Español || Français
      AQUASTAT Home        About AQUASTAT     FAO Water    Statistics at FAO

Featured products

Main Database
Dams
Global map of irrigation areas
Irrigation water use
Water and gender
Climate info tool
Institutions

Geographical entities

Countries, regions, river basins

Themes

Water resources
Water uses
Irrigation and drainage
Wastewater
Institutional framework
Other themes

Information type

Datasets
Publications
Summary tables
Maps and spatial data
Glossary

Info for the media

Did you know...?
Visualizations and infographics
SDG Target 6.4
KWIP
UNW Briefs
     

Read the full profile

Nicaragua

Riego y drenaje

Evolución del desarrollo del riego

La superficie potencial de riego teniendo en cuenta el territorio llano se estima en alrededor de 1.2 millones de ha. Si consideramos también el agua disponible cerca de dicho territorio llano, la superficie potencial de riego a medio y largo plazo se estimaría en 365 120 ha (Tabla 4).


El sector privado inició el riego en 1950 en la planicie del Pacífico con plantaciones de banano y caña de azúcar. El estado promovió el desarrollo del riego a partir de 1980 en favor de cooperativas y grandes grupos organizados de agricultores, para quienes subsidiaba de forma íntegra la construcción, compra de equipos, operación y mantenimiento de los sistemas de riego. Se introdujeron sistemas de riego por aspersión con uso de pivote central. En 1985 el área con infraestructura de riego alcanzó las 82 000 ha y en 1990 llegó a 93 000 ha; correspondiendo 49 000 ha al sector privado y 44 000 ha con participación pública. Dicha superficie de riego se ubicaba en un 76 por ciento en la región Pacífico y en un 24 por ciento en la región Central.

En 1990 el gobierno suprimió los subsidios y liberó el precio de la energía eléctrica, lo cual, aunado a las bajas eficiencias de los sistemas, incrementa los costos operativos causando el abandono de los sistemas y el deterioro del equipamiento de riego por aspersión. Como resultado, las 93 000 ha que operaban en 1991 se redujeron en el siguiente año a 23 000 ha con riego por superficie para caña de azúcar, arroz, banano y cultivos no tradicionales, 50 000 ha que continuaban cultivándose en secano y 20 000 ha que quedaron improductivas. A pesar de los esfuerzos realizados, no se hizo posible el establecimiento de una institución gubernativa responsable de las actividades de riego. Pequeños y medianos agricultores iniciaron en 1991 el cultivo de productos no tradicionales, especialmente en el valle de Sébaco (departamento de Matagalpa). En 1992, las zonas con mayor infraestructura de riego se concentraban en León y Chinandega con 22 870 ha en 129 fincas, abarcando 437 unidades de riego. El Programa Nacional de Riego para Pequeños y Medianos Productores estimó en 1998 la existencia de 61 365 ha con infraestructura de riego (25 000 ha se adjudican al sector público y el resto al sector privado), de las cuales 50 930 ha fueron realmente regadas.

Los sistemas de riego se pueden agrupar en cuatro tipos en función del tipo de productores:

  • El pequeño agricultor de la región Central que utiliza bombeo de fuentes superficiales, aplica riego por gravedad y en menor proporción por aspersión, y cultiva granos básicos y hortalizas.
  • El mediano productor de la región Central y del Pacífico que utiliza bombeo de fuentes superficiales o pozos tubulares para bombear agua subterránea, aplica riego superficial por surcos, y cultiva mayoritariamente arroz y hortalizas.
  • Las agrupaciones corporativas o cooperativas que han recibido los sistemas de riego por aspersión de las fincas estatales y que son los mayoritarios en extensión; riegan por aspersión y cultivan caña de azúcar, arroz y hortalizas.
  • Las grandes empresas privadas que riegan por aspersión y goteo cultivos como banano, caña de azúcar y frutales. Los productores, en general, se asocian en función del cultivo que producen y no como asociaciones de regantes.

La superficie con infraestructura para el riego en Nicaragua en 2011 se estimó en unas 199 086 ha, de las cuales se regaron en dicho año 144 136 ha (Tabla 5).



De las 99 956 ha correspondiente al maíz, frijol rojo, frijol negro, arroz, sorgo rojo, sorgo millón, sorgo blanco, maní, ajonjolí, soya y algodón, alrededor de 65 320 ha utilizan riego por gravedad, 28 696 ha utilizan riego por aspersión y 5 667 ha utilizan riego por goteo. Se desconocen las superficies asignadas a cada técnica de riego para los cultivos de banano, plátano, tabaco y caña de azúcar.

El papel del riego en la producción agrícola, la economía y la sociedad

La superficie total cosechada de cultivos con infraestructura para el riego asciende a 144 136 hectáreas en 2011, de las cuales los más importantes son la caña de azúcar con 63 453 ha (44 por ciento del total), el arroz con 41 643 ha (29 por ciento), el plátano macho con 20 338 ha (14 por ciento) y el banano con 13 458 ha (9 por ciento) (Tabla 5 y Figura 2).


La superficie de arroz de riego es de 41 643 ha con un ciclo de cultivo aproximado de septiembre a abril, mientras que la superficie de arroz de secano es de 28 667 ha, con un ciclo de julio a octubre.

Los costos medios de la puesta en riego de parcela se estimaron en 1990 en 3 570 $EE.UU./ha para sistemas de riego por aspersión públicos y en 2 840 $EE.UU./ha para dichos sistemas privados. No existen datos oficiales de los costos de operación y mantenimiento.

La mujer y el riego

Según el IV Censo Nacional Agropecuario en Nicaragua (CENAGRO), solo el 23 por ciento de los 261 321 propietarios de fincas son mujeres, pese a que ellas representan aproximadamente la mitad de la población (Cruz, 2016).

Según el Sub Programa para el Desarrollo y Reactivación del Riego en Nicaragua (2009-2013) se considera que la participación de la mujer en los proyectos ha generado que estos sean altamente exitosos y mejor administrados con lo cual se logra obtener un mayor impacto positivo en la calidad de la familia de la zona rural (MAG-FOR, 2008).

La provisión del agua es responsabilidad de las mujeres a las que desde pequeñas se les asigna el rol de acarrear el agua (Faune, 1994 y Iagua, 2016).

Estado y evolución de los sistemas de drenaje

No existen datos estadísticos sobre trabajos realizados en materia de drenaje, sin embargo, se sabe de la recuperación de tierras en el valle de Sébaco, en la región Central, utilizando drenes superficiales y limpieza de drenes naturales. Los estudios al respecto ubican en la región del Caribe las áreas con mayores problemas de anegamiento que requieren de drenaje superficial y subterráneo. La región Central presenta problemas estacionales de drenaje durante épocas de lluvias máximas. En 2000, se estimó que 350 000 ha presentan necesidades de drenaje en todo el país.

     
   
   
             

^ go to top ^

       Quote as: FAO. 2016. AQUASTAT website. Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO). Website accessed on [yyyy/mm/dd].
      © FAO, 2016   |   Questions or feedback?    [email protected]
       Your access to AQUASTAT and use of any of its information or data is subject to the terms and conditions laid down in the User Agreement.