FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2008 :: La desaparición de …
La desaparición de manglares alcanza un nivel alarmante
Desde 1980 se ha destruido el 20 % de su superficie, aunque el ritmo se ha reducido
31 de enero de 2008, Roma - Los daños económicos y medioambientales causados por la alarmante pérdida de manglares en muchos países son una cuestión que debe ser abordada con urgencia, advirtió hoy la FAO en un llamamiento por una mejor protección y programas de gestión para los manglares.

El planeta ha perdido alrededor de 3,6 millones de hectáreas de manglares desde 1980, lo que equivale a una pérdida alarmante del 20 por ciento del área total, según un reciente estudio de evaluación de manglares de la FAO titulado “Los manglares del mundo 1980-2005”.

Según el informe, el área total de manglar disminuyó de 18,8 millones de hectáreas en 1980 a 15,2 millones de ha en 2005. Sin embargo, ha habido una disminución en el ritmo de pérdida de manglares: de unas 187 000 ha destruidas anualmente en los años 80 a 102 000 ha anuales entre 2000 y 2005, reflejo de una mayor concienciación del valor de estos ecosistemas.

“Los manglares son importantes zonas húmedas forestales y la mayoría de los países han prohibido su conversión para la acuicultura y evalúan el impacto medioambiental antes de utilizar las áreas de manglares para otros fines”, aseguró Wulf Killmann, Director de la División de los Productos y Economía Forestales de la FAO, con motivo del Día Mundial de los Humedales (2 de febrero de 2008).

“Ello ha conducido a una mejor protección y gestión de los manglares en algunos países. Pero en conjunto, la pérdida de estos bosques costeros continúa siendo alarmante. La tasa de pérdida de manglares es significativamente más alta que la pérdida de cualquier otro tipo de bosques. Si continúa, su deforestación podría conllevar graves pérdidas en la biodiversidad y en los medios de subsistencia, además de la intrusión salina en las áreas costeras y la acumulación de sedimentos en los arrecifes de coral, puertos y rutas de navegación. El turismo también sufrirá las consecuencias. Los países deben comprometerse a una conservación más eficaz y la gestión sostenible de los manglares y otros ecosistemas húmedos”, añadió Killmann.

La destrucción continúa

Asia sufrió la mayor disminución neta de manglares desde 1980, con más de 1.9 millones de hectáreas destruidas, fundamentalmente debido a cambios en el uso de la tierra. América del Norte y Central y África también contribuyeron significativamente a la disminución del área de manglar, con pérdidas de unas 690 000 y 510 000 hectáreas respectivamente en los últimos 25 años.

A nivel nacional, Indonesia, México, Pakistán, Papua Nueva Guinea y Panamá registraron las mayores pérdidas de manglares durante los años 80. En este grupo de países desaparecieron cerca de un millón de hectáreas: una extensión comparable a la de Jamaica. En los 90, Pakistán y Panamá consiguieron reducir su tasa de pérdida de manglares. En cambio, Viet Nam, Malasia y Madagascar sufrieron una mayor deforestación y pasaron a formar parte de los cinco países con mayores pérdidas de área de manglar en la década de los 90 y en el período 2000-2005.

La FAO citó la alta presión demográfica, la conversión a gran escala de las zonas de manglares para la cría de peces y camarones, la agricultura, las infraestructuras y el turismo, además de la polución y los desastres naturales, como las principales causas de la destrucción de los manglares.

Bien protegidos

“En el lado positivo, una serie de países ha experimentado un aumento del área de manglar con el paso del tiempo, incluyendo Bangladesh”, dijo Mette Wilkie, Oficial Superior Forestal. “Parte de la mayor área de manglares del mundo –añadió-, la reserva forestal de Sundarbans en Bangladesh, está bien protegida, y no se han producido grandes cambios en su extensión en estas últimas décadas, aunque se registraron algunos daños en los manglares tras el reciente ciclón de 2007. En Ecuador, el abandono de los estanques y las estructuras dedicadas a cría de camarones y la producción de sal condujo a la reconstrucción de varias áreas manglares”, apuntó.

Los manglares son bosques perennes resistentes a la sal que se extienden a lo largo de los litorales, lagunas, ríos o deltas de 124 regiones y países tropicales y subtropicales, protegiendo el área costera de la erosión, los ciclones y el viento. Los manglares son ecosistemas importantes que suministran agua, comida, forraje, medicina y miel. También son hábitats para muchos animales como cocodrilos y serpientes, tigres, ciervos, nutrias, delfines y pájaros. Una amplia variedad de peces y mariscos dependen también de estos bosques costeros y los manglares ayudan a proteger a los arrecifes de coral de los sedimentos de las tierras altas. Indonesia, Australia, Brasil, Nigeria y México representan conjuntamente el 50 por ciento del área total de manglar de todo el planeta.

La evaluación sobre los manglares del mundo 1980-2005 fue preparada en colaboración con especialistas de todo el mundo y fue cofinanciada por la Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT). La FAO y la OIMT están trabajando actualmente con la Sociedad Internacional de Ecosistemas de Manglares y otras organizaciones asociadas para producir un Atlas Mundial de los Manglares que se publicará en este mismo año.
Contacto:
Erwin Northoff
Oficina de prensa, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105
(+39) 348 252 3616 (móvil)

Contacto:

Erwin Northoff
Oficina de prensa, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105
(+39) 348 25 23 616

©FAO/ Christel Palmberg Lerche

Los manglares protegen las áreas costeras contra la erosión, los ciclones y el viento

Vidéo

Los manglares de Camerún: audio e imágenes (en inglés) (unk)

©FAO/19886/G. Grepin

El ritmo de destrucción de manglares es más elevado que en cualquier otro tipo de bosques

envia por correo
La desaparición de manglares alcanza un nivel alarmante
Desde 1980 se ha destruido el 20 % de su superficie, aunque el ritmo se ha reducido
31 de enero de 2008 - Los daños económicos y medioambientales causados por la alarmante pérdida de manglares en muchos países son una cuestión que debe ser abordada con urgencia.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS