English || Français
     AQUASTAT Principal        Acerca de AQUASTAT     FAO Agua   Estadísticas de la FAO

Productos destacados

Base de Datos Principal
Presas
Mapa mundial de superficies de riego
Uso de agua en riego
El agua y el género
Herramienta de info climática
Instituciones

Entidades geográficas

Países, regiones, cuencas hidrográficas

Temas

Recursos hídricos
Usos del agua
Riego y drenaje
Agua residual
Marco institucional
Otros temas

Tipo de información

Conjuntos de datos
Publicaciones
Tablas resumen
Mapas y datos espaciales
Glosario

Info para los medios

¿Sabía que…?
Visualizaciones e infografías
ODS Meta 6.4
KWIP
UNW resumen
     

Mapa mundial de superficies de riego (GMIA)

Una colaboración entre:

     y     

Introducción Última versión (5.0) Riego por país Metodología
Calidad del mapa Historia Publicaciones Mapa en Google Earth
Mapa interactivo

Metodología

Mapeo de la superficie equipada para el riego

La capa de datos sobre la superficie equipada para el riego se desarrolló combinando estadísticas de riego subnacionales con información geoespacial sobre la localización y la extensión de los sistemas de riego para poder contabilizar la fracción equipada para el riego de cada celda de 5 minutos, lo que se conoce como densidad de riego. La siguiente figura ofrece un esquema de la metodología:

Mapping methodology

A continuación, se aporta una descripción concisa de la metodología de mapeo. Se incluye una descripción más detallada en Siebert et al. (2005) (en inglés).

Se están recogiendo continuamente estadísticas de riego de unidades subnacionales (por ejemplo, distritos, condados, provincias, gobernaciones y cuencas hidrográficas), a partir de encuestas del censo nacional y de informes de la FAO, el Banco Mundial y otras organizaciones internacionales. Para la mayoría de los países, estas estadísticas se refieren a la superficie equipada para el riego. Debido a distintas razones (por ejemplo, rotación de cultivos, escasez de agua o daños en las infraestructuras), la superficie efectivamente regada puede ser menor que la superficie equipada para el riego. Sin embargo, algunos países solo dan información sobre la superficie efectivamente regada en el año del censo. Cuando había estadísticas de varios años, se usaron las más próximas al año 2005. Para ciertos países en los que se consideró que las estadísticas de riego de la base de datos de AQUASTAT eran más representativas, se ajustó la escala de las estadísticas subnacionales recogidas de modo que la suma de las superficies regadas coincidiera con la superficie equipada para el riego registrada en AQUASTAT a nivel nacional.

Para distribuir la superficie regada dentro de las unidades subnacionales, se obtuvieron datos geoespaciales sobre la localización y la extensión de las superficies regadas, digitalizando cientos de mapas de riego obtenidos de informes de la FAO, el Banco Mundial, asociaciones de riego o ministerios nacionales de agricultura. También se utilizó información de distintos atlas e inventarios basados en procedimientos de teledetección disponibles en formato digital. Para la mayoría de los países se usó más de una fuente de información.

Puesto que la relevancia y fiabilidad de los mapas es muy variable, fue necesario decidir qué registro geoespacial se debía usar en cada unidad subnacional. Esto se hizo asignando un nivel de prioridad a cada registro. Solo en los casos en que la extensión de todas las superficies regadas digitalizadas con el máximo nivel de prioridad era menor que la superficie total regada declarada para una unidad subnacional determinada, se entraba a considerar los registros del segundo nivel de prioridad. Este proceso de distribución se repitió con el nivel de prioridad inmediatamente inferior hasta que la suma de las superficies regadas del mapa fue igual a la superficie regada según las estadísticas subnacionales. Se usaron distintos criterios para asignar prioridades a la información geoespacial, por ejemplo:

  • la escala y la fecha de publicación de los mapas;
  • el tipo de mapa (boceto sencillo o dibujo a escala);
  • método de toma de datos para hacer el mapa (mapeo sobre el terreno, inspección o teledetección);
  • si se aportaba solo la localización o también la extensión de los sistemas de riego.

