Asesoría a campesinos en Lesotho

Photo Mampone Makhetha practica lo que predica. La Sra. Makhetha, como extensionista o asesora agrícola de un proyecto de la FAO en Lesotho, África meridional, va de una explotación agrícola a otra difundiendo el mensaje de la agricultura de conservación. Explica que este método de producir cultivos intercalados de invierno y verano proporciona una cubierta constante de protección al suelo. Y ella puede indicar su propio encantador huerto modelo donde cultiva papas, calabazas, frijol, frutales y flores, para demostrar que una cubierta constante evita que el suelo se deslave hacia las hondonadas profundas que trazan cicatrices en el paisaje de este pequeño país montañoso.

La Sra. Makhetha ha trabajado mucho para obtener y aplicar el conocimiento que actualmente enseña a su vecinos. Estudió dos años para obtener un diploma de extensionista en una universidad agrícola. Además puso en práctica otras medidas para detener la erosión de su huerto, construyó muros de contención de piedras y sembró árboles para sujetar la preciosa capa superior del suelo. Entre sus actividades agrícolas y de extensión, la Sra. Maketha se da tiempo para educar a dos hijos y vender sus hortalizas a sus vecinos con una buena ganancia.

“Mis vecinos dicen que mi huerto luce muy bien, pero no saben cómo hacer todo el trabajo necesario, tendrían que contratar a alguien”, explica la Sra. Makhetha. Puede resultar sorprendente, pero en esta parte de África, donde se deja pastar libremente el ganado en la anchura del paisaje, a menudo los campesinos no cultivan hortalizas porque no pueden permitirse adquirir cercas que protejan las parcelas de las vacas y las cabras que andan sueltas. La Sra. Makhetha está demostrando que las hortalizas pueden proporcionar una dieta sana y otra fuente de ingresos.

Esta dinámica extensionista se burla de otro temor manifestado por sus vecinos: que si siembran hileras de árboles para contener la erosión causada por el viento, crearán un sitio donde se oculten los ladrones. “Creo que cuando los ladrones quieran robar, van a robar, con árboles o sin ellos”, añade pensativa.

Hija de un campesino que “hacía las cosas a la antigua”, Mampone Makhetha comprende que las ideas nuevas necesitan tiempo para crecer. Por su parte, quisiera probar otras técnicas sugeridas por un proyecto de la FAO, inclusive la construcción de un tanque para recoger el agua pluviana del techo de su casa, y tomar las medidas necesarias para reclamar una hondonada que señala los límites de su huerto. También quisiera retirarse algunos años para dedicarle más tiempo a sus hijos. Mientras tanto, su conocimiento de los métodos tradicionales y de los innovadores la convierten en defensora eficaz y elocuente del cambio.

Más información:


>

  FAO Home page 

>

  Búsqueda

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO,1996