FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2005 :: Muchas de las perso…
Muchas de las personas más pobres viven de la pesca
La pesca y la acuicultura son decisivas para la seguridad alimentaria y para combatir la pobreza
7 de junio de 2005, Roma - En esta entrevista con un experto de la FAO, Ichiro Nomura, Subdirector General de Pesca, comenta la forma en que la pesca y la acuicultura ayudan a millones de personas en todo el mundo permitiendo el desarrollo, mitigando la pobreza y poniendo alimentos en la mesa.

¿Qué importancia tienen la pesca y la acuicultura para el desarrollo, la seguridad alimentaria y la lucha contra la pobreza?

Más de 852 millones de personas de este planeta no disponen de una alimentación suficiente. Es una situación insostenible y, por supuesto, no promueve el desarrollo. Millones de medianos y pequeños pescadores y piscicultores, a menudo muy pobres, viven de la pesca y la acuicultura. Para la FAO, la importancia de ambas actividades estriba ante todo y más que nada en que con ellas las personas se ganen la vida y lleven alimentos a su mesa , y pensamos que pueden ser sostenibles.

La pesca y la piscicultura contribuyen a la seguridad alimentaria en tres formas principalmente. Incrementan directamente el suministro de alimentos de las personas, proporcionando proteínas animales muy nutritivas e importantes micronutrientes. El pescado también resuelve el problema de falta de alimentos cuando hay escasez. Por último, la pesca y la acuicultura ofrecen empleo e ingresos que las personas utilizan para comprar otros alimentos.

P. ¿De qué volumen de alimentos estamos hablando?

En todo el mundo se consume algo más de 100 millones de toneladas de pescado al año, que proporcionan a 2 500 millones de personas por lo menos el 20% de su ingesta promedio per cápita de proteína animal.

Esta aportación es todavía más importante en los países en desarrollo, en especial en los pequeños estados insulares y en las regiones costeras, donde a menudo más del 50% de la proteína animal que consume la población procede del pescado. En algunos de los países donde hay mayor inseguridad alimentaria -en muchas partes de Africa y Asia, por ejemplo-, la proteína del pescado es esencial y representa una gran parte del consumo de proteína animal, que ya de por sí es escaso.

Usted mencionó también los medios de subsistencia...

Sí, al proporcionar empleo, la pesca y la acuicultura disminuyen la pobreza y ayudan a incrementar la seguridad alimentaria de la población. Hay que tener presente que cerca del 97% de los pescadores se encuentran en los países en desarrollo. La pesca tiene en esos países una especial importancia. Además, a falta de seguridad social o planes de protección contra el desempleo, la pesca puede ser un último recurso o "red de protección" que proporciona la naturaleza. Es una ironía que esta característica de la pesca, que le da un valor particular, también pueda, desgraciadamente, conducir al exceso de pesca y al agotamiento de los recursos.

Además está la actividad económica que producen indirectamente la pesca y la acuicultura y que permiten subsistir a unos 200 millones de personas, según nuestras estimaciones. El comercio internacional de pescado crea muchos empleos en industrias asociadas, como la elaboración y el envasado de los productos pesqueros.

¿Y el comercio del pescado?

Está muy extendido. El pulpo que algunos bares de los alrededores de Barcelona ofrecen en carpaccio puede haber sido pescado por un barco de la Unión Europea con tripulación ucraniana. Este barco tal vez pescara en aguas de Mauritania y puede haber congelado el producto en ese país para comercializarlo posteriormente en un mercado de Vigo, en la costa atlántica de España, antes de ofrecerlo "recién pescado" en la mesa del consumidor.

En general, un 38% de la pesca se destina al mercado internacional. El total del valor de las exportaciones de pescado y productos pesqueros ronda los 60 000 millones de dólares EE.UU. Es significativo que la proporción de las exportaciones pesqueras que corresponde a los países en desarrollo represente apenas poco más de la mitad de esa cifra, cerca del 55% del total.

La pesca es una fuente importante de divisas para los países pobres. Los países en desarrollo obtienen actualmente del comercio pesquero en torno a 17 000 millones de dólares al año de ingresos netos de divisas, más de lo que obtienen de sus exportaciones de té, arroz y café en conjunto. Pero de nuevo, existe el peligro de que aumentar los ingresos gracias a las exportaciones lleve a reducir el suministro local de pescado e incentivar el exceso de pesca. Existen, entonces, una oportunidad y un riesgo a la vez, motivo por el cual es tan importante la gestión responsable de los recursos.


Contact:
George Kourous
Oficial de información, FAO
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168
(+39) 348 141 6802

Contacto:

George Kourous
Oficial de información, FAO
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168
(+39) 348 141 6802

FAO/I. Balderi

Ichiro Nomura, Subdirector General de Pesca de la FAO, nos recuerda que millones de personas , a menudo muy pobres, viven de la pesca y la acuicultura.

Documentos

Informácion sobre el Departamento de Pesca de la FAO

FAO/24557/R. Faidutti

Al proporcionar empleo, la pesca y la acuicultura disminuyen la pobreza y ayudan a incrementar la seguridad alimentaria.

envia por correo
Muchas de las personas más pobres viven de la pesca
La pesca y la acuicultura son decisivas para la seguridad alimentaria y para combatir la pobreza
7 de junio de 2005 - En esta entrevista, Ichiro Nomura, Subdirector General de Pesca de la FAO, comenta la forma en que la pesca y la acuicultura ayudan a millones de personas en todo el mundo permitiendo el desarrollo, mitigando la pobreza y poniendo alimentos en la mesa.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS