FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2005 :: Se requieren grande… :: El estado mundia…
El estado mundial de la pesca y la acuicultura: más datos importantes
Cambiante panorama laboral en el sector pesquero

El número de personas que obtienen ingresos por empleo directo en la pesca y la acuicultura aumentó a cerca de 38 millones en 2002, informa El estado mundial de la pesca y la acuicultura.

Respecto a la actividad económica producida indirectamente por la pesca, la FAO estima que el sector sustenta a cerca de 200 millones de personas en todo el mundo.

Si bien en los últimos años el número de pescadores y acuicultores ha crecido anualmente un 2,6%, en los países pesqueros más importantes el empleo se ha estabilizado en la pesca de captura, y una gran parte de su incremento corresponde a la acuicultura.

En los 15 países originales de la Unión Europea (UE-15), la cifra de pescadores ha disminuido anualmente 2% en el último tiempo. En Noruega disminuyó un 5% entre 2001 y 2002, y 20% entre 1997 y 2002.

Nuevos desafíos para la gestión

Las nuevas prácticas pesqueras representan novedosos desafíos para la gestión, por ejemplo en la acuicultura de captura, una práctica en la que se pescan especies juveniles silvestres para criarlas en cautiverio con técnicas piscícolas.

En los últimos años, la contribución de la acuicultura de captura a la producción piscícola general ha aumentado a cerca del 20% del total del sector (desde el punto de vista del peso). Gran parte de este crecimiento obedece a la producción de ostras y mejillones, pero la cría de especies como el atún de aleta azul es cada vez más frecuente.

Son motivo de especial preocupación -indica la FAO- las repercusiones en las poblaciones silvestres de la pesca de peces juveniles utilizados como "semillas" en la acuicultura de captura, y la necesidad de suministrar piensos en vez de pescado crudo.

Respecto a la pesca de profundidad, nueva actividad que la tecnología permite explotar desde hace relativamente poco tiempo, El estado mundial de la pesca y la acuicultura advierte que no se tienen todavía los conocimientos necesarios sobre las reservas de peces del fondo marino ni de las repercusiones de la pesca en los hábitat bénticos, lo que dificulta una gestión responsable.

La capacidad pesquera mundial se estabiliza

La capacidad pesquera mundial -se mide por el número de barcos, el tamaño de los mismos y su capacidad de pesca- ha comenzado a estabilizarse, pero en muchas pesquerías sigue habiendo exceso de capacidad. Este fenómeno -en pocas palabras: "demasiados barcos que pescan muy poco"- está mermando algunas poblaciones de peces comerciales.

Sin embargo, el tamaño de la flota de algunos de los principales países pesqueros está disminuyendo. Esto se observa sobre todo en los 15 países originales de la Unión Europea, cuya flota pesquera conjunta disminuyó de 96 000 barcos en 2000 a 88 701 en 2003.

En 2003, la Federación de Rusia tenía la capacidad pesquera más alta, medida en tonelaje bruto (el 24% del total del tonelaje de la flota pesquera mundial), seguida del Japón y los Estados Unidos, con (7% cada uno), España (6%), Noruega (3,5%) y Ucrania (3%). Dos países de registro libre, Panamá y Belice, representaban el 6%, y las embarcaciones de bandera desconocida constituían el 4,4% del total.

El pescado, importante producto comercial

En 2002, el valor de las exportaciones del comercio internacional de pescado y productos pesqueros aumentó a 58 200 millones de dólares EE.UU., lo que representa un incremento del 5% respecto a 2000 y del 45% desde 1992.

En general, cerca del 38% del total de la producción pesquera en 2002 participó en el comercio internacional. De ese total, las exportaciones de productos pesqueros de los países en desarrollo representaron el 55% (por la cantidad).

Para muchos países, y en particular para los países en desarrollo, el comercio de pescado representa una considerable fuente de divisas, además de la importante función del sector por los ingresos, el empleo y la seguridad alimentaria que proporciona.

En algunos casos, las exportaciones pesqueras son decisivas para la economía. Por ejemplo, en 2002 representaron más de la mitad del total del valor de las exportaciones en Groenlandia, San Pedro y Miquelón, las Maldivas, las Islas Feroe, Islandia y los Estados Federados de Micronesia.

Los ingresos netos de divisas en los países en desarrollo por el comercio de pescado aumentaron de 12 000 millones de dólares en 1992 a 17 000 millones en 2002, cifra superior a la suma de las exportaciones de té, arroz y café.

La demanda de los países industrializados impulsa el comercio de pescado. Esa demanda dio lugar a cerca del 82% del total del valor de las importaciones de productos pesqueros en 2002.

Lea más…

Se requieren grandes esfuerzos para recuperar las poblaciones ícticas agotadas

El estado mundial de la pesca y la acuicultura: más datos importantes

Photo credit: U.S. National Oceanic and Atmospheric Administration

Banco de macarelas. La producción mundial de pescado de nuevo culminó con 133 millones de toneladas en 2002.

FAO/20326/J. Spaull

Para muchos países, y en particular para los países en desarrollo, el comercio de pescado produce abundantes divisas, además de que el sector crea genera ingresos, empleo y seguridad alimentaria.

envia por correo
El estado mundial de la pesca y la acuicultura: más datos importantes
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS