Recursos de la tierra

Enfoque integrado para la gestión sostenible de la tierra

Landslide in the Machángara watershed: example of a violent erosive process

El uso de la tierra y las prácticas de gestión no sólo tienen impactos en la misma unidad de la tierra y en los usuarios directos de la tierra, sino también en los vecinos cercanos o distantes y en los ecosistemas. Los impactos incluyen los efectos en la productividad de la tierra, la escorrentía, la erosión del suelo y la sedimentación, los movimientos de los nutrientes y los químicos, la contaminación por residuos, por depósitos atmosféricos debido a la quema y a la acción del viento, así como por efectos más amplios de los torrentes, la sequía, las avalanchas y el cambio climático.

Para enfrentarse a estas complejas interacciones y a la necesaria consideración de las prácticas del uso de la tierra a más amplia escala para tratar el terreno, el ecosistema y las dimensiones mundiales, NRLA trabaja estrechamente con otras unidades de la FAO en el desarrollo de enfoques intersectoriales y en la elaboración de diversas noticias y servicios que proporciona la tierra. La FAO sigue las recomendaciones para un enfoque integrado para la planificación y la gestión de los recursos de la tierra y las necesidades específicas identificadas en el capítulo 10 del Programa 21. En colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y otras instituciones nacionales e internacionales, la FAO ha desarrollado un marco mejorado para el desarrollo y la gestión de recursos de la tierra, que trata de la naturaleza en evolución de la gestión integrada de la tierra.

Un enfoque mejorado debe asegurar:

  • El desarrollo de políticas que resultarán del mejor uso y de la gestión sostenible de la tierra
  • El mejoramiento y el fortalecimiento de la planificación, la gestión, la monitorización y los sistemas de evaluación
  • El reforzamiento de instituciones y la coordinación de mecanismos
  • La creación de mecanismos para facilitar el compromiso activo y la participación de comunidades y de personas a nivel local. La planificación y la gestión integrada del enfoque de los recursos de la tierra reconocen que los grados diferentes de participación dependen del contexto; sin embargo, para tener éxito, la participación debe ser interactiva.

El concepto de un ecosistema proporciona un marco valioso para analizar y actuar en los enlaces entre las personas y su medio ambiente. Por esta razón, el Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) ha aprobado el enfoque ecosistémico, y el marco conceptual de la Evaluación de ecosistemas del Milenio (MA) resulta completamente compatible con este enfoque.

El CDB define el enfoque ecosistémico de la siguiente manera: el enfoque ecosistémico es una estrategia para la gestión integrada de la tierra, el agua y los recursos vivientes que promocionan la conservación y el uso sostenible en un modo equitativo. Por lo tanto, la aplicación del enfoque ecosistémico ayudará a conseguir el balance de los tres objetivos del Convenio: la protección, el uso sostenible, y la distribución justa y equitativa de los beneficios provenientes de su utilización de los recursos genéticos.

Un enfoque ecosistémico está basado en la aplicación de metodologías científicas apropiadas enfocadas a niveles de organización biológica, que abarcan la estructura esencial, los procesos, las funciones y las interacciones entre organismos y su medio ambiente. Reconoce que las personas, con su diversidad cultural, son un componente esencial de muchos ecosistemas.

De acuerdo con CDB, el ecosistema de período puede hacer referencia a cualquier unidad en funcionamiento a cualquier escala. Esto no impide que otros enfoques de gestión y de protección, como las reservas de la biosfera, las áreas protegidas y los programas de conservación de las especies únicas u otros enfoques se lleven a cabo bajo políticas nacionales existentes y marcos legislativos; además, se pueden integrar todos estos enfoques y otras metodologías para solucionar situaciones complicadas. El marco conceptual de la Evaluación del Milenio proporciona una estructura de evaluación útil que puede contribuir a la implementación del enfoque ecosistémico del CDB.

El marco conceptual MA está diseñado para evaluar las consecuencias de los cambios en los ecosistemas para el bienestar del ser humano. Esto supone que los componentes centrales del bienestar del ser humano, incluyendo la salud, el material mínimo para una buena vida, la libertad y la elección, la salud, las buenas relaciones sociales, y la seguridad, se pueden vincular con el estado del medio ambiente

La evaluación de ecosistemas del Milenio revisa varios servicios que los ecosistemas proporcionan y cómo estos servicios influyen en el bienestar del ser humano, así como las fuerzas que tienen la capacidad de modificar estos servicios. Más específicamente, se considera que los servicios del ecosistema son los beneficios que las personas obtienen de los ecosistemas.

Pagos por servicios ambientales

El conocimiento de servicios del ecosistema y su mantenimiento requiere conocimientos, organización y capacidad de gestión, así como el diálogo y la negociación entre grupos de usuarios/partes interesadas y los mecanismos de incentivo para sacar el máximo provecho de los recursos. Esto incluye la necesidad para crear oportunidades y para desarrollar nuevos mercados con el fin de financiar un desarrollo más sostenible, por ejemplo, a través de mecanismos de distribución de beneficios y de los pagos por servicios ambientales (PSA).

Este instrumento puede potenciar la conservación y una mejor previsión al regularizar y respaldar los servicios del ecosistema, la base para todos los otros tipos de servicio. Las diferentes opciones de política para la gestión medioambiental existen cuando hay disparidad entre el nivel actual de la calidad medioambiental y uno preferente: las políticas "descentralizadas" (leyes de responsabilidad, cambios en los derechos de propiedad, acción voluntaria), las políticas de "comando y control" (legislación ambiental; por ejemplo, las normas ambientales) y las políticas "basadas en incentivos" (impuestos, subsidios y sistemas de permiso de baja transferible), conocidos como regímenes de "tope y comercio".

To top

Enlaces relacionados y recursos

Publicaciones y documentos relacionados

Payments for environmental services might also benefit many of the more than one billion poor people living in fragile ecosystems.