FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2004 :: Reanudando la produ…
Reanudando la producción azucarera en Afganistán
Alemania financiará el funcionamiento de la fábrica de azúcar en Baghlan
17 de diciembre de 2004, Roma - La FAO ayudará a Afganistán a reanudar la producción azucarera, informó hoy ese organismo de las Naciones Unidas. Gracias a un proyecto financiado por Alemania, la FAO volverá a poner en funcionamiento la única fábrica de azúcar del país, en Baghlan, que cesó su actividad a finales de los años 70. Actualmente Afganistán depende completamente del azúcar importado.

Alemania acaba de firmar seis nuevos proyectos con la FAO por un valor total de 3,3 millones de euros. Los proyectos, además de la puesta en función de la fábrica azucarera, abarcan la sanidad y la producción animal, una serie de programas de desarrollo y proyectos de coordinación en Afganistán así como el Programa Especial de Seguridad Alimentaria (PESA) en Sierra Leona, el respaldo al trabajo de la FAO y la OMS en el sector de la inocuidad de los alimentos y métodos alternativos de control de langostas en los países del Sahel.

Producción de azúcar afgana

Hasta finales de los años 70, Afganistán contaba con una pequeña pero próspera industria de azúcar a la que los campesinos abastecían con remolacha azucarera. La fábrica de azúcar se fundó como empresa privada en los años 30 y trabajó con éxito hasta 1979.

Actualmente el país importa cada año unas 300 000 toneladas de azúcar y la producción de remolachas ha cesado prácticamente.

Los proyectos de expansión de la producción azucarera y de construcción de una nueva planta adyacente a la antigua fábrica se estancaron en 1979 cuando Afganistán fue invadida por la Unión Soviética.

La mayor parte del equipo se perdió o sufrió graves daños durante la guerra. Sin embargo, gracias al personal de la fábrica, el lugar original y la maquinaria se han conservado sustancialmente a lo largo de estos años.

La fábrica de azúcar se encuentra 250 kilómetros al noroeste de Kabul, una zona considerada como la más adecuada para la producción de remolacha azucarera.

Recientemente el Ministerio de Alimentos e Industrias Ligeras, la compañía de semillas alemana KWS y un grupo de inversores privados afganos han dado vida a una asociación público-privada.

"El renacimiento de la industria azucarera representaría una alternativa a la producción de amapolas y los ingresos de las familias campesinas mejorarían gracias a la introducción de un cultivo comercial muy provechoso", comenta Serge Verniau, representante de la FAO en Kabul.

La FAO colaborará en la individuación de los campesinos que, bajo contrato, cultiven exclusivamente remolacha azucarera. Se seleccionarán unos 2 000 personas que serán organizadas en grupos de cultivadores.

Formación y maquinaria

En la fábrica funcionará también un centro de formación que facilitará ayuda técnica y empresarial para la producción de remolacha azucarera y la administración rural.

En la actualidad muchos pequeños agricultores no cuentan con medios para asegurar una producción estable de remolacha azucarera ni para cumplir los requisitos de calidad exigidos.

Colaborando en estrecho contacto con la dirección de la fábrica, la FAO garantizará a las familias campesinas el acceso a los insumos agrarios y a la maquinaria agrícola.

El proyecto financiará con antelación el 50 por ciento de las primeras adquisiciones de insumos y el coste completo se deducirá de los pagos a los campesinos una vez que hayan recogido las cosechas.

Los recursos financieros recuperados podrían utilizarse en la creación de un fondo temporal que sirva de garantía a los agricultores en caso de emergencias, como un rendimiento deficitario, u otros problemas que afecten su capacidad para saldar las deudas.

Una parte de los fondos del proyecto bienal (más de 1 millón de dólares), se destinará a la compra de maquinaria agrícola, dado que la adecuada preparación de los semilleros y la siembra son claves para el cultivo de remolacha azucarera.

La gestión del proyecto correrá a cargo de la Baghlan Sugar Factory Management y de la FAO. La coordinación y la cooperación con los programas nacionales para erradicar la producción de amapolas opiáceas reviste el máximo interés para los gestores del proyecto.

Los mercados inciertos para los cultivos tradicionales, la falta de créditos y el acceso reducido a las semillas y otros insumos agrarios, empujan a numerosos agricultores afganos a dedicarse a la producción de amapolas.

Reanudar la producción azucarera es un ejemplo de creación de oportunidades alternativas de ingresos para los campesinos que dependen de la producción de opiáceos.

Desde 2002, Alemania, a través de la FAO, ha financiado una serie de proyectos por un valor total de 22,4 millones de euros de los cuales, 1,7 millones se han destinado a 14 proyectos de agricultura, seguridad alimentaria y nutrición en Afganistán.

Contacto:
Pierre Antonios
Oficial de información, FAO
pierre.antonios@fao.org
(+39) 06 570 53473

Contacto:

Pierre Antonios
Oficial de información, FAO
pierre.antonios@fao.org
(+39) 06 5705 3473

FAO/A. Kuhn

La fábrica de azúcar en Baghlan

envia por correo
Reanudando la producción azucarera en Afganistán
Alemania financiará el funcionamiento de la fábrica de azúcar en Baghlan
17 de diciembre de 2004 - La FAO ayudará a Afganistán a reanudar la producción azucarera. Gracias a un proyecto financiado por Alemania, la FAO volverá a poner en funcionamiento la única fábrica de azúcar del país, en Baghlan.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS