Comisión de recursos genéticos para la alimentacíon y la agricultura
Diversidad acuática





SUMERGIDA E INEXPLORADA

 

La acuicultura y la pesca de captura contribuyen de forma decisiva a la seguridad alimentaria mundial y proporcionan importantes oportunidades de sustento e ingresos a muchas familias de pescadores y piscicultores de subsistencia. La riqueza mundial de los recursos genéticos ícticos ofrece al sector de la acuicultura y la pesca grandes posibilidades de continuar mejorando su contribución a la seguridad alimentaria y de hacer frente al desafío de alimentar a una población cada vez mayor. No obstante, a pesar de que se calcula que en 2030 harán falta 40 millones de toneladas de pescado adicionales al año para satisfacer la demanda mundial, las oportunidades que ofrece la diversidad genética íctica están aún, en buena parte, desaprovechadas e inexploradas.

Pesca de captura: Resulta fundamental mantener la biodiversidad acuática, incluida la diversidad genética de los peces, los crustáceos, los moluscos y las plantas acuáticas, en la pesca de captura para garantizar la productividad de las poblaciones de peces, su resiliencia y su capacidad de adaptación al cambio ambiental.

  • La producción de la pesca de captura marina ha aumentado hasta el punto de que apenas existe margen para un mayor crecimiento. Más del 50 % de las poblaciones de peces marinos del mundo están plenamente explotadas, el 17 % están sobreexplotadas y el 8 % están agotadas o recuperándose del uso abusivo.
  • La producción de la pesca continental se ve afectada a menudo por la pesca intensa y, lo que es más importante, por la degradación ambiental y la modificación de las cuencas fluviales, que repercuten en la producción pesquera potencial y en la biodiversidad. En la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio se constató que en las últimas décadas aproximadamente el 20 % de las especies de peces de agua dulce del mundo se han clasificado como amenazadas, en peligro o extintas.


Una revolución azul en el siglo XXI

Aunque el ser humano comenzó a domesticar plantas y animales para su uso en la agricultura hace aproximadamente 12 000 años, más del 90 % de las especies acuáticas que se cultivan actualmente han sido producidas en cautividad (el primer paso de la domesticación) únicamente desde el comienzo del siglo XX. La FAO estima que en todo el mundo se cultivan 560 especies de peces e invertebrados y plantas acuáticos. La mayoría de ellas son muy similares a sus parientes silvestres y muy pocas se consideran verdaderamente “domesticadas”.

La domesticación y el mejoramiento genético contribuirán a los esfuerzos encaminados a incrementar la producción y la productividad, mejorarán el valor nutricional del pescado y aumentarán su resistencia a las enfermedades y su capacidad de adaptarse a condiciones adversas y al cambio de las demandas de los consumidores. No obstante, para aprovechar plenamente el enorme potencial de los recursos genéticos acuáticos es necesario también reconocer y superar:

  • la actual falta de información relativa a las características genéticas, el rendimiento, la ubicación y la accesibilidad de los recursos genéticos ícticos y a las amenazas para su supervivencia;
  • la existencia de programas y sistemas de información nacionales inadecuados en relación con los recursos genéticos acuáticos;
  • la ausencia de un enfoque de políticas y ordenación mundial de los recursos genéticos acuáticos.

El desafío consiste en mantener una base genética amplia para el futuro sin centrarse únicamente en mejorar un número limitado de variedades de peces comercialmente viables.

Acuicultura: La contribución de la acuicultura a la producción mundial de pescado para la alimentación aumentó del 3,9 % en 1970 a aproximadamente el 64 % en 2011 y se espera que siga aumentando. Los recursos genéticos acuáticos son muy importantes para el mejoramiento genético ulterior de las especies acuáticas cultivadas y para el desarrollo sostenible de la acuicultura.

Ecosistemas acuáticos: El aumento de las temperaturas asociado al cambio climático amenaza a las zonas costeras bajas de países tanto insulares como continentales y afecta a la distribución de especies, generando las condiciones favorables para la introducción y la propagación de especies exóticas invasivas y la consiguiente pérdida de biodiversidad acuática, que tendrá efectos potencialmente negativos en el tipo y el tamaño de las captura.

Diversidad genética acuática
La necesidad de la conservación y la utilización responsable

La recolección de recursos genéticos acuáticos ha adquirido carácter de urgencia como consecuencia de las presiones a las que están sometidos los ecosistemas y los hábitats acuáticos del planeta. La conservación de los recursos genéticos acuáticos es difícil, complicada y, a menudo, cara. Los esfuerzos están aumentando: una estrategia posible es el almacenamiento ex situ de los recursos genéticos ícticos en bancos de germoplasma, pero aun así sería necesaria la conservación in situ.

