FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2008 :: El ciclón Nargis de…
El ciclón Nargis destruye la “despensa” de Myanmar
Se necesitan con urgencia 10 millones de dólares para ayudar a las comunidades agrícolas y pesqueras pobres
9 de mayo de 2008, Roma - La Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) solicitó hoy 10 millones de dólares EE.UU. para ayudar a las comunidades agrícolas y pesqueras pobres de Myanmar devastadas por el ciclón Nargis.

Las cinco zonas más afectadas – los distritos de Ayeyarwady, Yangon y Bago y los estados de Mon y Kayin – son consideradas como la “despensa” de Myanmar ya que producen la mayoría de los alimentos básicos del país (arroz y pescado). La FAO afirmó que la situación alimentaria global en Myanmar está seriamente amenazada.

El llamamiento de la FAO para la financiación forma parte del realizado por la ONU para el país e incluye actividades de emergencia de socorro y rehabilitación para el sector agrícola, pesquero y ganadero durante las próximas semanas y meses.

Aunque la segunda cosecha de la temporada arrocera de 2007 había sido completamente recolectada antes del paso del ciclón y aunque no se esperen grandes pérdidas de cosechas en la región, es muy probable que el arroz ya recolectado para el consumo en los hogares se haya visto dañado por la fuerza de la tormenta, empeorando la precaria situación de seguridad alimentaria de las familias pobres de la zona costera.

Según la FAO, la pesca continental y costera, las aves y el ganado también se han resultados dañados o se han perdido. Se estima que 2 millones de hogares se han visto afectados, y esto significa que un número importante de familias de pescadores y agricultores necesitan ayuda urgente.

“Las aldeas más afectadas han perdido todos sus activos agrícolas, así como toda la comida almacenada para el resto del año,” afirmó Anne M. Bauer, Directora de Operaciones de Emergencia y Rehabilitación de la FAO. “Si a esto le añadimos la carga de reconstruir sus hogares destrozados -añadió- podemos afirmar con seguridad que estos pobres campesinos no tendrán recursos suficientes para comprar semillas, fertilizantes y otros insumos, proteger al ganado superviviente y reemplazar el perdido, y pagar por el trabajo realizado en los campos en las etapas críticas del ciclo agrícola. Se necesita financiación urgente para ayudarles a reanudar la producción alimentaria, restaurar la disponibilidad de alimentos y reducir la necesidad de ayuda insostenible y de elevado coste”.

Se acaba el tiempo

Según He Changchui, Representante regional de la FAO para Asia y el Pacífico, se está acabando el tiempo para preparar la temporada principal de siembra del arroz que se inicia a primeros de junio con el comienzo de las lluvias monzónicas.

“Resulta crucial movilizar tanto el volumen como la clase adecuada de semillas de arroz, fertilizantes e insumos productivos para reanudar la producción agrícola a tiempo,” afirmó.

En Myanmar, la población consume una media de 20 kilogramos de arroz al mes en comparación con los 16 kg en Vietnam, los 10 kg en Tailandia y los 7 kg en el conjunto de Asia.

Dado que muchos terrenos agrícolas fértiles se han inundado con agua de mar, otra de las prioridades de la FAO será analizar la salinidad del suelo y evaluar el daño causado en el riego y la capacidad de drenaje de estos terrenos para que vuelvan a ser aptos para el cultivo.

Actividades de socorro y rehabilitación

Las actividades propuestas por la FAO ayudarán a unas 100 000 de las familias de pescadores y agricultores más afectadas, en particular a mujeres y niños, a reconstruir sus medios de subsistencia a través del suministro de insumos agrícolas como semillas de arroz y hortalizas, fertilizantes, plantones de árboles frutales, aperos agrícolas y conocimientos técnicos.

Las zonas afectadas por el ciclón son regiones claves para la producción ganadera: representan aproximadamente el 50 por ciento de la producción avícola nacional y el 40 por ciento de la producción porcina. Para reconstruir el sector ganadero dañado, la FAO planea distribuir ganado de tiro, cabras, cerdos y aves para sustituir al ganado perdido, vendido o consumido y suministrará medicamentos veterinarios y vacunas para mejorar la salud animal y proteger al ganado superviviente.

La FAO planea igualmente ayudar a las familias de pescadores más afectadas a reanudar la producción pesquera mediante el suministro de artes de pesca, redes, equipos para el procesado del pescado, material de repoblación y fertilizantes, y ayuda técnica.

En marcha la evaluación de la pesca

La FAO está enviando esta semana su primera misión de evaluación de daños. Dos expertos de la Organización, entre ellos un coordinador regional de operaciones de emergencia y rehabilitación, se unirán al equipo residente de la FAO en Myanmar para realizar la misión de evaluación.

El ciclón Nargis ha afectado a las mismas zonas de la división de Ayeyarwady azotadas en 2004 por el tsunami, aunque se cree que en esta ocasión el daño ha sido mucho más severo.

La zona afectada por el ciclón cuenta con algunos puertos pesqueros y puntos de atraque importantes. La FAO afirmó que las primeras imágenes de satélite muestran daños importantes en las embarcaciones pesqueras de los puertos así como daños en infraestructuras como embarcaderos e instalaciones para el almacenamiento y conservación del pescado.

Se desconoce el paradero de las embarcaciones que se encontraban en el mar en el momento del paso del ciclón. Myanmar no cuenta con un sistema de alerta temprana para los ciclones. Aunque generalmente los pescadores son conscientes de las condiciones meteorológicas y no salen al mar si se esperan tormentas, es probable que los pescadores de las embarcaciones pequeñas no hayan sido avisados a tiempo.

La costa de Myanmar tiene una longitud de más de 3 000 km y la división de Ayeyarwady ocupa la región del delta del río Ayeyarwady. Esta zona tiene numerosos ríos y canales y la mayor parte del transporte por la misma se realiza en barco.

Dado que el transporte y las comunicaciones son extremadamente difíciles, se espera que la FAO tenga una evaluación provisional en 10 días, y una valoración más completa en un mes.

La FAO preparará los planes de recuperación a corto y medio plazo, y se suministrará ayuda al Gobierno para aplicar estos planes de emergencia y rehabilitación. Estos planes tendrán también en cuenta la necesidad de hacer frente a la crisis alimentaria, en línea con la Iniciativa sobre el alza de precios alimentarios (ISFP, por sus siglas en inglés) de la FAO.


Contactos:
Erwin Northoff
Oficina de Prensa, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105
(+39) 348 252 3616

Teresa Buerkle
Oficina de prensa, FAO, Ginebra
teresamarie.buerkle@fao.org
(+41) 22 917 27 70

Contacto:

Erwin Northoff
Oficina de prensa, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105
(+39) 348 25 23 616

Teresa Buerkle
Oficina de prensa, Ginebra
teresamarie.buerkle@fao.org
(+41) 22 917 27 70

Foto AFP

Las familias afectadas por el ciclón esperan ayuda junto a sus hogares destruidos

envia por correo
El ciclón Nargis destruye la “despensa” de Myanmar
Se necesitan con urgencia 10 millones de dólares para ayudar a las comunidades agrícolas y pesqueras pobres
9 de mayo de 2008 - La Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación solicitó hoy 10 millones de dólares EE.UU. para ayudar a las comunidades agrícolas y pesqueras pobres de Myanmar devastadas por el ciclón Nargis.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS