English || Français
    AQUASTAT Principal      Acerca de nosotros FAO Agua FAO Tierras y Aguas FAO Recursos Naturales

Productos destacados

Base de Datos Principal
Presas
Mapa mundial de superficies de riego
Uso de agua en riego
Herramienta de info climática
Instituciones

Entidades geográficas

Países, regiones, cuencas hidrográficas

Temas

Recursos hídricos
Usos del agua
Riego y drenaje
Agua residual
Marco institucional
Otros temas

Tipo de información

Conjuntos de datos
Publicaciones
Tablas resumen
Mapas y datos espaciales
Glosario

Info para los medios

¿Sabía que…?
Visualizaciones e infografías
KWIP
UNW resumen
     

Para descargar come PDF (2.6 MB) hacer clic:

Uso de agua en riego


Introducción Calendarios de cultivos regados Necesidades de agua de riego
Extracciones de agua para riego Discusión Conclusiones Tablas y Referencias

Extracciones de agua para el riego

Para poder evaluar el impacto del riego sobre los recursos hídricos, es necesario contar con una estimación del agua que efectivamente se extrae para el riego, es decir, el agua extraída de ríos, lagos y acuíferos para destinarla al riego. Las extracciones de agua de riego suelen exceder con mucho las necesidades netas, debido al agua que se pierde en la distribución desde su origen hasta el cultivo.

Para 118 de los 165 países y territorios de este estudio se dispone de información sobre extracciones de agua obtenida de fuentes nacionales (es decir, no se trata de estimaciones). Para completar los datos faltantes de los 47 países para los que no se dispone de información (o solo de estimaciones), se calcula un ratio entre necesidades estimadas y extracciones reales de agua de riego de aquellos países que sí disponen de estos datos:

Ratio NA = NAR / EAR

donde:  
Ratio NA = ratio de necesidades de agua (eficiencia del riego) (-)
NAR = necesidades de agua de riego al año (m3)
EAR = extracciones de agua de riego al año (m3)

Normalmente se hace referencia a este ratio como "eficiencia en el uso del agua" (FAO, 2012c) en la agricultura o "eficiencia del riego". Sin embargo, existe cierta controversia sobre el uso de esta expresión (Perry and Kite, 2003). La palabra "eficiencia" implica que cuando ésta es baja el agua se malgasta. Y esto no es necesariamente así. La fracción recuperable del agua no consumida se puede usar aguas abajo en el mismo sistema de riego, puede volver al río o puede contribuir a recargar los acuíferos. Por esta razón, en este estudio al hablar del ratio entre las necesidades de agua de riego y el volumen de agua extraída para riego se emplea el término "ratio de necesidades de agua".

El promedio de los ratios de necesidades de agua calculado a nivel subregional o regional posibilita, junto con las necesidades de agua de riego calculadas anteriormente, la estimación de las extracciones de agua de riego para países que no disponen de información completa. Además, esto permite contrastar los datos y su corrección.

Estimación de las extracciones de agua para el riego

Se han recopilado datos sobre la extracción de agua agrícola por país (variable 4250 de AQUASTAT) y sobre la extracción de agua para el riego (variable 4475 de AQUASTAT) a través de las encuestas nacionales de AQUASTAT (FAO, 1995; 1997a; 1997b; 1999; 2000; 2005a; 2009b y 2012a). Por otro lado, se ha realizado una actualización específicamente para este estudio y en algunos casos se han obtenido estadísticas nacionales más recientes. Para una mayor precisión, en los casos en que estaba disponible, se ha usado la extracción de agua para riego en vez de la extracción de agua agrícola, que también incluye las extracciones de agua para ganadería y acuicultura. Sin embargo, puesto que la agricultura es el uso más importante del agua, en ausencia de datos específicos sobre extracción de agua de riego, se asume que la extracción de agua agrícola se refiere únicamente al riego. Además, en la medida de lo posible, se ha seleccionado el dato de extracción de agua correspondiente al año del calendario de cultivo (o el más cercano), de modo que en los cálculos no siempre se usan los valores más recientes.

