FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2005 :: La falta de fondos … :: Crisis alimentaria …
Crisis alimentaria en Níger: ¿Por qué ahora?
Sequía, plaga de langosta y una economía débil agravan la espiral del hambre y la pobreza
2 de agosto de 2005, Roma - Las causas de la crisis alimentaria que sufre Níger son diversas y están estrechamente ligadas entre sí. Con una población de unos 12 millones de personas, el país es el segundo más pobre del mundo: más del 65 por ciento de sus habitantes viven con menos de un dólar al día.

Cerca del 90 por ciento de la población activa trabaja en la ganadería o la agricultura, que es principalmente de secano. Incluso cuando la estación de lluvias es favorable, más de la mitad de la población no cuenta con comida suficiente, debido a la escasez de recursos naturales del país y el rendimiento extremadamente bajo de los cultivos de cereales.

En 2004, la coincidencia de la sequía y de la plaga de langosta del desierto en las principales regiones agrícolas y ganaderas del país tuvo efectos devastadores. Las regiones afectadas tuvieron una producción de cereales un 15 por ciento menor que la producción media anual de los últimos cinco años. Paralelamente, el déficit de pienso para el ganado se situó en más del 36 por ciento del volumen necesario.

Con un menor suministro de alimentos, el incremento del precio de los productos básicos -como el mijo- y la caída de los precios del ganado, muchas familias vulnerables, en especial las que viven del pastoreo, se han encontrado con dificultades para conseguir comida.

Lenta respuesta de los donantes

Los sistemas de alerta temprana, incluyendo el Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la Agricultura y la Alimentación (SMIA) de la FAO ya preveía a finales de 2004 la amenaza de una crisis alimentaria en Níger.

"El alcance del daño provocado por el efecto combinado de la sequía y la langosta ya era conocido, pero no el de la crisis económica y el impacto de la escasez de las cosechas en la población rural", señala Henri Josserand, Jefe del SMIA.

La FAO lanzó un llamamiento para conseguir fondos el pasado mes de mayo, pero hasta ahora la respuesta de los donantes ha sido lenta.

"Además de la muertes y el sufrimiento que ya se ha producido, el coste de suministrar comida a la población necesitada es ahora mucho mayor que lo que habría sido si los llamamientos hubiesen sido respondidos a tiempo", explica Josserand.

A pesar de contar con recursos limitados, el gobierno de Níger ha tomado diversas medidas para responder a la crisis alimentaria:

  • En octubre de 2004 se crearon reservas de alimentos para compensar la subida anual de los precios de los cereales durante la temporada de carestía, de forma que se pudo vender grano a precios subvencionados en las zonas de mayor necesidad.
  • Se crearon bancos de cereales para ayudar a las mujeres en las aldeas a gestionar sus reservas de alimentos.
  • Se establecieron proyectos de "comida por trabajo" para los grupos a los que las malas cosechas habían dejado sin recursos económicos.
Sin embargo estas medidas se han demostrado insuficientes, por lo que se necesita con urgencia más ayuda por parte de la comunidad internacional de donantes.

Sin mecanismos de supervivencia

"Los campesinos de Níger se han empobrecido de tal manera durante la última década que no cuentan con reservas para frente a la actual crisis", afirma Josserand.

Muchas familias se han visto obligadas a consumir sus reservas de semillas o a vender o comerse el ganado para sobrevivir.

Los desplazamientos de la población son un mecanismo habitual para hacer frente a la temporada seca, pero la escasez de pastos y de agua ha dificultado esta posibilidad, forzando a las familias a buscar nuevos lugares donde ir y generando conflictos a causa de los limitados recursos.

Además, las crisis alimentarias que sufren los países vecinos, afectados también por la sequía y la plaga de langosta, así como las restricciones para la inmigración en Nigeria y el conflicto que sufre Costa de Marfil, han dificultado los desplazamientos transfronterizos y las oportunidades de empleo para los trabajadores temporeros.
Contacto:
Teresa Buerkle
Oficial de información, FAO
teresamarie.buerkle@fao.org
(+39) 06 570 56146
(+39) 348 14 16 671 (móvil)

Lea más…

La falta de fondos puede agravar la crisis alimentaria en Níger

Crisis alimentaria en Níger: ¿Por qué ahora?

Contacto:

Teresa Buerkle
Oficial de información, FAO
teresamarie.buerkle@fao.org
(+39) 06 570 56146
(+39) 348 14 16 671 (móvil)

FAO/18495/P. Cenini

Los altos precios de alimentos básicos, como el mijo, y la caída de los precios del ganado, han exacerbado la crisis alimentaria.

envia por correo
Crisis alimentaria en Níger: ¿Por qué ahora?
Sequía, plaga de langosta y una economía débil agravan la espiral del hambre y la pobreza
-
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS