FAO.org

Inicio > Asociaciones > Cooperativas y Organizaciones de Productores

Cooperativas y Organizaciones de Productores

Las cooperativas son organizaciones autónomas, basadas en la afiliación. Se basan en los principios de no discriminación y ofrecen una gama de servicios para sus miembros -incluyendo oportunidades de mercado- a la vez que empoderan a todos ellos: mujeres, hombres y jóvenes. Representan un modelo único de empresa con conciencia social. Las cooperativas agrícolas y alimentarias son vehículos importantes para reducir la pobreza y generar empleo, y por lo tanto contribuyen al desarrollo socioeconómico y, en última instancia, a la seguridad alimentaria.

Las cooperativas ofrecen una gama de servicios a sus miembros, en particular el acceso a insumos productivos, mercados de salida, información y comunicación. También les permiten obtener acceso a los recursos naturales y tener voz en la toma de decisiones que influyen en las políticas.

Las cooperativas agrícolas y alimentarias representan una parte importante del sector cooperativo mundial en los países desarrollados y en desarrollo: el 30 por ciento de las 300 cooperativas más grandes pertenecen al sector agrícola. Éstas pueden adoptar gran variedad de formas, desde asociaciones pequeñas y de base, hasta sindicatos, federaciones y cámaras agrícolas. A nivel mundial, las cooperativas tienen más de 1 000 millones de miembros, una gran parte de los cuales se encuentran en el sector de la agricultura.

En Brasil, el 37 por ciento del PIB agrícola se produce a través de las cooperativas; en Egipto, 4 millones de campesinos obtienen sus ingresos estando afiliados a cooperativas; en Etiopía ocurre lo mismo con 900 000 agricultores, y en la India, 12 millones de miembros de cooperativas lecheras recogen todos los días 16,5 millones de litros de leche. En Europa, las cooperativas agrícolas tienen una cuota de mercado de alrededor del 60 por ciento de la transformación y comercialización de productos agrícolas y cerca del 50 por ciento del suministro de insumos.

Las cooperativas pueden crecer y actuar como vehículo para la inclusión y la integración en los mercados de sus miembros sólo si están empoderadas y cuentan con un entorno propicio. Necesitan políticas sensatas, incentivos económicos, un marco jurídico y reglamentario propicio y marcos participativos que les permitan consultar y entablar un diálogo con las diversas partes interesadas, en particular los responsables de la toma de decisiones.

La FAO es el organismo principal que garantiza que las cooperativas agrícolas se reconocen y se mantienen en la agenda internacional. La FAO insta a los gobiernos miembros a establecer entornos favorables que conduzcan a la mejora de los medios de vida de los pequeños productores. Esto incluye: políticas propicias, marcos jurídicos transparentes e incentivos económicos, así como el desarrollo de marcos de consulta para los diálogos relacionados con las políticas entre gobiernos y diversas partes interesadas, incluidas las organizaciones de productores y cooperativas. Estos marcos de consultas tienen por objeto garantizar la representación y la voz de organizaciones de productores y cooperativas en los procesos de toma de decisiones.

El Año Internacional de las Cooperativas

El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, reafirmó el compromiso de la organización para reforzar la asociación con las cooperativas agrícolas y organizaciones de productores, llamando la atención a nivel mundial al proclamar “Las cooperativas agrícolas alimentan al mundo" como tema del Día Mundial de la Alimentación 2012, que se celebró en más de 150 países. En el contexto del Año Internacional de las Cooperativas (AIC) 2012, la FAO se asoció con los otros organismos con sede en Roma -el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA)-, el Comité para la Promoción de la Ayuda de las Cooperativas (COPAC) y otras entidades de las Naciones Unidas, para promover y generar concienciación y comprensión de la función de las cooperativas agrícolas y alimentarias en la generación de empleo, la mitigación de la pobreza y la mejora de la seguridad alimentaria.