FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2005 :: La recuperación dur…
La recuperación duradera en la zona del tsunami requiere esfuerzos a largo plazo
Preguntas y respuestas con Alex Jones, Coordinador de la FAO para las operaciones post-tsunami
Un año después del tsunami ¿cuál es su juicio sobre la recuperación en los países afectados?

En general, la recuperación va bien, pero su marcha varía, según los países y la entidad de los daños. Por ejemplo, en Tailandia donde los daños fueron graves pero no devastadores, la reconstrucción sigue su camino. El caso contrario es el de la costa nordoccidental de Aceh, en Indonesia, donde muchas zonas están todavía en condiciones críticas.

¿Cuáles son los principales retos para la FAO?

El desafío mayor es la propia dimensión de la reconstrucción. Millones de personas, en siete países, sufrieron las consecuencias del tsunami. La destrucción alcanzó niveles sin precedentes. En Indonesia y Sri Lanka, alrededor de mil millas (unos 1 600 kms) de costa fueron barridas por el mar; no estamos hablando de un par de ciudades.

Medio millón de personas en Indonesia vive todavía en alojamientos provisionales. Enteras comunidades fueron destruídas. La enorme pérdida de vidas humanas significa que el tejido social de esas comunidades ha desaparecido. Se han diezmado las categorías profesionales. Por ejemplo, la ciudad de Calang, en la costa occidental de Aceh, perdió el 90 por ciento de su población. Calang se reconstruirá ya que hay recursos internacionales suficientes, pero se ha quedado sin administración, sin maestros de escuela. ¿Por dónde se empieza a reconstruir la comunidad?

Los medios de subsistencia no son sólo una cuestión económica, son también una cuestión social. Sí, el interés y la ayuda económica han sido enormes, pero se acabarán relativamente pronto. Se corre el riesgo de una interrupción de la ayuda: una interrupción de dinero, de actividades, de interés político. Una recuperación sostenible supone una tarea y un esfuerzo que dura entre cinco y diez años.

La respuesta de los donantes a la emergencia del tsunami no ha tenido precedentes. ¿Cómo responde a los que critican la marcha de la recuperación?

La respuesta de los donantes fue extraordinaria, mucho mayor que para cualquier otra emergencia en la historia reciente. Inmediatamente después del tsunami, se hizo frente con rapidez a las necesidades básicas de alimentos, ropa y cobijo de las personas. Pero la reconstrucción exige mucho tiempo, no sólo dinero y la velocidad de este proceso depende del estado de la comunidad local y de sus capacidades.

Nuestra función es de apoyo a la población. No estamos allí para reconstruir el país en su lugar y devolvérselo después. Para que la reconstrucción sea eficaz, las riendas del proceso deben estar en manos de la comunidad.

La vivienda, en particular, es un tema muy complejo que abarca no solamente los edificios sino la propiedad del terreno y las cuestiones ligadas a su utilización, al igual que las consideraciones ambientales.

La FAO no se dedica directamente a la reconstrucción de viviendas, pero presta ayuda en lo que se refiere a los materiales de construcción, como la madera, indicando cuáles son las políticas madereras apropiadas, asesorando técnicamente sobre productos madereros e individuando cómo se puede obtener legalmente la madera.

¿Hace falta más dinero?

Siempre hará falta más dinero. Los daños del tsunami superan más de diez veces la cantidad de las ayudas prometidas, sin incluir el valor de las vidas humanas perdidas. Todavía se necesitan inversiones para reanudar las actividades productivas, para que esos países reemprendan su marcha y para suministrar asistencia técnica. Dentro de un año, esas comunidades necesitarán menos mantas y más ayuda en formación básica.

Se han construido o donado muchas embarcaciones ¿cómo garantiza la FAO su seguridad y cómo impide la pesca excesiva?

La FAO, en colaboración con las autoridades locales, es responsable de la coordinación de la rehabilitación de los sectores pesqueros de Sri Lanka e Indonesia. Ya en febrero advertimos del peligro de desarrollar una capacidad de pesca excesiva y de las posibles repercusiones nocivas que causarían en el medio ambiente embarcaciones o artes de pesca inadecuadas.

Nuestro principal interés ahora es la calidad de los barcos donados y si son adecuados para las prácticas locales de pesca. En Indonesia, la FAO ha dado formación a 140 constructores de embarcaciones y ha entregado 200 barcos. Hemos fijado también normas de seguridad para los barcos, con la ayuda de un arquitecto naval que ahora está trabajando en ese país, y establecido un sistema de registro de naves.

Las artes de pesca son también muy importantes, pero a menudo los donantes se olvidan de los motores y los aparejos que representan alrededor del 40 por ciento del coste total del barco. Por eso los estamos distribuyendo a un gran número de embarcaciones.

La FAO ha apoyado durante décadas la ordenación pesquera sostenible y seguiremos facilitando asistencia en este ámbito.

¿La comunidad internacional ha aprendido algo de esta catástrofe?

Estar preparados para un desastre de esta magnitud es prácticamente imposible, pero la respuesta debe ser más rápida. Para ello, los fondos deben estar disponibles en los 30 días sucesivos a la catástrofe y no seis meses después, como suele suceder. Por eso es necesaria la creación de un fondo mundial de emergencia, que cuente con recursos suficientes, de modo que los organismos competentes cuenten con la financiación necesaria para empezar a trabajar inmediatamente después de desastres como el del tsunami.

El juicio, en conjunto, es positivo. La enorme atención prestada, la ayuda económica y los recursos humanos empleados para hacer frente a las necesidades de estos países se han traducido en logros extraordinarios. También ha sido extraordinaria la capacidad de los gobiernos para tomar las riendas de la situación.

Según una reciente evaluación conjunta de FAO y PMA, los mercados funcionan relativamente bien, a pesar de los daños a la infraestructura económica. El rendimiento del arroz en muchas zonas ya ha alcanzado niveles precedentes al tsunami y si bien no todos los terrenos se han vuelto a cultivar, Aceh sigue produciendo excedentes de arroz que se distribuyen a otras regiones del país.

Algunos lugares, como la costa occidental de Aceh, seguirán siendo zonas catastróficas durante varios años, pero en otras áreas el cuadro es mucho más esperanzador.
Contacto:
Teresa Buerkle
Oficial de información, FAO
teresamarie.buerkle@fao.org
(+39) 06 570 56146
(+39) 348 141 6671

Contacto:

Teresa Buerkle
Oficial de información, FAO
teresamarie.buerkle@fao.org
(+39) 06 570 56146
(+39) 348 141 6671

Oficina de la FAO
FAO-Newsroom@fao.org
(+39) 06 570 53625

FAO

Alex Jones

FAO/A. Berry

Construcción de barcos en Aceh, Indonesia

FAO/A. Berry

Recolectando arroz cerca de Banda Aceh

envia por correo
La recuperación duradera en la zona del tsunami requiere esfuerzos a largo plazo
Preguntas y respuestas con Alex Jones, Coordinador de la FAO para las operaciones post-tsunami
15 de diciembre de 2005 - El Coordinador de las operaciones Post-tsunami de la FAO hace un balance positivo del primer año de actividades de rehabilitación pero subraya que harán falta entre cinco y diez años para una reconstrucción duradera
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS