Energía solar para el desarrollo rural


  a

Senegal: tablero solar para hacer funcionar una bomba de agua y regar el huerto con agua del río que aparece al fondo
Senegal/18814/I Balderi

Madagascar: tablero solar en un centro público de salud, recientemente dotado de un equipo fotovoltaico para iluminación y refrigeración de medicamentos y vacunas con energía solar
Madagascar/17414/H. Wagner

p

Casi dos mil millones de personas de los países en desarrollo -una tercera parte de la población mundial- carecen de acceso a la electricidad. Los principales recursos energéticos a disposición de millones de familias rurales siguen siendo la leña, los residuos agrícolas, la fuerza humana y los animales de tiro.

Es fundamental encontrar otras fuentes de energía, a la vez económicas e inocuas para el medio ambiente, con el fin de incrementar la productividad agrícola y mejorar la calidad de vida de las comunidades rurales. Una nueva publicación de la FAO, titulada "Energía solar fotovoltaica para la agricultura y desarrollo rural sostenibles", indica que los sistemas fotovoltaicos de energía solar pueden ofrecer parte de la solución.

Encontrar el nicho correcto

El informe explica que los sistemas fotovoltaicos siguen siendo relativamente costosos y, por lo tanto, no constituyen "una panacea para resolver todos los problemas de pobreza rural", si bien entrañan muchas posibilidades de proporcionar ciertas aplicaciones específicas de extrema importancia.

"Los sistemas de energía solar, además de la energía eólica y otras aplicaciones de energía renovable, son la única solución técnicamente viable para suministrar la energía necesaria a las comunidades rurales aisladas", afirma Gustavo Best, Coordinador Principal de Energía de la FAO. "Pequeñas cantidades de energía pueden representar una gran diferencia al mejorar la vida rural, incrementar la productividad agrícola y crear nuevas oportunidades de ganar ingresos".

Actualmente la energía solar se usa más que nada para iluminación, radio y televisión en el ámbito doméstico. Al ampliarse el horario en que se disfruta de luz, hay más tiempo para realizar actividades productivas. Esto ha beneficiado en especial a las mujeres y los niños, que pasan más tiempo en casa. La extensión de la iluminación permite a las mujeres llevar a cabo actividades como la costura, la elaboración de cestas y de artesanías, y a los niños seguir estudiando cuando ya ha oscurecido.

Pero no se ha aprovechado del todo el potencial de la energía solar para incrementar la productividad agrícola ni para el desarrollo rural en general. Con un medio económico e institucional propicio, los sistemas de energía solar podrían mejorar considerablemente la atención médica y los servicios escolares, el suministro de agua para consumo humano, para irrigación y abrevaderos, así como para la preparación de alimentos y su refrigeración, servicios veterinarios, comunicaciones y turismo. Además también ofrecen posibilidades en el ámbito de las actividades no agrícolas (restaurantes, cines, talleres técnicos y artesanales, etc.), al permitir utilizar herramientas eléctricas, equipo de cocina, teléfonos y otros aparatos.

Obstáculos al éxito

En comparación con la energía que se obtiene de los combustibles fósiles, los sistemas de energía solar son flexibles, requieren poco mantenimiento y son benignos para el medio ambiente, aunque tienen limitaciones. "La mayoría de los campesinos desfavorecidos de subsistencia en general no pueden permitirse adquirir sistemas solares", dice en el documento. Es más, las baterías para almacenar electricidad solar pueden ser costosos y problemáticos, requieren un sistema de respaldo para la noche y los días con poca luz, y la eliminación de las baterías constituye un peligro para el medio ambiente.

Los obstáculos institucionales son todavía más difíciles: los elevados costos iniciales aparejados a la falta de mecanismos de financiación se traducen en bajos volúmenes de ventas, y la cadena relativamente larga que va del productor de tableros solares al usuario final se traduce en costos de transacción elevados. Estas son las razones más importantes de la falta de infraestructura y compromiso político. Este círculo viciosos ha hecho que haya poco interés en los sistemas de energía solar, tanto entre los usuarios rurales como entre muchos inversionistas.

Potencial de las aplicaciones de la energía solar

Pero hay posibilidades de superar los obstáculos económicos e institucionales para que la energía solar tenga éxito. En Kenya, pese a los desfavorables impuestos y políticas arancelarias que favorecen a los recursos energéticos convencionales, como el keroseno y otros combustibles fósiles, se han instalado de 50 mil a 70 mil sistemas solares domésticos. Esto demuestra cómo el sector privado puede establecer bien un mercado al llegar al sector rural al que no presta servicio una compañía de luz monopólica. Y en Indonesia, el Gobierno y fondos institucionales de donantes apoyan un mercado próspero de sistemas de energía solar.

Para explotar plenamente el potencial de la energía solar se requieren diversos cambios institucionales en el sector de la energía:

  • Los bancos rurales y agrícolas deben crear las condiciones para facilitar préstamos para adquirir sistemas de energía solar.
  • Debe crearse mayor interés entre los inversionistas privados en los sistemas de energía solar.
  • Sobre todo, los sectores de la energía, la agricultura, la educación y la salud deben colaborar para promover la tecnología solar, mejorar la infraestructura de mantenimiento y servicio y crear mercados sostenibles para la producción, utilización y financiación de los sistemas de energía solar.

En los últimos 20 años se ha avanzado considerablemente en cuanto al suministro de electricidad a la población. En 1970, el 23 por ciento de la población rural ya tenía acceso a la electricidad; en 1990, la proporción casi se había duplicado, al 44 por ciento. Gran parte de este avance se ha logrado ampliando el alcance de la red eléctrica convencional de los países.

Con todo, conectar a las comunidades rurales con estas redes no es económico, se requieren cuantiosos subsidios públicos y no siempre se traduce en los beneficios previstos. El informe señala que, en general, "el éxito de la electrificación rural viene después del desarrollo socioeconómico y lo apoya, y no al contrario".

Actualmente se están incorporando sistemas de energía solar en los grandes programas de electrificación de las zonas rurales en todo el mundo, donde "su carácter más reducido, modular, los vuelve en particular adecuados para las poblaciones distantes y dispersas, cuya demanda de energía es poca y no está concentrada".

24 de octubre de 2000

  

Gustavo Best, entrevistado por Enrique Yeves, Servicio de radio y televisión de la FAO, sobre energía solar en las zonas rurales (3'20"). En Mp 3 (1,520Kb para ser descargado) y en Realaudio (Instant play, 412Kb)

Más información


Para escuchar nuestros archivos, necesita
para RealPlayer
para QuickTime y mp3

 

Página inicial de la FAO 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2000