FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2006 :: Las exportaciones d… :: El comercio mundial…
El comercio mundial de pescado y el hambre en el mundo
En esta entrevista, Grimur Valdimarsson, responsable de la Dirección de Industrias Pesqueras de la FAO, habla del comercio mundial de pescado y de su peso en la lucha contra el hambre en el mundo en desarrollo.

Al hablar del comercio pesquero ¿qué representa?

Estamos hablando de una enorme cadena mundial de productos en la que participan cientos de países y que da trabajo a millones de personas. Cada año, un 37 por ciento del total de pescado procedente de capturas y de la acuicultura se exporta y es objeto del comercio internacional. El valor de esta actividad supera los 70 000 millones de dólares EE.UU.

Pero lo que nos interesa en particular en la FAO, es que alrededor de la mitad de esas exportaciones proceden de países en desarrollo. Es evidente que este comercio tiene una gran importancia para ellos como fuente de ingresos y empleo y, en consecuencia, juega un papel decisivo en la lucha contra el hambre en el mundo.

En 2004 los ingresos netos de las exportaciones de pescado obtenidos por los países en desarrollo superaron los 20 000 millones de dólares, cantidad superior a la suma de los demás productos que exportan, comprendidos el café, el té y los bananos.

Además, en el grupo de los países en desarrollo, los países donde es más agudo el problema del hambre -denominados en la FAO Países de bajos ingresos y con déficit de alimentos (PBIDA)- participan activamente en este sector. En 2003 los PBIDA representaron más del 20 por ciento del valor total del conjunto de las exportaciones pesqueras, y sus ingresos netos por exportaciones rondaron los 8.600 millones de dólares. Se trata de una gran suma de dinero para algunos países muy pobres que luchan contra la pobreza y el hambre.

¿No les preocupa que con la exportación de pescado estos países tengan menos alimentos para el consumo interno?

Es una preocupación patente, pero nuestros estudios indican que aunque puede llegar a suceder, no es lo habitual. En vez de ello hemos observado que, por lo general, cuando los países participan activamente en el comercio pesquero mejora su seguridad alimentaria porque ese comercio internacional crea empleo, eleva los ingresos e incrementa el ingreso de divisas. Es más, los ingresos de las exportaciones pesqueras con frecuencia se usan para importar otro tipo de alimentos más económicos.

Sin embargo, existen otros motivos de preocupación hacia los cuales la FAO desea llamar la atención.

¿Como cuáles?

El principal riesgo asociado al comercio pesquero es que el incremento de la demanda de pescado para abastecer el mercado internacional a veces se traduce en una presión excesiva sobre los recursos, que conduce a la sobreexplotación y a un uso perjudicial de algunas poblaciones de peces. Esto sí puede repercutir en la seguridad alimentaria, sobre todo donde la alimentación local depende mucho del pescado.

El comercio internacional sostenible requiere de la aplicación de prácticas sostenibles de gestión de los recursos. La demanda comercial ha de aparejarse a una política de gestión sostenible de los recursos.

¿En qué consiste la gestión sostenible?

En la FAO tenemos un excelente proyecto que es el Código de Conducta para la Pesca Responsable. Quisiéramos que los países incorporaran con mayor vigor los principios del Código en sus prácticas pesqueras.

También acabamos de elaborar un conjunto de directrices para el comercio responsable de pescado, que se presentan en la reunión del Subcomité sobre Comercio Pesquero, de la FAO, en Santiago de Compostela, España.

La idea principal es que el comercio internacional de pescado no debería comprometer el desarrollo sostenible de la pesca ni el aprovechamiento responsable de los recursos acuáticos vivos. Es decir, si queremos asegurar el futuro de la piscicultura, la pesca, el consumo y el comercio de pescado, cosa que todos deseamos, es necesario que hoy se aplique una gestión responsable. El objetivo es un sector pesquero en buen estado y sostenible, capaz de suministrar pescado y de ofrecer todos los beneficios mencionados anteriormente, de forma indefinida.

Lea más…

Las exportaciones de pescado contribuyen a la seguridad alimentaria, pero se necesita una mejor gestión

El comercio mundial de pescado y el hambre en el mundo

Algunos datos y cifras

FAO

Grimur Valdimarsson

envia por correo
El comercio mundial de pescado y el hambre en el mundo
En esta entrevista, Grimur Valdimarsson, responsable de la Dirección de Industrias Pesqueras de la FAO, habla del comercio mundial de pescado y de su peso en la lucha contra el hambre en el mundo en desarrollo.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS