Español || Français
      AQUASTAT Home        About AQUASTAT     FAO Water    Statistics at FAO

Featured products

Main Database
Dams
Global map of irrigation areas
Irrigation water use
Water and gender
Climate info tool
Institutions

Geographical entities

Countries, regions, river basins

Themes

Water resources
Water uses
Irrigation and drainage
Wastewater
Institutional framework
Other themes

Information type

Datasets
Publications
Summary tables
Maps and spatial data
Glossary

Info for the media

Did you know...?
Visualizations and infographics
SDG Target 6.4
KWIP
UNW Briefs
     

Read the full profile

Colombia

Medio ambiente y salud

Los vertimientos de materia orgánica biodegradable a los recursos hídricos, expresados como DBO, provienen principalmente de vertimientos domésticos y de actividades industriales como la producción de alimentos y bebidas; la industria petroquímica, la fabricación de pastas celulósicas, papel y cartón; la producción de abonos; y el curtido y preparación de cueros entre otras. El origen de la contaminación agrícola se atribuye en esencia al sector cafetero el cual es relevante en la economía nacional, dado que el beneficio tradicional o húmedo del café aporta una carga importante de este contaminante. La carga total de DBO durante el 2008 se estimó en 729 300 toneladas, concentrándose los vertimientos en los ríos de las subzonas hidrográficas asociadas a Bogotá, Medellín, Cartagena, Cali, Barranquilla y Miranda (Cauca). Por otra parte la carga total de la demanda química de oxígeno (DQO) vertida a los cuerpos de agua durante el 2008 se estimó en 1 618 200 toneladas. El vertimiento de sólidos totales en suspensión (SST) se consideró en 1 114 700 toneladas. El aporte de SST tiene su origen en causas naturales así como en la erosión del suelo causada por las labores agrícolas de arado y labranza y la remoción de cobertura vegetal con fines de urbanización. Los vertimientos de mercurio procedente del beneficio del oro y la plata en la minería se consideran sustancias peligrosas representativas, lo mismo el uso e intensidad de aplicación de agroquímicos en las etapas de cultivo y la cantidad de químicos usados en el procesamiento y transformación de la coca (IDEAM, 2010).

La carga vertida a las fuentes de agua para el año 2008 fue de 117 000 toneladas de nitrógeno total (NT) y de 29 400 toneladas de fósforo total (PT), siendo una fuente importante el uso de fertilizantes en la agricultura. La demanda de fertilizantes en el 2008 fue aproximadamente de 2.6 millones de toneladas en presentación sólida y de 20 695 000 litros en formulaciones líquidas, en su mayor parte compuestos NPK. El volumen de plaguicidas usado por tipo fue de 11 768 toneladas y 16 238 000 litros para herbicidas; 11 602 toneladas y 732 000 litros para fungicidas; 3 512 toneladas y 4 664 litros para insecticidas; 9 169 toneladas y 8 861 litros para otros plaguicidas o coadyudantes (IDEAM, 2010).

En relación con el impacto negativo sobre el suelo, en Colombia el proceso de salinización de los suelos obedece tanto a causas naturales como antrópicas debido a un deficiente manejo de los mismos con prácticas agrícolas inadecuadas. Las zonas con mayor cantidad de suelos salinos se encuentran ubicadas en el ecosistema seco del Caribe, en los valles interandinos del Magdalena y Cauca, altiplanos y en general región Caribe y Pacífica. Se estima que de los suelos del país 63 900 km2 (5.6 por ciento del territorio nacional) corresponden a áreas salino/sódicas, 31 770 km2 (2.8 por ciento) en áreas con grado alto de intensidad del proceso; 26 400 km2 (2.3 por ciento) en áreas con grado de intensidad moderado y el resto del país (89.3 por ciento) con grado de intensidad bajo o nulo al proceso de salinización (Ministerio del Medio Ambiente e IDEAM, 2002).

Más de un 80 por ciento de Colombia se considera húmedo o superhúmedo, razón por la cual existe una gran incidencia de enfermedades relacionadas con este tipo de zonas. Entre las enfermedades significativas relacionadas con el agua que afectan a la población colombiana se encuentra el cólera, la fiebre tifoidea y la hepatitis A. En Colombia, la epidemia del cólera se inició en 1991 en la Costa Pacífica, y siguió los cauces de los ríos Magdalena y Cauca; entre 1991 y 1992, las tasas de incidencia fueron de 51 y 40 casos por 100 000 habitantes respectivamente; desde entonces la tasa ha disminuido progresivamente. En 1999, se registraron 13 casos, entre 2000 y 2003 no se reportó ningún caso, en 2004 se reportaron 5 casos procedentes de Nariño, y desde el año 2005 hasta el 2010 no se han reportado más casos confirmados (INS, 2011a). Respecto a la fiebre tifoidea en el 2008, la región que más casos reportó fue la región occidente, con los departamentos de Valle, Cauca y Chocó, seguida de la regional costa pacífica, con los departamentos de Sucre y Bolívar. Para el año 2009 se confirmaron 102 casos de fiebre tifoidea, el mayor número de casos se presentaron en los departamentos de Meta con 33 por ciento, Antioquia con 21 por ciento y Norte de Santander con 18 por ciento (INS, 2011b). Colombia está clasificada entre los países con alta a moderada endemia de hepatitis A, sin embargo, la variación en el número de casos es muy amplia existiendo áreas de alta y baja endemia dentro del territorio nacional. En el año 2005 se registraron 2 765 casos; en 2006 4 202 casos; en el año 2007 8 710 casos, en el año 2008 8 953 casos y para el año 2009 se confirmaron 6 987 casos. Los departamentos con mayores proporciones de incidencia fueron Amazonas y Sucre (INS, 2011c).

     
   
   
             

^ go to top ^

       Quote as: FAO. 2016. AQUASTAT website. Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO). Website accessed on [yyyy/mm/dd].
      © FAO, 2016   |   Questions or feedback?    [email protected]
       Your access to AQUASTAT and use of any of its information or data is subject to the terms and conditions laid down in the User Agreement.