FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2007 :: Cada vez más campes…
Cada vez más campesinos obtienen ingresos de labores no agrícolas
La falta de capacitación hace que la agricultura sea todavía la principal fuente de ingresos
5 de junio de 2007, Roma – Un porcentaje cada vez mayor de los ingresos de las familias campesinas procede de actividades no agrícolas, como el comercio, los servicios y las remesas enviadas por los emigrantes. Sin embargo, las ganancias procedentes de la agricultura continúan siendo uno de los principales medios de subsistencia para el 90 por ciento de las familias rurales, en particular las familias pobres, según un informe dado a conocer hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El informe Actividades para generar ingresos rurales. Comparación entre países, dado a conocer en el curso de un seminario, forma parte de un proyecto más amplio sobre el tema liderado por el Servicio del Sector Agrícola en el Desarrollo Económico (ESAE) de la FAO. El estudio cuenta con una base de datos realizada recientemente en varios países analizando las familias rurales, con información sobre las diferentes categorías de ingresos rurales y el acceso a insumos que generan riqueza.

“Las actividades rurales no agrícolas, aunque son más rediticias que las agrícolas, no son accesibles a las familias más pobres porque a menudo carecen de la formación, capital y crédito necesarios para realizarlas”, señaló Kostas Stamoulis, Jefe del ESAE.

“Este estudio en profundidad de las fuentes de ingresos para las familias rurales -añadió- ayudará a colmar algunas de las lagunas existentes en nuestro conocimiento sobre quien tiene acceso a los diferentes tipos de ingresos, y esta información será muy útil a los responsables de elaborar las políticas centradas en la reducción de la pobreza”.

Ventajas de la cooperación institucional

Los nuevos informes fueron posibles gracias al proyecto sobre Actividades para generar ingresos rurales (RIGA, por sus siglas en inglés) con la participación del Banco Mundial, la American University de Washington DC y la FAO.

El proyecto RIGA combina información sobre las fuentes de ingresos de las familias rurales utilizando conjuntos de datos de 15 países. Estas fuentes incluyen salarios de la agricultura, la ganadería, actividades no agrícolas y autoempleo, así como las transferencias de dinero público y privado. El proyecto está diseñado para ayudar a los analistas a entender el comportamiento de las familias rurales y diseñar estrategias para salir de la pobreza.

“El objetivo del proyecto es contibuir a una mejor información para las políticas y programas destinados a la reducción de la pobreza”, aseguró Stamoulis.

Un gran paso adelante

Según Benjamin Davis, economista de la FAO y uno de los principales investigadores del proyecto, “el informe de la FAO supone la primera vez que somos capaces de fundamentar afirmaciones sobre fuentes de ingresos agrícolas y no agrícolas a través de datos que han sido obtenidos y compilados de forma que nos permiten medir la misma cuestión en diversos países. Hasta ahora, nuestros análisis se basaban en casos de estudio y recolección de datos de países específicos, con lo que era igual que comparar manzanas con naranjas. Estamos ante un gran paso adelante en el análisis del desarrollo rural”.

En conjunto, el estudio presenta una visión esclarecedora de las diferentes actividades en las zonas rurales y la diversificación en las familias rurales. Esto se cumple en países de todo el mundo, aunque menos en las naciones africanas estudiadas. Para la mayoría de los países, la mayor parte de los ingresos procede de actividades agrícolas, y la mayor parte de las familias tiene fuentes de ingresos diversificadas. Diversificación es la norma, frente a la especialización.

Según el informe, los pobres encuentran dificultades para escapar de su situación, ya que a pesar de los incentivos, su capacidad para emprender actividades más lucrativas es limitada. En Guatemala, por ejemplo, las familias pobres obtienen tan solo el 18 por ciento de sus ingresos de labores no agrícolas y del autoempleo, frente al 50 por ciento en las familias con más ingresos. La educación puede ser la diferencia, ya que el número medio de años estudiado es de 1,3 en las familias pobres, frente a 4.

En el seminario de Roma se presentó además un estudio relacionado, que analizaba más de 40 censos agrícolas y 120 censos demográficos con el objetivo de obtener una perspectiva de las tendencias a largo plazo.

Según Gustavo Anríquez, un economista de la FAO, “esta visión global de la demografía rural nos permite observar que aunque a nivel mundial nueve de cada diez granjas son pequeñas, existen grandes diferencias a nivel regional. Las explotaciones pequeñas son menos habituales en América Latina y en algunas zonas de África subsahariana”, aseguró Anríquez. “Una perspectiva mundial nos demuestra que la femineización de las áreas rurales se produce únicamente en África subsahariana”.

Actividades para generar ingresos rurales. Comparación entre países, ha sido escrito por Benjamin Davis, Katia Covarrubias, Esteban Quinones, Alberto Zezza, Kostas Stamoulis, Genny Bonomi y Stefania DiGiuseppe de la FAO, junto a Paul Winters de la American University y Gero Carletto del Banco Mundial.

Contacto:
John Riddle
Oficina de prensa, FAO
john.riddle@fao.org
(+39) 06 570 53259

Contacto:

John Riddle
Oficina de prensa, FAO
john.riddle@fao.org
(+39) 06 570 53259
(+39) 348 257 2921

©FAO/8547/Franco Mattioli

A pesar de la diversificación, la agricultura continúa siendo uno de los principales medios de subsistencia para familias rurales

envia por correo
Cada vez más campesinos obtienen ingresos de labores no agrícolas
La falta de capacitación hace que la agricultura sea todavía la principal fuente de ingresos
5 de junio de 2007 - Un porcentaje cada vez mayor de los ingresos de las familias campesinas procede de actividades no agrícolas. Sin embargo, las ganancias procedentes de la agricultura continúan siendo uno de los principales medios de subsistencia para el 90 % de las familias rurales, en particular las familias pobres.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS