La reanudación de la guerra civil en Angola: peligro de desnutrición generalizada


Tras el derrumbe del proceso de paz, la guerra civil de Angola æentre el ejército del gobierno y los rebeldes de la UNITAæ se reanudó con plena intensidad el pasado mes de diciembre, por lo cual más de un millón de personas ha tenido que abandonar sus hogares.

Después de casi 25 años de guerra, el número total de personas internamente desplazadas en Angola ha llegado a 1.7 millones. Casi todas esas personas son familias campesinas que han abandonado el campo para buscar seguridad en las ciudades costeras y en las capitales de las provincias. Las provincias centrales de Bie, Huambo del norte, Malange y el este de Kuanza Sul, así como el nordeste de Moxico y el norte de Huila, han sido las más afectadas. Las capitales de esas provincias, hinchadas por las oleadas de familias campesinas desplazadas, se están quedando cada vez más aisladas conforme se cierran los caminos debido al conflicto.

Un Informe especial conjunto de la FAO y el PMA, presentado a raíz de un viaje a ese país de evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos, indica que el riesgo de que la desnutrición se propague en esas zonas es elevado, y advierte que empeorará la escasez de alimentos en los próximos meses.

El conflicto ha perjudicado gravemente la producción agrícola. Según el informe, la producción de yuca apenas si ha disminuido, pero la de cereales se ha reducido más de 10 por ciento y la de porotos más de 20 por ciento.

La reanudación de la violencia ocurrió cuando había terminado la mayor parte de la siembra de la temporada, pero como muchas fincas están abandonadas, se anticipa una cosecha escasa. Los soldados saquearán muchas de las cosechas o se echarán a perder en los campos. Los agricultores que consigan recoger sus cosechas, afrontarán enormes dificultades y riesgos al tratar de comercializar sus productos.

El informe considera que Angola necesitará unas 180 mil toneladas de ayuda alimentaria de urgencia hasta abril del año próximo. Por el momento, sólo se ha comprometido la donación de 56 mil toneladas. Para impedir que miles de familias angoleñas padezcan de desnutrición, hace falta encontrar otras 124 mil toneladas de ayuda alimentaria.

21 de junio de 1999

 

Más información:


  FAO Home page 

  Búsquedas

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999