FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2005 :: Nuevo informe de la…
Nuevo informe de la FAO sobre comercio agrícola y pobreza
La reforma del comercio agrícola ofrece beneficios, pero puede marginar a los más pobres
7 de diciembre de 2005, Roma/Ginebra - Solo unos días antes de la decisiva reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en Hong Kong, que representa un último esfuerzo para alcanzar un acuerdo sobre la liberalización del comercio agrícola, la FAO advirtió que los beneficios de una reforma en este sector podrían marginar a los más pobres, a menos de que se desarrollen con urgencia políticas complementarias e inversiones adecuadas.

El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2005 (SOFA) analiza el comercio agrícola y la pobreza intentando responder a una pregunta: ¿Puede el comercio favorecer a los pobres?

Sí, dice el SOFA, pero la liberalización del comercio, por sí sola, no es suficiente. Hay que completarla con políticas e inversiones que permitan a los más pobres sacar beneficio de las nuevas oportunidades y protejan a las franjas vulnerables de los altibajos en las relaciones comerciales. "El comercio agrícola y su ulterior liberalización podrían desatar el potencial del sector agrario, encauzando su crecimiento en favor de los más pobres, pero no se puede garantizar que vaya a suceder así."

Vencedores y perdedores

El informe de la FAO explica que la liberalización favorecerá sobre todo a los países industrializados, porque sus sectores agrícolas son los más distorsionados por las políticas actuales. "Los consumidores de los mercados protegidos y los productores de los países con bajo nivel de ayuda interna tienden a ser los más beneficiados."

Los países en desarrollo, en conjunto, también se beneficiarían de la liberalización, pero el SOFA 2005 advierte que algunos grupos podrían resultar perjudicados a breve plazo. Entre ellos los países importadores netos de alimentos y los países con acceso preferencial a los mercados protegidos de las naciones más ricas, miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Las subvenciones de la OCDE contribuyen a que los países importadores netos de alimentos mantengan bajo el costo total de sus importaciones, pero Hartwig de Haen, Subdirector general de la FAO del Departamento Económico y Social, afirmó que "las subvenciones de la OCDE al sector agrícola dan a esas naciones una señal equivocada, porque les llevan a dejar de lado su propia agricultura".

Para los países en desarrollo, los beneficios más sustanciosos de la liberalización agrícola no dependerán de la reforma del sistema de apoyo a la agricultura en los países de la OCDE, sino de la reforma de sus propias políticas comerciales, lo que debería impulsar el comercio entre ellos. Se estima que entre el 70 y el 85 por ciento de los beneficios potenciales para esas naciones derivaría de la reforma de sus políticas agrícolas.

La liberalización del comercio puede aumentar los ingresos de los más pobres

El SOFA 2005 afirma que los beneficios de la liberalización del comercio van mucho más allá de las repercusiones inmediatas en los productores y consumidores, ya que las reformas contribuirán significativamente al crecimiento económico y al aumento de los salarios de los trabajadores no especializados en los países en desarrollo. El comercio puede ser un catalizador para el cambio cuando fomenta las condiciones para que los más pobres aumenten sus ingresos y su vida sea más larga, sana y productiva.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de la población pobre del mundo vive en zonas rurales y depende de la agricultura para su sustento, el SOFA 2005 sostiene que el crecimiento del sector agrario es crucial para la reducción sostenible de la pobreza. "Las reformas comerciales que estimulan la producción agrícola a menudo llevan aparejado un aumento general de los salarios de los trabajadores no especializados." El informe solicita la puesta en marcha de políticas que capaciten a los más pobres para sacar partido de su activo más valioso: el propio trabajo.

Pero, advierte el documento, los pobres a menudo sobreviven con tan poco que son particularmente vulnerables durante cualquier proceso de reforma, especialmente a corto plazo durante la fase de transición de los sectores productivos y el mercado de trabajo.

El informe de la FAO contiene diversas recomendaciones para garantizar que la liberalización redunde también en beneficio de los más pobres.

El SOFA solicita la creación de instituciones básicas de mercado y de infraestructuras antes de la apertura de los mercados agrícolas nacionales a la competición internacional, sobre todo en el caso de competidores que disfruten de subvenciones. También recomienda políticas sólidas y duraderas “para conseguir resultados que favorezcan el crecimiento y redunden en favor de los más pobres” y advierte que las reformas que carecen de continuidad son particularmente nocivas.

Para garantizar que el comercio beneficie también a los más pobres, el SOFA 2005 insiste en la urgencia de un enfoque de doble componente. Por una parte hay que invertir en la educación, la creación de instituciones e infraestructura y por otra facilitar redes de seguridad para proteger a los sectores más vulnerables de la sociedad durante la fase de transición al comercio más libre.

Del estudio de casos citados en el informe de la FAO se desprende que las reformas contribuyen a reducir el hambre y la pobreza cuando se proyectan y se llevan a cabo en el ámbito de una estrategia que incluya a los pobres. Estos estudios demuestran además la clara necesidad de inversiones cuidadosamente orientadas y de medidas de compensación transitorias durante las etapas iniciales de la liberalización del comercio.
Contactos:

John Riddle
Oficial de información, FAO
john.riddle@fao.org
(+39) 06 570 53259

Erwin Northoff
Coordinador de Noticias, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 348 252 3616 (móvil)

Contacto:

John Riddle
Oficial de información, FAO
john.riddle@fao.org
(+39) 06 570 53259
(+39) 348 257 2921

Erwin Northoff
Coordinador de Noticias, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105
(+39) 348 25 23 616

FAO/G. Bizzarri

La reforma del comercio puede ayudar a los pobres sólo mediante políticas adecuadas

Audio

Deep Ford, especialista de la FAO en comercio de productos básicos, explica la necesidad de políticas complementarias para que los más pobres también se beneficien del comercio (real)

Calidad de trasmisión (mp3)

Ford habla de los efectos de la liberalización del comercio en América Latina (real)

Calidad de trasmisión (mp3)

Ford habla de las consecuencias positivas y negativas de la eliminación de los subsidios (real)

Calidad de trasmisión (mp3)

envia por correo
Nuevo informe de la FAO sobre comercio agrícola y pobreza
La reforma del comercio agrícola ofrece beneficios, pero puede marginar a los más pobres
7 de diciembre de 2005 - En El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2005, la FAO advirtió que los beneficios de una reforma del comercio agrícola podrían marginar a los más pobres, a menos de que se desarrollen con urgencia políticas complementarias e inversiones adecuadas.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS