English || Français
     AQUASTAT Principal     Acerca de AQUASTAT     FAO Agua   Estadísticas de la FAO

Productos destacados

Base de Datos Principal
Presas
Mapa mundial de superficies de riego
Uso de agua en riego
El agua y el género
Herramienta de info climática
Instituciones

Entidades geográficas

Países, regiones, cuencas hidrográficas

Temas

Recursos hídricos
Usos del agua
Riego y drenaje
Agua residual
Marco institucional
Otros temas

Tipo de información

Conjuntos de datos
Publicaciones
Tablas resumen
Mapas y datos espaciales
Glosario

Info para los medios

¿Sabía que…?
Visualizaciones e infografías
ODS Meta 6.4
KWIP
UNW resumen
     

Versión 2016

Resumen general - América del Sur, Centroamérica y Caribe


Introducción Geografía, clima y población Economía, agricultura y seguridad alimentaria
Recursos hídricos Uso de agua Riego Tendencia Marco institucional Medio ambiente
Perspectivas Principales fuentes de información Tablas resumen Mapas resumen

Economía, agricultura y seguridad alimentaria

La región de América del Sur, Centroamérica y Caribe (ASCC) ha experimentado un gran progreso político, social y económico, lo que ha implicado la disminución de la pobreza y el hambre en la región. La cantidad de habitantes de la región (incluido México) que sufren hambre ha descendido notablemente desde 60.4 millones del periodo 2000-2002 a 38.3 millones en el periodo 2010-2012 (FAO, 2015). Parte del éxito económico de la región se debe a la abundancia de recursos naturales, que van desde minerales y fuentes de energía, incluyendo los recursos de tierras y agua, que ostenta más preponderantemente la subregión de América del Sur. Durante los últimos quince años, la región ha crecido en su participación en el mercado mundial de productos agrícolas, llegando a participar con el 18.4 por ciento del comercio agrícola mundial, a partir de un 11.4 por ciento en 1990 (Willaarts, Garrido y Llamas, 2014). Es muy probable que la región siga siendo un proveedor de calorías a futuro con la demanda de alimentos a nivel mundial proyectada.

El Banco Mundial califica como de ingreso medio a aquellos países cuyo ingreso neto per cápita va entre 1 046 $EE.UU y 12 735 $EE.UU. Gran parte de los países en América del Sur, Centroamérica y Caribe son de ingreso medio, sólo Haití está por debajo de esta categoría, mientras que Chile y Uruguay por encima. A pesar de que esta categorización incluye una variabilidad de casos, ellos se enfrentan a ciertos desafíos comunes. Uno de los cuales es la necesidad de una transformación estructural productiva, pasando del sector primario, como extractores de materias primas, al secundario. Paus (2014) observa que el crecimiento económico a partir del 2000 en la región, se debe a factores de mercado y no a un cambio estructural productivo. Con excepción del El Salvador, Nicaragua y Panamá, todos los países han disminuido el empleo rural, el que ha sido absorbido por la construcción y servicios, pero no se ha trasladado al sector manufacturero. Además del cambio estructural de productividad, la estabilidad macroeconómica e integración financiera internacional y la cohesión social, gobernanza y calidad institucional son otros desafíos para los países de ingreso medio. Entre las brechas principales de los países se encuentra la persistencia de la pobreza, y la baja inversión en infraestructura, que inciden la sostenibilidad del sistema alimentario (Alonso, Glennie and Sumner, 2014).

En 2012, la suma de los productos internos brutos (PIB) nacionales de toda la región fue de 4 500 millones $EE.UU (corrientes), que representó un 7.7 por ciento del PIB Mundial. La región posee un PIB promedio por habitante de 9 219 $EE.UU (Tabla 2). Gran parte de la región es clasificada como de ingreso medio. Bahamas, Trinidad and Tobago, Barbados, Chile, Uruguay, Argentina, Saint Kitts y Nevis, Antigua y Barbuda, República Bolivariana de Venezuela y Brasil, tienen un PIB por habitante de más de 12 000 $EE.UU. En el otro extremo con menos de 4 000 $EE.UU per cápita están El Salvador (3 782 $EE.UU), Paraguay (3 678 $EE.UU), Guyana (3 586 $EE.UU), Guatemala (3 341 $EE.UU), Estado Plurinacional de Bolivia (2 576 $EE.UU), Honduras (2 335 $EE.UU), Nicaragua (1 746 $EE.UU) y Haití (775.5 $EE.UU).

En relación al Índice de Desarrollo Humano (IDH) - donde 1 = más alta y 0 = más baja - en el año 2013, Chile ocupa el lugar 41 en el ranking mundial entre 186 países y el lugar más alto entre los países de la región (0.81), le sigue Cuba (0.81) y Argentina (0.80). En general, los países de la región poseen buenos niveles altos de desarrollo con indicadores en el rango de 0.7 y más. Bajo este rango, se encuentran Paraguay (0.67), Estado Plurinacional de Bolivia (0.66), El Salvador (0.66), Guyana (0.63), Guatemala (0.62), Honduras (0.61), Nicaragua (0.61). Haití es el país de la región que exhibe el IDH más bajo (0.46) con la posición 167 en el ranking mundial. En relación al Índice de Desigualdad de Género (IDG) la región tiene mejores indicadores comparado con otras regiones del mundo. Bahamas, Trinidad y Tobago y Costa Rica, con indicadores de alrededor de 0.3, muestran la mayor equidad de género de la región, mientras que Haití la peor con un índice de 0.6.

En el 2012, el valor agregado de la agricultura contribuyó en promedio con un 6.1 por ciento al PIB de la región. En Centroamérica la participación de la agricultura en el PIB fue cercana al 10 por ciento. Los países de la región con mayor participación de la agricultura en el PIB son Nicaragua (19.85 por ciento), Guyana (18.69), Paraguay (18.11 por ciento), Dominica (16.87 por ciento), Belice (15 por ciento), Honduras (14.61 por ciento), Estado Plurinacional de Bolivia (12.95 por ciento), El Salvador (11.92 por ciento) y Guatemala (11.24 por ciento). Si bien para Haití no se dispone del valor agregado de la agricultura en el PIB en el periodo 2008-2012, previamente había registrado un aporte de 27.92 por ciento en el periodo 2003-2007, siendo el más alto de la región.

Tabla 2. Características de la población

             (a) Toda la región; (b) América del Sur; (c) Centroamérica; (d) Caribe

La superficie cultivada por persona económicamente activa en la agricultura varía entre subregiones siendo mayor en América del Sur con 5.85 ha/persona, en Caribe 1.79 ha/persona, y 1.87 ha/persona en Centroamérica, con un promedio para la región de 4.92 ha/persona (Tabla 1).


Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el «User Agreement».

     
   
   
       
arrow Formato para imprimir
     

^ ir arriba ^

   Citar como: FAO. 2016. Sitio web AQUASTAT. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Accedido el [aaaa/mm/dd].
  © FAO, 2016   |   Preguntas o comentarios?    aquastat@fao.org
   Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el User Agreement.