Existen muchas estrategias posibles para gestionar sosteniblemente los recursos genéticos acuáticos. El Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO fomenta la conservación de la diversidad genética acuática, el mantenimiento de la integridad de las comunidades y los ecosistemas acuáticos y la utilización responsable de los recursos acuáticos vivos en todos los niveles, incluido el genético. Los enfoques ecosistémicos del desarrollo de la acuicultura y la pesca de captura responsables también hacen hincapié en la ordenación de los recursos genéticos acuáticos. La FAO cuenta con una larga tradición en el uso de un enfoque ecosistémico en la pesca y en 2007 publicó unas orientaciones técnicas sobre la ordenación de los recursos genéticos en la acuicultura  para apoyar el Código de Conducta para la Pesca Responsable.

Beneficios y riesgos de la tilapia mejorada

La tilapia del Nilo, llamada a menudo el “pollo acuático” porque crece muy fácilmente, es un pez de agua dulce autóctono de África. A comienzos de la década de 1990 se exportaban variedades de Egipto, Ghana, Kenya y el Senegal a Asia, iniciándose así un programa de cría que tuvo un gran éxito y dio lugar al mejoramiento de la población de peces y al aumento de la producción, la mejora de las dietas y el incremento de los ingresos y el empleo en varios países. Es comprensible que los países africanos quieran acceder a las variedades de tilapia mejorada, pero existe un riesgo: si las nuevas variedades de tilapia se escapan de las piscifactorías africanas y llegan al ámbito silvestre, podrían desplazar a la tilapia autóctona o cruzarse con ella. Este cruce podría afectar negativamente a las especies nativas y reducir las posibilidades de avanzar en el mejoramiento genético. Será necesario evaluar exhaustivamente los riesgos que supone cada posible reintroducción teniendo en cuenta tanto el riesgo de erosión genética en los centros de origen de la tilapia como las oportunidades de incrementar los ingresos, el empleo y la seguridad alimentaria entre los acuicultores africanos de ingresos bajos.

La Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura 
Adopción de medidas para identificar y mantener recursos genéticos acuáticos

En 2007, la Comisión pidió a sus Miembros que tomasen medidas para determinar el estado actual de los recursos genéticos acuáticos en el mundo. Mediante la labor realizada por el Departamento de Pesca y Acuicultura de la FAO y la Comisión se llegó a la conclusión de que la valiosa información que puede contribuir a mejorar la ordenación de los recursos genéticos ícticos está desperdigada, se mantiene en diversos formatos incompatibles y a menudo resulta difícil acceder a ella y se archiva de forma deficiente.

Reconociendo la urgencia de la situación, y como primer paso para la elaboración del primer informe sobre el Estado de los recursos genéticos acuáticos para la alimentación y la agricultura en el mundo que se concluirá en 2017, la Comisión ha comenzado a examinar los sistemas de información existentes y elaborará un sistema de presentación de información para las organizaciones nacionales e internacionales más informativo. Dado el aumento del número de especies acuáticas cultivadas, variedades, híbridos y otros recursos genéticos, se necesitan sistemas de información para identificar y determinar sus contribuciones relativas a la producción acuícola. Del mismo modo, la mejora de la información sobre la genética de las poblaciones de peces salvajes debería contribuir a entender mejor cómo pueden conservarse y utilizarse sosteniblemente.

Estado mundial de los recursos genéticos acuáticos para la alimentación y la agricultura

El Estado mundial de los recursos genéticos acuáticos para la alimentación y la agricultura será la primera evaluación mundial basada en los informes nacionales sobre los recursos genéticos acuáticos para la alimentación y la agricultura. En su 14.ª reunión ordinaria, la Comisión decidió que el informe se centraría en las especies acuáticas cultivadas y sus parientes silvestres sujetas a la jurisdicción nacional.

Asimismo, la Comisión determinará y diseñará actividades de cooperación y asociaciones que, conjuntamente con un entorno de políticas favorable, ayudarán a mantener y conservar una amplia base genética en las especies utilizadas en la acuicultura y en sus parientes silvestres. Esta tarea incluirá la cooperación con el Comité de Pesca de la FAO para ampliar los elementos del Código de Conducta para la Pesca Responsable que se centran en la conservación y la utilización sostenible de los recursos genéticos acuáticos.