En muchas unidades subnacionales, la falta de información geoespacial sobre el riego hizo necesario el uso de información indirecta para deducir las superficies de la unidad subnacional en las que el riego era probable. Esta información contempla las superficies que ocupan los principales cultivos, o superficies cultivadas en regiones muy áridas. Para las regiones áridas, se usaron también datos de teledetección para corroborar la información de los mapas disponibles. En los casos en que no se disponía de información directa o indirecta sobre la distribución espacial del riego dentro de una unidad subnacional, la superficie regada se distribuyó de acuerdo con uno de estos dos conjuntos de datos sobre la cubierta terrestre global: (USGS-GLCC-2.0 y JRC-GLC2000)

Mapeo de la superficie efectivamente regada y de la superficie equipada para el riego con aguas subterráneas, con aguas superficiales y con fuentes de agua no convencionales

Se recopilaron estadísticas sobre la superficie equipada para el riego con aguas subterráneas, superficiales o de fuentes no convencionales y sobre la superficie efectivamente regada de informes del censo nacional o de bases de datos online, y se complementaron con información sobre los países disponible en la biblioteca de FAO-AQUASTAT, datos recogidos por otras organizaciones internacionales o servicios estadísticos (por ejemplo, Eurostat) o datos tomados de la literatura.

En muchos países hay distintos ministerios implicados en la recogida, proceso y divulgación de información sobre superficie equipada para el riego, superficie efectivamente regada y fuente del agua de riego, por lo que suelen encontrarse distintos años de referencia y estadísticas con distintos niveles de resolución. Se establecieron las siguientes reglas para la selección de las estadísticas usadas para este conjunto de datos y para completar los datos faltantes:

  • Se dio prioridad a las estadísticas con alta resolución, del año de referencia más reciente y con definiciones similares, a no ser que fueran incorrectas.
  • Si las estadísticas sobre la fuente del agua de riego solo estaban disponibles para la superficie efectivamente regada, se asumió que la fracción de la superficie equipada para el riego con agua de las distintas fuentes era similar a la fracción de la superficie efectivamente regada con agua de las distintas fuentes.
  • Si no se conocía la extensión de la superficie equipada para el riego con agua de diferentes fuentes, pero sí se daban datos sobre el uso de agua de riego de diferentes fuentes, se usaron las estadísticas de uso de agua para ajustar las estadísticas de superficie regada (por ejemplo, si el 20 por ciento del uso de agua de riego era de aguas subterráneas, entonces se asumía que también el 20 por ciento de la superficie equipada para el riego se regaba con aguas subterráneas).
  • Si para un determinado país no se conocía la fuente del agua de riego y tampoco había estadísticas sobre el uso del agua disponibles, el porcentaje de la superficie equipada para el riego regada con aguas subterráneas, aguas superficiales o aguas de fuentes no convencionales se estimaba a partir de otros datos, por ejemplo, estimaciones cualitativas de la literatura basadas en inventarios de perforaciones o en la disponibilidad de recursos hídricos.
  • En las zonas con un uso combinado de aguas superficiales y subterráneas se asignó un 50 por ciento a la superficie equipada para el riego con aguas subterráneas y un 50 por ciento a la superficie equipada para el riego con aguas superficiales, si no se indicaba algo diferente.
  • Si había estadísticas sobre la superficie efectivamente regada o sobre las fuentes del agua de riego disponibles para más de un año, se obtuvieron los valores medios de periodos de hasta 5 años en torno al año 2005 para reducir el impacto de las condiciones específicas de un año determinado.

Para la mayoría de los países, los datos aportados a nivel de unidades administrativas subnacionales no se desagregaron más (excepto para algunos países para los que se usaron inventarios de perforaciones). Por tanto, el porcentaje de superficie efectivamente regada o de las distintas fuentes de agua para todos los píxeles que pertenecen a una misma unidad administrativa subnacional tiene el mismo valor.

     
   
   
       
arrow Formato para imprimir
     

^ ir arriba ^

   Citar como: FAO. 2016. Sitio web AQUASTAT. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Accedido el [aaaa/mm/dd].
  © FAO, 2016   |   Preguntas o comentarios?    aquastat@fao.org   
   Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el User Agreement.