Recursos de la tierra

Gestión sostenible de la tierra

GST se puede definir como "el uso de los recursos de la tierra, incluyendo suelos, agua, animales y plantas, para la producción de bienes para cubrir las necesidades humanas que cambian, mientras simultáneamente se asegura el potencial productivo a largo plazo de estos recursos y el mantenimiento de sus funciones medioambientales " (Cumbre de la ONU para la Tierra, 1992).

Click onTerrAfrica (2005) ha definido la gestión sostenible de tierras como "la adopción de sistemas de uso de la tierra que, a través de apropiadas prácticas de gestión, permite que los usuarios de la tierra obtengan los máximos beneficios económicos y sociales de la tierra a la vez que mantienen o aumentan las funciones de ayuda ecológica de los recursos de la tierra".

La gestión sostenible de tierras (GST) resulta crucial para la degradación mínima de la tierra, rehabilitar áreas degradadas y asegurar el mejor uso de los recursos de la tierra para el beneficio de generaciones actuales y futuras.

GST se basa en cuatro principios comunes:

• los enfoques manejados por los usuarios de la tierra y participativos;
• el uso integrado de recursos naturales en el ecosistema y los niveles de sistemas de agricultura;
• los múltiples niveles y múltiple participación de partes interesadas; y
• la política objetiva y ayuda institucional, incluyendo el desarrollo de mecanismos de incentivo para la adopción de GST y la generación de insumos a nivel local.

Su aplicación requiere la colaboración y el asociacionismo colectivo a todos los niveles,  usuarios de la tierra, expertos técnicos y responsables de la política, para asegurar que las causas de la degradación y las medidas correctivas sean identificadas apropiadamente, y que la política y el medio ambiente regulador permitan la adopción de medidas de gestión más apropiadas.

GST está considerado un imperativo para el desarrollo sostenible y tiene un papel clave en armonizar los objetivos complementarios, históricamente opuestos, de la producción y el medio ambiente. Por lo tanto, uno de los aspectos más importantes de GST es esta fusión crítica de agricultura y medio ambiente a través de los objetivos comunes: i) mantener la productividad a largo plazo de las funciones del ecosistema (tierra, agua, biodiversidad) y ii) aumentar la productividad (calidad, cantidad y diversidad) de los bienes y servicios, y concretamente la alimentación segura y sana.

Para operar la combinación sostenida de estos objetivos comunes de GST, es esencial comprender los conductores y las causas de la degradación de la tierra y tener en cuenta los asuntos de los riesgos actuales y futuros.

GST engloba otros enfoques establecidos como el suelo y el protección del agua, la gestión de los recursos naturales, la gestión integrada del ecosistema, e involucra un enfoque holístico para conseguir ecosistemas productivos y sanos por la integración de las necesidades y los valores sociales, económicos, físicos y biológicos.

Contribuye al desarrollo sostenible y rural y requiere gran atención en los programas e inversiones a nivel nacional, subnacional y comunitario.

Por lo tanto, necesita un conocimiento de:

  • las características del recurso natural de los ecosistemas individuales y los procesos del ecosistema (el clima, los suelos, el agua, las plantas y los animales);
  • las características socioeconómicas y culturales de los que viven en, y/o dependen de los recursos naturales de los ecosistemas individuales (la población, la composición familiar las creencias culturales, las estrategias de los medios de vida, los insumos, los niveles de educación, etc.);
  • las funciones medioambientales y los servicios proporcionados por ecosistemas sanos (protección de la línea divisoria de las aguas, la conservación de la fertilidad del suelo, la retención del carbono, la mejora del microclima, la protección de la biodiversidad etc.); y
  • las innumerables restricciones y las oportunidades para el uso sostenible de los recursos naturales de un ecosistema para conseguir el bienestar de las personas y las necesidades económicas (por ejemplo, para los alimentos, el agua, el combustible, la protección, los medicamentos, los insumos, la diversión).

GST reconoce que las personas (los recursos humanos) y los recursos naturales de los que dependen directa o indirectamente, se relacionan inseparablemente. En vez de tratar cada uno separadamente, hay que considerar juntos a todos elementos del ecosistema, con el fin de obtener múltiples beneficios ecológicos y socioeconómicos.

Creación de capacidades

La FAO ayuda a países miembros en una amplia gama de tecnologías complementarias de GST y de enfoques, a través de la formación, la información, las comunicaciones, los instrumentos y el equipo, los servicios consultivos para el fortalecimiento institucional, las reformas de política y la programación nacional.

La FAO ha introducido y ha promocionado una gama de programas de GST y de enfoques, como las escuelas de campo para agricultores, la protección de la agricultura, enfoques de sistemas de captación y cultivo para la gestión integrada de tierras y aguas y mejorar la agricultura de la tierra, la gestión de los terrenos y la planificación local de la tierra, el manejo integrado de tierras y plagas (MIPP) y la gestión sostenible de bosques.

La FAO también está realizando varios proyectos, financiados por FMAM, que tratan las cuestiones de la degradación de la tierra transfronteriza, incluyendo: la gestión integrada de las tierras altas de Fouta Djallon (dirigida por el Departamento Forestal, de la FAO), proyectos de SIPAM (dirigidos todos por la División de Tierras y Aguas), el Programa de Gestión de los Agrosistemas Transfronterizos para la cuenca de Kagera, y Usar los enfoques de la escuela de campo para agricultores para superar la degradación de la tierra en áreas de agricultura pastoral de Kenia oriental.

Sitios y herramientas principales