El Comité de Seguridad Alimentaria Mundial planifica la supervisión de las actividades para alcanzar los objetivos de la Cumbre


El 23º período de sesiones del Comité de Seguridad Alimentaria de la FAO (CSA) concluyó el 18 de abril, tras cuatro días de discusión centrada en las medidas iniciales necesarias para cumplir el propósito primordial de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA): reducir por lo menos a la mitad la cantidad de personas desnutridas del mundo para el año 2015.

La localización del hambre en el mundo es el primer paso para ayudar a los más necesitados

Este Comité, que desempeñó una importante función en la preparación de la Cumbre celebrada el pasado mes de noviembre, ahora tiene que definir cómo se va a supervisar la aplicación del Plan de Acción de la CMA y cómo se va a informar de su desarrollo. Asistieron a esta reunión 109 representates de países miembros y 44 de países observadores, organizaciones internacionales y ONG, y su dirección estuvo a cargo de Pedro Medrano Rojas, representante permanente de Chile ante la FAO.

Uno de los elementos principales de la estrategia posterior a la Cumbre es el Sistema de localización e información de la inseguridad y vulnerabilidad alimentarias (FIVIMS), que está en proceso de elaboración con el propósito de establecer dónde se encuentran las personas que padecen hambre. Localizar el hambre es un factor clave para dar un seguimiento eficaz a la Cumbre, ya que permite que la ayuda alimentaria y el apoyo técnico se dirijan a quienes más lo necesitan. El CSA sometió a consideración un plan de trabajo para crear este sistema, elaborado por una consulta técnica de la FAO que se llevó a cabo el pasado mes de marzo. Ahí se destaca que el proceso de localización debe estar a cargo de los países, y que en él deben participar muy a fondo las autoridades del Estado y el público. En efecto, el Comité reiteró que la responsabilidad principal para aplicar el Plan de Acción de la CMA incumbe a cada uno de los gobiernos.

El Comité reafirmó su apoyo a los objetivos del Programa Especial de la FAO para la Seguridad Alimentaria (PESA), y recibió con beneplácito su formulación en etapas. La etapa experimental se centra en sistemas de control de los recursos hídricos a pequeña escala, intensificación de los sistemas de producción fitogenética, diversificación de la agricultura e identificación, análisis y superación de las limitaciones que impidan incrementar la producción de alimentos, y debe proporcionar resultados que aplicar durante la fase de expansión.

Algunos delegados, si bien confirmaron que el Programa Especial aborda los elementos esenciales de la seguridad alimentaria, expresaron reservas respecto a convertirlo en punta de lanza de las actividades de la FAO posteriores a la Cumbre, o en matriz de coordinación de todas las actividades de campo de la FAO. Con todo, al reconocer la importancia del PESA para alcanzar los objetivos de la Cumbre, muchos delegados solicitaron que se extienda enseguida a todos los países de bajos ingresos con déficit de alimentos (PBIDA), e hicieron un llamamiento a los países e instituciones donantes para que aporten ayuda financiera al programa. El PESA actualmente está en fase operativa en 18 países.

Respecto al punto del programa referente a la nutrición, el Comité discutió la contribución a la seguridad alimentaria de los alimentos que se venden en la vía pública, que ponen alimentos a disposición del público y son a la vez una fuente de ingresos. Los aperitivos y alimentos preparados se han convertido en parte importante del régimen alimenticio y de la economía de las ciudades. El Comité reconoció la necesidad de que se establezcan reglamentos para garantizar la calidad e higiene de estos alimentos, y sea posible promoverlos como alimentos sanos, y apoyó las actividades de la FAO encaminadas a proporcionar asistencia técnica, capacitación y formación para los productores y vendedores de esta clase de alimentos, así como para las autoridades locales.

12 de mayo de 1997

Más información:

 


 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO,1997