English || Français
     AQUASTAT Principal     Acerca de AQUASTAT     FAO Agua   Estadísticas de la FAO

Productos destacados

Base de Datos Principal
Presas
Mapa mundial de superficies de riego
Uso de agua en riego
El agua y el género
Herramienta de info climática
Instituciones

Entidades geográficas

Países, regiones, cuencas hidrográficas

Temas

Recursos hídricos
Usos del agua
Riego y drenaje
Agua residual
Marco institucional
Otros temas

Tipo de información

Conjuntos de datos
Publicaciones
Tablas resumen
Mapas y datos espaciales
Glosario

Info para los medios

¿Sabía que…?
Visualizaciones e infografías
ODS Meta 6.4
KWIP
UNW resumen
     

Versión 2016

Resumen general - América del Sur, Centroamérica y Caribe


Introducción Geografía, clima y población Economía, agricultura y seguridad alimentaria
Recursos hídricos Uso de agua Riego Tendencia Marco institucional Medio ambiente
Perspectivas Principales fuentes de información Tablas resumen Mapas resumen

Perspectivas para la gestión de los recursos hídricos

Para los países de América del Sur, Centroamérica y el Caribe (ASCC) la gestión del agua y el riego son factores clave en el uso y la conservación de sus recursos hídricos. A futuro en esta región la gestión del agua para la agricultura, tendrá en cuenta la rehabilitación y modernización de la infraestructura de riego y drenaje, el aumento de la eficiencia del uso del agua y la productividad, la introducción de cultivos que requieren menos agua y el cambio de los patrones de cultivo, la rehabilitación y la construcción de nuevas represas, la reutilización de las aguas y desalinización, la gestión integrada de recursos hídricos, el fortalecimiento de los organismos de cuenca y de las organizaciones de usuarios del agua, el fortalecimiento de los servicios de extensión, desarrollo de mejores sistemas de pronósticos, alerta y planes de contingencia para las inundaciones y la sequía, la sostenibilidad ambiental, medidas de ahorro de agua en zonas áridas y semiáridas, entre otras medidas que junto con ampliar la producción agrícola aseguren la sostenibilidad de los recursos tierra y agua.

En los últimos 15 años la región ha capturado el 18 por ciento del mercado mundial agrícola (11 por ciento en 1990), y es muy probable que la región siga siendo un importante proveedor de calorías en el escenario de mediano y largo plazo. En la región, tanto la demanda de alimentos y de agua se incrementará debido a: i) los cambios en los patrones de consumo y uso de la tierra, ii) la creciente demanda mundial de alimentos (9 000 millones para el año 2050), y iii) la variabilidad y el cambio climático. Esto podría llevar a una presión adicional a la expansión de la frontera agrícola con las tensiones sociales, económicas y ambientales. La intensificación sostenible de la agricultura deberá estar en el centro de las políticas relacionadas con el agua. En esto juegan un rol clave los programas de investigación y desarrollo, dado que las soluciones que se avizoran son más propensas a ser ricas en conocimientos que en tecnología (Willaarts, Garrido y Llamas, 2014).

La eficiencia del riego en América del Sur, Centroamérica y el Caribe es de 39 por ciento mientras que la media mundial es de 56 por ciento (Willaarts, Garrido y Llamas, 2014). Hay un gran potencial para aumentar la productividad del agua por el cambio a las aplicaciones de agua más eficientes, especialmente en la agricultura de secano. Globalmente, los rendimientos de regadío son de dos a tres veces mayor que los rendimientos de secano (FAO, 2011). Por lo tanto, un suministro fiable y flexible de agua es vital tanto para cultivo de altos valor como los cultivos de secano.

En Argentina y Brasil se proyecta una expansión de la superficie bajo riego. En Argentina se prevé ampliar la superficie bajo riego a 7 millones de ha en los próximos 10 años. En las zonas áridas la estrategia de incremento productivo promoverá una mejora en la eficiencia global del uso del agua, que actualmente es de 30 por ciento. Por su parte Brasil presenta perspectivas positivas para aumentar la capacidad productiva del sector agrícola. Se estima que en los próximos 10 años la expansión de la caña de azúcar superará al arroz como el cultivo con la mayor demanda de recursos hídricos en el país. La expansión de la caña de azúcar requerirá grandes cantidades de agua para riego en los estados de Goiás, Mato Grosso y Tocantins. Chile se ha planteado extender la superficie regada en 350 000 nuevas ha, con el gran desafío de hacer uso del agua de riego en forma más eficiente y equitativa, optimizando a través de la tecnificación y minimizando las pérdidas; asimismo, mejorando el control de la contaminación difusa con fertilizantes y pesticidas.

El riego deficitario y sus variantes seguirán ganando espacio a medida que los cultivos respondan positivamente al estrés hídrico controlado en las etapas críticas de crecimiento. El riego localizado y de precisión seguirá aumentando, pero es necesario que los agricultores cuenten con fuentes de agua confiable, además de incluir a la agricultura familiar en su acceso. En Bolivia, por ejemplo, el mayor potencial para un desarrollo inmediato del riego se encuentra en la mejora y expansión de los pequeños sistemas de riego ya existentes. Por lo que el gobierno ha priorizado la rehabilitación y ampliación de los sistemas ya existentes en comunidades deprimidas, a partir de sistemas sencillos de bajo costo por su alto impacto social. De igual modo, Haití ha programado la rehabilitación de sistemas de riego en casi 72 000 ha y la ampliación de 10 000 nuevas ha en el corto plazo. Lo cual está asociado a la reversión de la degradación de suelos mediante cobertura vegetal. El fortalecimiento busca mejorar la autosuficiencia alimentaria al 60 por ciento y aumentar los ingresos de las explotaciones familiares.

Las inundaciones y las sequías seguirán afectando a la agricultura, en particular países y áreas altamente vulnerables, el riego complementario y las prácticas de manejo de suelo y agua sostenibles pueden ayudar a reducir los riesgos relacionados con el cambio climático. El modelamiento y los pronósticos climáticos continuarán en la agenda para una gestión del agua, no sólo para mejorar la eficiencia del uso del agua en la producción agrícola pero también para abordar la gestión del riesgo de desastres y la sostenibilidad ambiental. Los temas incluyen mejores pronósticos estacionales y anuales de las precipitaciones y la disponibilidad de agua y la gestión de las inundaciones y sequías. Los estudios deben ahondar en conocer la capacidad de los acuíferos y su recarga potencial. Para Centroamérica y la zona Andina, en el corto y mediano plazo (2030 y 2050) el déficit de agua se agudizará debido al cambio climático, el cual afectaría negativamente a la seguridad alimentaria, asociado además a la mayor probabilidad de fenómenos hidrometeorológicos extremos.

La reutilización de las aguas residuales domésticas para riego se ha establecido como una práctica común en las zonas peri-urbanas ubicadas en zonas áridas y semiáridas, donde se produce a menudo una intensa competencia por el agua para la agricultura y el uso urbano (Willaarts, Garrido y Llamas, 2014). La investigación debe apuntar a las medidas de seguridad, y desarrollo de tratamientos alternativos de bajo costo, así como la evaluación económica de la reutilización del agua en la agricultura para los agricultores familiares de la región. Sin embargo, se requiere evaluar sus impactos de uso masificado, por cuanto podrían afectar a los usuarios aguas abajo y los flujos de agua de las cuencas en su conjunto.

La sostenibilidad de la agricultura de riego pasa por minimizar sus externalidades, como la salinización y exportación de contaminantes, cuidar la salud del suelo y de las condiciones de cultivo. En este sentido se requiere desarrollar mejor conocimiento de las interacciones hidrológicas entre diferentes sistemas de producción, y a la par avanzar en sistemas de monitoreo, en la contabilidad de la captación y distribución del agua a escalas de cuenca, y los datos sobre los impactos ambientales que deben ser integrados al desarrollo normativo.

Finalmente, hay una necesidad de reorganizar y fortalecer los servicios de asesoramiento a los agricultores, y de renovar los esfuerzos para desarrollar y promover mecanismos novedosos de transferencia de riesgos para los pequeños productores, así como una mejor gestión del agua y las prácticas resilientes y sostenibles.


Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el «User Agreement».

     
   
   
       
arrow Formato para imprimir
     

^ ir arriba ^

   Citar como: FAO. 2016. Sitio web AQUASTAT. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Accedido el [aaaa/mm/dd].
  © FAO, 2016   |   Preguntas o comentarios?    aquastat@fao.org
   Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el User Agreement.