Tras elegir el año más adecuado para el dato de extracción de agua, se comparó éste con las necesidades de agua de riego calculadas previamente para obtener los ratios de necesidades de agua a nivel de país.

Para asignar un ratio a los países para los que no había datos sobre la extracción de agua agrícola o de agua para riego, o se trataba de datos estimados, se ha usado una aproximación regional en vez de nacional para intentar reducir el alto nivel de incertidumbre de los valores nacionales. De modo que se han calculado ratios de corrección a nivel subregional o regional en los casos en los que había al menos dos ratios nacionales consistentes disponibles. Esto excluye los ratios inferiores al 15 por ciento y superiores al 85 por ciento que se consideran poco consistentes por ser muy bajos o muy altos, y que también se sustituyeron por estos ratios de corrección:

RCr = NARr / EARr

donde:  
r = región
RCr = ratio de corrección para la región
NARr = necesidades totales de agua de riego para los países con datos consistentes solo a nivel regional
EARr = extracciones totales de agua de riego para los países con datos consistentes solo a nivel regional

Estos ratios de corrección subregionales o, cuando no había datos disponibles, regionales, se han asignado a países que anteriormente no contaban con datos sobre la extracción de agua o solo disponían de estimaciones. Se han utilizado para hacer una nueva estimación de las extracciones de agua para la agricultura de regadío por país, dividiendo las necesidades de agua de riego del país por el ratio de corrección asignado. Estas nuevas estimaciones se refieren al año del calendario de cultivo correspondiente. Se indica que se trata de datos obtenidos a través de modelos (con el símbolo "L") en la base de datos de AQUASTAT y en cursiva en la Tabla 4. Los recursos hídricos renovables reales totales de cada país también se presentan en la Tabla 4 y se usan para el cálculo de la presión del riego sobre los recursos hídricos (extracción de agua de riego como porcentaje de los recursos hídricos renovables totales). Los datos y los análisis regionales se pueden consultar en el resumen regional más abajo.

Además de las estimaciones de las extracciones de agua para el riego realizadas anteriormente para poder completar la variable correspondiente [código 4475] de la base de datos de AQUASTAT, los ratios de necesidades de agua también sirven para identificar parejas de datos de necesidades y extracciones de agua de riego inconsistentes y así poder corregirlos.

Corrección de las necesidades y extracciones de agua de riego

El ratio de necesidades de agua identifica parejas de datos de necesidades y extracciones de agua de riego incoherentes. En esta revisión se consideran incoherentes los ratios que estén por debajo del 15 por ciento o por encima del 85 por cierto. En estos casos, los valores de necesidades y extracciones de agua de riego se corrigen con la ayuda de expertos.

Se aplican correcciones a las necesidades de agua de riego (con los ratios de corrección pertinentes) y a sus correspondientes extracciones de agua (como se explica arriba) en las tres situaciones siguientes:

  • Países con una alta variabilidad interanual de precipitaciones (Australia, países de Oriente Medio, Túnez) y con ratios nacionales altos (> 85 por ciento) o bajos (< 15 por ciento): El uso de precipitaciones nacionales medias a largo plazo para el cálculo de las necesidades de agua de riego da lugar en la mayoría de las ocasiones a ratios desproporcionados para un año determinado: ratios altos para un año húmedo y bajos para uno seco. Por ejemplo, la precipitación en Australia fue predominantemente superior a la media en 2010 (ABS, 2011) dando lugar a una media nacional superior al 100 por cien. En estos casos, el ratio nacional se sustituyó por el ratio de corrección correspondiente a su subregión (o región, cuando éste no estaba disponible).
  • Países de climas moderados y ratios nacionales superiores al 85 por ciento (como es el caso de varios países europeos) o inferiores al 15 por ciento: De nuevo, las precipitaciones medias nacionales a largo plazo usadas en el modelo para el cálculo de las necesidades de agua de riego explican la desviación del ratio. En los países de climas moderados, SERDT varía mucho de un año a otro en función de las precipitaciones del comienzo de la primavera. Cuando las extracciones y las necesidades de agua de riego usadas para el cálculo no corresponden al mismo año, la desviación puede ser importante. Otro problema de interpretación en dichos países resulta del volumen real de agua aplicada, que varía según las precipitaciones de primavera y verano. Cuando las precipitaciones estivales son superiores a la media a largo plazo, el riego es simplemente complementario, de modo que el ratio de necesidades de agua que se obtiene es extremadamente alto. En cambio, cuando las precipitaciones son inferiores a la media a largo plazo, se necesita un mayor volumen de agua de riego para compensarlas, de modo que el ratio de necesidades hídricas que se obtiene es extremadamente bajo. En los países europeos, en los que los dos componentes del ratio de necesidades hídricas corresponden al mismo año, cualquier desviación se explicaría por el volumen real de agua de riego. Evidentemente esto supone una limitación en el uso del modelo para el cálculo de las necesidades de agua de riego. En estos casos, el ratio nacional se sustituyó por el ratio de corrección correspondiente a su subregión (o región, cuando éste no estaba disponible).
  • Países con valores muy limitados (< 1 000 ha) de SERDT y SCRDT: Las necesidades de agua de riego calculadas fueron nulas, bien porque la unidad usada (km3, que equivale a 10^9 m3) es demasiado grande para un riego tan limitado, o bien debido a la ausencia de datos georreferenciados. Esto supone otra limitación del modelo usado para el cálculo de las necesidades de agua de riego. En estos casos, el ratio nacional se sustituyó por el ratio de corrección correspondiente a su subregión (o región, cuando éste no estaba disponible).

Además, también se aplica una corrección de la extracción del agua de riego a algunos países africanos:

  • En los casos en que la fracción de SEqRDT representa menos del 50 por ciento de la SEqRtot: Como se menciona en el resumen regional de calendarios de cultivos regados, África es el único continente que tiene estas proporciones tan bajas (Tabla 2a). La superficie de zonas bajas equipadas y de riego por derivación de crecidas solo se encuentra fuera de África en un reducido número de países (Cuba, Kazajstán, Yemen, Georgia, Mongolia, Myanmar, Malasia, Pakistán y Albania) y siempre representando solamente una pequeña fracción de la superficie total equipada para el riego. En los países africanos en los que la SEqRDT es inferior o cercana al 50 por ciento de la SEqRtot, la cifra de extracción de agua de riego se corrigió con respecto a la SEqRDT. Esto se debe a que a menudo los datos obtenidos sobre extracción de agua para riego no solo incluyen SEqRDT sino también las tierras bajas equipadas y a veces incluso el riego por derivación de crecidas.

Los resultados de necesidades y extracciones de agua de riego de los 167 países estudiados se muestran en la Tabla 4 junto con el ratio de necesidades hídricas correspondiente. También se presentan los recursos de agua dulce renovables reales totales para cada país, y se usan para calcular la presión del riego sobre los recursos de agua dulce (extracción de agua para riego como porcentaje de los recursos de agua dulce renovables totales). En esta estimación de la presión sobre los recursos hídricos no se ha considerado el uso directo de fuentes de agua no convencionales, pero sí se hace en el indicador hídrico ODM (en inglés). Los datos y análisis regionales se pueden consultar en la sección "Presión del riego sobre los recursos hídricos".

Presión del riego sobre los recursos hídricos: resumen regional del ratio de necesidades hídricas

Se recopilan y analizan los ratios de necesidades hídricas obtenidos para cada país (Tabla 4) por continente y por agrupación según ingresos (altos, medios y bajos, según la definición de octubre de 2012). Como en el resumen regional de calendarios de cultivos regados, se presta especial atención a los PBIDA y a los PMD (Tabla 5).

En promedio, para los 167 países considerados, se estima que el ratio de necesidades hídricas está en torno al 56 por ciento, variando desde el 23 por ciento en áreas con recursos hídricos abundantes (Centroamérica) hasta el 72 por ciento en el norte de África, donde la escasez de agua genera ratios de necesidades de agua más altos. Además de la disparidad geográfica de la disponibilidad de agua, los ratios de necesidades de agua también pueden depender de la disponibilidad de recursos económicos tal y como demuestra la agrupación según ingresos, con ratios más altos para los ingresos más altos: 48, 56 y 61 por ciento para los países de ingresos bajos, medios y altos respectivamente. Los PMD presentan ratios de necesidades de agua aún más bajos, de tan solo el 50 por ciento. La escasez de recursos financieros puede impedir el adecuado mantenimiento y funcionamiento de los sistemas de riego y el desarrollo de sistemas de riego por los pequeños agricultores, así como el desarrollo de sistemas de riego presurizados (más caros que los sistemas de riego por superficie pero con una mayor eficiencia en el riego en el campo). Por otro lado, los recursos financieros permiten mejorar las capacidades de los regantes y de los responsables de los temas hídricos y el monitoreo de los recursos hídricos, entre otras cosas. Los mayores ratios de necesidades de agua de los países de ingresos altos contrarrestan su menor intensidad de cultivo y su menor proporción de superficies equipadas realmente regadas (como se explica en el resumen regional de calendarios de cultivos regados). A nivel nacional, las variaciones son aún mayores, con ratios de necesidades hídricas que van desde el 18 por ciento al 85 por ciento. Además, la relación con la disponibilidad de agua y los ingresos pierde relevancia, existiendo un grupo de países con estrés hídrico o con altos ingresos que tienen ratios de necesidades de agua relativamente bajos y algunos países con recursos hídricos abundantes o bajos ingresos que tienen ratios de necesidades de agua relativamente altos (véase la discusión sobre las limitaciones de esta revisión).

Se ha estimado que las extracciones de agua de riego alcanzan tan solo el 5 por ciento de los recursos hídricos renovables totales de los 167 países estudiados (Tabla 5). Sin embargo, hay grandes variaciones entre regiones: la región del norte de África destina el 77 por ciento de sus recursos hídricos al riego, y Oriente Medio el 40 por ciento (la península arábiga, una de sus subregiones, el 472 por ciento), mientras que América Latina tan solo usa el 2 por ciento y Europa el 1 por ciento. Únicamente diez países (casi todos de la península arábiga, pero también del norte de África y de Asia central) usaron volúmenes de agua de riego varias veces superiores a sus recursos hídricos renovables anuales para un determinado año. A pesar de la desviación de estos ratios por el uso de volúmenes significativos de fuentes secundarias de agua dulce (agua extraída previamente y devuelta a los ríos y a las aguas subterráneas) y de fuentes no convencionales (uso directo de aguas residuales tratadas o sin tratar, agua de drenaje agrícola e incluso agua desalada para la agricultura) así como de aguas subterráneas fósiles en algunos casos, la situación sigue siendo crítica en estos países. Otros 22 países usaron más del 20 por ciento de sus recursos hídricos, un límite que puede usarse para indicar una situación inminente de escasez de agua. Otros países presentan unas cifras nacionales relativamente bajas, que pueden dar una impresión excesivamente optimista del nivel de estrés hídrico: China, por ejemplo, sufre escasez de agua severa en el norte, mientras que el sur aun cuenta con recursos hídricos abundantes. A nivel local, hay problemas de sobreexplotación de aguas subterráneas renovables en varios países de Oriente Próximo, el norte de África, el sur y el este de Asia, Centroamérica y el Caribe, a pesar de que a nivel nacional el balance hídrico sea positivo.

arrow Discusión


Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el User Agreement.

     
   
   
       
arrow Formato para imprimir
     

^ ir arriba ^

   Citar como: FAO. 2015. Sitio web AQUASTAT. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Accedido el [aaaa/mm/dd].
  © FAO, 2015   |   Preguntas o comentarios?    aquastat@fao.org