Español || Français
      AQUASTAT Home        About AQUASTAT     FAO Water    Statistics at FAO

Featured products

Main Database
Dams
Global map of irrigation areas
Irrigation water use
Water and gender
Climate info tool
Institutions

Geographical entities

Countries, regions, river basins

Themes

Water resources
Water uses
Irrigation and drainage
Wastewater
Institutional framework
Other themes

Information type

Datasets
Publications
Summary tables
Maps and spatial data
Glossary

Info for the media

Did you know...?
Visualizations and infographics
SDG Target 6.4
KWIP
UNW Briefs
     

Read the full profile

Mexico

Recursos hídricos

Recursos hídricos renovables

La precipitación media anual en México es de 758 mm, que suponen un volumen de agua en todo el territorio de 1 489 km3. De este volumen total, cerca del 72.5 por ciento se pierde en evapotranspiración y evaporación directa de las masas de agua y vuelve a la atmósfera, 350 km3 escurre por los ríos o arroyos, y 150 km3 se considera agua subterránea renovable de los cuales 91 km3 se infiltra al subsuelo de forma natural para recargar los acuíferos, haciendo un total de recursos hídricos internos renovables anuales (RHIR) de 409 km3 (Tabla 2). Estos recursos hídricos se encuentran repartidos de una forma desigual en el territorio mexicano, lo que da lugar a variaciones significativas de las disponibilidades de agua según regiones. El 50 por ciento del escurrimiento superficial se genera en el sureste, en tan sólo el 20 por ciento del territorio, mientras que el norte, que abarca el 30 por ciento del territorio, genera sólo el 4 por ciento de dicho escurrimiento.


El flujo de entrada en el país es igual a 53.315 km3/año. Las entradas anuales desde Guatemala son de 47.895 km3, de las cuales 0.261 km3 desde Candelaria, 0.397 km3 desde Coatán, 43.82 km3 desde Grijalva-Usumacinta, 0.864 km3 desde Hondo y 2.553 km3 desde Suchiate. Las entradas desde los Estados Unidos de América son de 5.420 km3, de las cuales 0.74 km3 desde Río Bravo/Grande y 4.68 km3 desde Río Colorado. De estos 4.68 km3, 1.850 km3 están asegurados mediante el tratado de 1944. El flujo natural de salida es de 19.142 km3. El flujo de salida anual del Lacu (un afluente del Usumancinta) hacia Guatemala es de 18.71 km3. El flujo de salida anual a través del Río Bravo/Grande hacia los Estados Unidos de América es de 0.432 km3, los cuales están asegurados mediante el tratado de 1944. Por lo tanto, los recursos hídricos renovables totales son iguales a 461.883 km3 (409+53.315-0.432).

Se han identificado 1 471 cuencas que se encuentran organizadas en 37 regiones hidrológicas y a su vez se agrupan en 13 regiones hidrológico-administrativas (RHA). Los ríos y arroyos del país constituyen una red hidrográfica de 633 000 km de longitud, en la que destacan cincuenta ríos principales por los que fluye el 87 por ciento del escurrimiento superficial del país y cuyas cuencas cubren el 65 por ciento de la superficie territorial continental del país. Por la superficie que abarcan, destacan las cuencas de los ríos Bravo y Balsas, y por su longitud, destacan los ríos Bravo y Grijalva-Usumacinta. Los ríos Lerma (que desemboca en el lago Chapala), Nazas y Aguanaval pertenecen a la vertiente interior. En la Tabla 3 se presentan los datos más relevantes de los ríos principales del país.



Río Bravo nace en el estado de Colorado y fluye a lo largo de 3 051 km hasta su desembocadura en el Golfo de México. En el tramo situado aguas debajo de Fort Quitman (Texas) registra un flujo reducido hasta su confluencia con el río Conchos, afluente mexicano. En el punto de unión de los dos ríos, el río Conchos aporta un volumen promedio equivalente al 70 por ciento del conducido por el río Bravo en ese punto. Otros afluentes importantes del río Bravo son el río Conejos en Colorado (EE.UU.), los ríos Chama y Jémez en Nuevo México (EE.UU.), los ríos Pecos y Devils en Texas (EE.UU.) y los ríos Salado y San Juan en Tamaulipas. Aportes menores dan los afluentes de los ríos San Diego, San Rodrigo y Escondido y el arroyo de las Vacas en Coahuila (CILA, 2005).

El río Balsas es uno de los ríos más largos del país. La fuente más lejana del río Balsas es el pequeño río Zahuapan, un arroyo del estado de Tlaxcala, que se une al río Altoyac en el estado de Puebla. Ya como Altoyac avanza hacia el suroeste y recibe las aguas del río Axamilpa. Al adentrarse en el estado de Guerrero recibe al río Mixteco y al Nexapa. Al recibir al río Tlapaneco da inicio nominalmente el río Balsas, que es llamado a veces río Mexcala en el estado de Guerrero. En la presa de El Caracol recibe al río San Juan. Sigue hacia el este incorporando nuevos afluentes, como los ríos Yextla y El Aguacate, y recibe al río Cutzamala, justo en la frontera interestatal. A partir de aquí y hasta su desembocadura, el Balsas forma la frontera entre los estados de Guerrero y Michoacán. Al llegar a la larga cola del embalse de la presa del Infiernillo recibe al río Grande y al río Cupatitzio. Tras más de 70 km de tramo embalsado llega a la presa Infiernillo y finalmente desemboca en el océano Pacífico.

La región de los ríos Grijalva y Usumacinta, comprende los estados de Tabasco y Chiapas y pequeñas porciones de Campeche. Es una de las zonas ecológicas con más alta diversidad biológica y cultural del territorio mexicano. El río Grijalva nace en las cumbres de la sierra del Soconusco, Guatemala, para luego fluir entre las montañas chiapanecas. Al llegar a Tabasco, cambia su nombre por el de Mezcalapa. Después de recibir el tributo del Pichucalco o Ixtacomitán, el Mezcalapa recibe al río de la Sierra y adopta nuevamente el nombre de Grijalva. Tras esta larga travesía confluye en Tres Brazos con los dos brazos del Usumacinta, 12 km más abajo pasan junto a Frontera y siete km más adelante desemboca al Golfo de México. El Alto Usumacinta marca la frontera entre Guatemala y México. Recorre 200 km a partir de la unión del río Salinas y el río de la Pasión, tributarios que le dan origen en el Gran Petén guatemalteco. El Usumacinta se abre paso entre desfiladeros hasta Boca del Cerro, en el estado de Tabasco. Allí comienza el Bajo Usumacinta y recibe al río San Pedro, el más caudaloso de sus afluentes.

En lo que se refiere a las aguas subterráneas, el país está dividido en 653 acuíferos. En 2000, se detectaron problemas de sobreexplotación en el 17 por ciento de los acuíferos ubicados principalmente en las regiones noroeste, norte y centro-oeste.

Lagos y Embalses

Los lagos y lagunas naturales del país representan una capacidad de almacenamiento de 14 km3. Los principales lagos de México por cuenca propia son: el lago de Chapala con una capacidad de 8.13 km3, el lago de Cuitzeo con 0.92 km3, el lago de Pátzcuaro con 0.55 km3, el lago Catemaco con 0.45 km3, el lago Yuriria con 0.19 km3, el lago Tequesquitengo con 0.16 km3 y el lago Nabor Carrillo con 0.012 km3 (CONAGUA, 2011a).

En México, existen más de 4 462 presas y bordos (pequeñas obras de almacenamiento), de las cuales 667 están clasificadas como grandes presas, según la definición de la Comisión Internacional de Grandes Presas (ICOLD, por sus siglas en inglés). En 2011, la capacidad de almacenamiento de las presas era aproximadamente de 150 km3 (CONAGUA, 2011a). Existen 24 presas con una capacidad mayor de 1 km3, 18 presas con una capacidad mayor de 2 km3, diez presas con una capacidad mayor de 3 km3 y tres presas con una capacidad mayor de 10 km3 (Tabla 4).


En las regiones áridas las presas se utilizan principalmente para riego y en las zonas húmedas para generación de energía eléctrica. Una parte importante de la capacidad de almacenamiento de las presas se destina al control de avenidas.

En la actualidad se está construyendo la presa El Zapotillo, que será la cuarta presa más grande del mundo, y transferirá un volumen cercano a los 120 millones de m3 anuales, de la cuenca del Río Verde a la cuenca del Río Lerma, la cual está sobreexplotada. En noviembre de 2012 comenzaron los trabajos del Acueducto El Zapotillo-Altos de Jalisco-León, Guanajuato, que permitirá el abastecimiento sustentable de agua potable durante los próximos 25 años a 2.4 millones habitantes (Iagua, 2012a, 2012b).

Aguas no convencionales

En 2011 se produjeron 7.46 km3 de aguas residuales municipales y en 2010 se produjeron 6.70 km3 de aguas residuales no municipales (incluyendo la industria) de las cuales se trataron 3.08 km3 y 2.00 km3 respectivamente. El uso directo de agua residual municipal tratada fue de 0.80 km3. Además, también tiene lugar el uso directo de agua residual no tratada. En el uso directo de agua de origen municipal destaca la transferencia de aguas residuales colectadas en las redes de alcantarillado hacia cultivos agrícolas. En una menor proporción se reutilizan dichas aguas en las industrias, así como en las termoeléctricas, como es el caso de la central termoeléctrica de Villa de Reyes en San Luis Potosí y en servicios municipales. En el uso directo de agua de origen industrial destacan las aguas residuales de los ingenios azucareros en el cultivo de caña en el estado de Veracruz (CONAGUA, 2011a).

La producción de agua desalinizada en 2001 se estimó en 19.1 millones de m3.

     
   
   
             

^ go to top ^

       Quote as: FAO. 2016. AQUASTAT website. Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO). Website accessed on [yyyy/mm/dd].
      © FAO, 2016   |   Questions or feedback?    [email protected]
       Your access to AQUASTAT and use of any of its information or data is subject to the terms and conditions laid down in the User Agreement.