disponibles en el año comercial 2004/05 (noviembre a octubre) rocen los 4,24 millones de toneladas, incluyendo papas y arroz elaborado, lo que significa un aumento del 2,4 por ciento respecto a 2003/04.

Sin embargo, el informe advierte que la producción insuficiente, una dieta con fuertes carencias, un descenso en los ingresos y la subida de precios, llevarán a 6,4 millones de coreanos, (en su mayor parte niños, mujeres y ancianos) a necesitar el año próximo ayuda alimentaria por un total de 500.000 toneladas.

El buen clima permite superar la cosecha del 2003

La cosecha de arroz con cáscara de 2004 se estimó en 2,37 millones de toneladas -superior a la de 2, 24 millones de toneladas de 2003- gracias sobre todo al clima favorable, a una incidencia menor de plagas y de enfermedades de los cultivos y al riego más eficaz en el cinturón de cereales del país. La producción de maíz, permaneció invariable en su nivel de 1,73 millones de toneladas.

La FAO y el PMA, calculando que las necesidades totales de cereales en 2004/05 serán de 5,13 millones de toneladas, prevén que hará falta importar unas 900.000 toneladas más. Dado que ya han sido importadas 400.000 toneladas, tanto comercialmente como en condiciones de favor, la diferencia residual ronda las 500.000 toneladas.

La mayor parte de los 16 millones de personas que reciben cereales subvencionados (300 gramos por persona al día, lo que equivale a la mitad de una ración de supervivencia) y que son distribuidos por el Sistema de Distribución Pública (SDP) a cargo del gobierno, no pueden cubrir sus necesidades. Se dirigen así a los mercados privados mucho más caros, sin todavía "llegar a cubrir sus necesidades básicas de energía", observan la FAO y el PMA.

A pesar de la buena cosecha, aún se necesita ayuda alimentaria externa

El informe, elaborado tras una misión de evaluación conjunta llevada a cabo en los meses de septiembre y octubre por ambos organismos con sede en Roma, constata que "la prolongada carestía nacional sigue siendo un problema", por eso "la asistencia alimentaria exterior es vista en parte dentro del contexto de la disponibilidad nacional total".

La FAO y el PMA subrayan que crecientemente "el problema más acuciante de los hogares pobres es la falta de acceso a los alimentos básicos y nutritivos debido al descenso de su poder de compra". En consecuencia, la ayuda a la población insegura alimentariamente "ahora tendría que estar determinada más por el déficit alimentario de los hogares que por el déficit en la producción nacional de cereales".

"Una dieta equilibrada está fuera del alcance de la gran mayoría de hogares que dependen del SDP", recuerda el texto. "La situación es especialmente crítica para los niños en los jardines de infancia, en las guarderías, los orfanatos y las escuelas primarias, para las mujeres encinta o con hijos pequeños y para los ancianos".

Los precios de los alimentos en los nuevos mercados privados han subido enormemente

Mientras los precios del arroz subvencionado por el estado y del maíz racionado a través del SDP, han permanecido bajos y estables (respectivamente a 44 y 24 won el kilo), los precios de los mercados no estatales han aumentado enormemente desde la introducción de las reformas económicas a mediados de 2002.

El mes pasado en esos mercados el kilo de arroz costaba 600 won (casi el 30 por ciento de un sueldo mensual), respecto al promedio de 120 won en 2003; el kilo de maíz costaba 320 won, frente a la cifra máxima de 110 won del año pasado. En septiembre, con un euro se compraban 1.600 won en el mercado paralelo.

"Las familias con ingresos bajos tienen una capacidad muy limitada para comprar alimentos en el mercado debido al deterioro de su poder adquisitivo, que se ve afectado por el subempleo o el desempleo y a la subida de precios de los alimentos", según el informe.

Una consecuencia inesperada de la reforma ha sido el problema de la subida de precios de los alimentos, lo que se ha visto acompañado por extensos y contundentes recortes en los ya bajos salarios, en circunstancias de que el debilitado sector industrial de Corea del Norte está además suprimiendo puestos de trabajo.

Las raciones de comidan alcanzan a satisfacer apenas la mitad de las necesidades básicas de una persona

Una típica familia asalariada gasta ahora un tercio de sus ingresos mensuales en raciones del SDP que cubren solamente la mitad de las calorías mínimas que necesitan. Otra tercera parte se gasta en necesidades básicas que no son de tipo alimentario: alquiler, calefacción y ropa. El resto es insuficiente para comprar comida en los mercados no estatales y hacer frente al resto de las necesidades básicas de la familia.

La mayor parte de la población consume pocas proteínas, grasas o micronutrientes, y sufre de carencias alimentarias crónicas. Las verduras y la fruta fresca escasean o son muy caras fuera de la temporada de julio a septiembre.

Los recursos alternativos tradicionales: cría de animales, huertas caseras y cultivo de parcelas en las colinas, la recogida de alimentos silvestres y las transferencias de los parientes que viven en el campo, ayudan de alguna forma a los habitantes de las ciudades, sometidos a duras pruebas. Las actividades en pequeña escala que producen ingresos, sobre todo el comercio de poca monta y los servicios, autorizadas gracias a que se han suavizado algunas restricciones en la empresa privada y semiprivada representan otras fuentes adicionales de ingresos.

Para afrontar el déficit de alimentos, crónico y estructural, el informe de la FAO y el PMA, recomienda que la comunidad internacional establezca un diálogo con el gobierno de la República Popular Democrática de Corea encaminado a la eventual movilización de los recursos económicos, financieros y de otro tipo necesarios para promover la producción sostenible y la seguridad alimentaria general.

El informe propone también el análisis de proyectos de inversión en fertilidad del suelo y de mejora de la maquinaria agrícola para permitir la expansión ulterior de la superficie dedicada a las dobles cosechas.

Desde 1993 el PMA ha facilitado a la República Popular Democrática de Corea alrededor de 4 millones de toneladas de ayuda alimentaria, por un valor de 1.300 millones de dólares.
Contactos:

For more information contact:
Gerald Bourke
PMA Beijing
Gerald.Bourke@wfp.org
(+86) 10 6532 3731 x 209
(+86) 1380 105 4051 (móvil)

John Riddle
Oficial de información, FAO
john.riddle@fao.org
(+39) 06 570 53259

Contacto:

John Riddle
Oficial de información, FAO
John.Riddle@fao.org
(+39) 06 570 53259

Gerald Bourke
PMA Beijing
Gerald.Bourke@wfp.org
(+86) 10 6532 3732 x209
(+86) 1380 105 4051

FAO/K. Gunjal

Un funcionario de Corea del Norte examina los rendimientos del arroz en un campo de experimentación.

envia por correo
Cosecha más abundante en Corea del Norte
Pero millones de personas siguen necesitando ayuda alimentaria
23 de noviembre 2004 -- Un informe conjunto de la FAO y el PMA afirma que la República Popular Democrática de Corea necesitará ayuda externa para alimentar a más de un cuarto de sus 23,7 millones de habitantes, a pesar de haber tenido la mejor cosecha de los últimos diez años.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS