FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2008 :: Los manglares podrí…
Los manglares podrían haber reducido los daños del Nargis
Su destrucción ha expuesto a las comunidades costeras de Myanmar al ciclón
15 de mayo de 2008, Roma - Los manglares podrían haber reducido los daños ocasionados por las olas generadas por el ciclón Nargis en Myanmar, según informó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

En las últimas décadas se han eliminado amplias zonas de manglares en la costa de Myanmar y las comunidades costeras están ahora más expuestas a los daños de un ciclón. “Los manglares han sido convertidos en terrenos agrícolas y estanques piscícolas. Los asentamientos se han acercado al mar y la combinación de la proximidad a los peligros costeros y la ausencia de un bosque protector que actúe como amortiguador ha aumentado los riesgos de las población en muchos países, incluyendo Myanmar”, afirmó Jan Heino, Subdirector General del Departamento Forestal de la FAO.

La zona de manglares en el Delta del Ayeyarwady, gravemente afectada por el ciclón, ocupa ahora algo más de 100,000 hectáreas, menos de la mitad de su extensión en 1975. También resulta preocupante la sobreexplotación de los recursos de los manglares, que ha conducido a una disminución de la densidad de la cubierta forestal.

Las olas provocadas por la tormenta y el consiguiente aumento del nivel del mar llegaron a alcanzar los 3,5 metros de altura. Aunque las barreras porosas como los árboles y bosques costeros no pueden impedir las inundaciones asociadas a esta subida del nivel del mar, la vegetación costera densa e intacta tiene un potencial considerable para reducir el impacto de las olas y corrientes. Los bosques costeros pueden servir de cortavientos para reducir la devastación de las comunidades costeras por los ciclones.

Una zona amplia de bosque con una mayor densidad de tallos, ramas y raíces aéreas proporcionará una mayor protección que un bosque degradado o un bosque en el que los tallos estén muy espaciados o con pocas ramas. La vegetación rasante también es importante el caso de olas más pequeñas.

Debido a la resistencia de las raíces aéreas, los troncos de los árboles y las ramas, los manglares sanos reducen la fuerza de las olas especialmente bien. Los manglares también atrapan y estabilizan los sedimentos y disminuyen el riesgo de erosión costera -que acerca las olas a las zonas habitadas- mediante la disipación de la energía superficial de las olas. Durante el paso del ciclón Sidr que afectó al sur de Bangladesh en noviembre de 2007, los manglares de los Sunderbans desempeñaron un papel clave en la mitigación de los efectos mortales del ciclón. Sin embargo, los manglares no sólo amortiguan los ciclones sino que también son ecosistemas cruciales que albergan biodiversidad y zonas de reproducción para la pesca.

En el futuro, se espera que el aumento del nivel del mar y el incremento de la frecuencia e intensidad de las tormentas como consecuencia del cambio climático suponga un riesgo mayor para las zonas costeras. Todo lo aprendido después del tsunami del Océano Índico de 2004 y los primeros esfuerzos para conservar y rehabilitar los manglares del Delta del Ayeyarwady sugieren que se pueden hacer muchas cosas para mejorar la sostenibilidad del desarrollo costero en la región.

Desaconsejar nuevos asentamientos en las proximidades de la costa y mantener sanos los manglares y otros bosques costeros serán medidas importantes para proteger los activos y poblaciones costeras. Se necesita reestablecer de forma urgente las infraestructuras e instalaciones dañadas y tomar medidas para facilitar una planificación racional de las zonas costeras. El objetivo es mantener su capacidad de resistencia y reducir la vulnerabilidad de las comunidades y ecosistemas costeros.

La planificación costera para impedir la urbanización de zonas vulnerables y el mantenimiento de la vegetación costera como tampón son medidas importantes, aunque no suficientes, para proporcionar protección ante todas las inclemencias meteorológicas. Para salvar vidas en el futuro de ciclones como el Nargis, también se tendrían que poner en marcha medidas necesarias como sistemas de alerta temprana, planes de evacuación, una infraestructura de comunicación y transporte eficaz y refugios para las tormentas.

Contactos:
Alison Small
Oficina de prensa, FAO
alison.small@fao.org
(+39) 06 570 56292
(+39) 348 870 5221 (móvil)

Diderik de Vleeschauwer
Oficina Regional de la FAO para Asia y el Pacífico, Bangkok
diderik.devleeschauwer@fao.org
(+66) 2 697 4126
(+66) 189 97 354 (móvil)

Contacto:

Alison Small
Oficina de prensa, FAO
alison.small@fao.org
(+39) 06 570 56292
(+39) 348 870 5221

Diderik de Vleeschauwer
Oficina Regional para Asia y el Pacífico Bangkok, Tailandia
diderik.devleeschauwer@fao.org
(+66) 2 697 4126
(+66) 189 97 354

Foto: FAO

Las imágenes de satélitoe muestran la destrucción de los manglares en el delta del Ayeyarwady, Myanmar, entre 1995 (arriba) y 2000 (abajo). El color rojo oscuro indica manglares de gran densidad.

envia por correo
Los manglares podrían haber reducido los daños del Nargis
Su destrucción ha expuesto a las comunidades costeras de Myanmar al ciclón
15 de mayo de 2008 - Los manglares podrían haber reducido los daños ocasionados por las olas generadas por el ciclón Nargis en Myanmar, según informó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS