FAO.org

Home > Partnerships > News > news article

Países del SICA comparten soluciones a los impactos climáticos en el Corredor Seco Centroamericano


02/07/2019 - 

En el encuentro del 12 al 13 de junio de 2019, que contó con el apoyo de la FAO y el BCIE, también se analizaron acciones institucionales y mecanismos de financiamiento buscando promover la Cooperación Sur-Sur (CSS) entre los países para facilitar el escalamiento de las iniciativas.

Los efectos extremos del clima causan pérdidas de miles de millones de dólares anuales en los países en desarrollo, siendo la sequía uno de los fenómenos que mayores daños causa al sector agropecuario.

El Corredor Seco Centroamericano es una de las regiones más sensibles a la variabilidad del clima del mundo y sufre de forma recurrente los efectos del fenómeno El Niño-Oscilación del Sur (ENOS), afectando al sector agropecuario y a los agricultores que dependen de la agricultura para garantizar sus medios de vida.

“La recurrencia de estos fenómenos hacen indispensable adoptar un enfoque integral de los sectores ambiental, productivo, económico y social que permitan anticipar y hacer frente a estos desafíos, y fortalecer la resiliencia de la población más vulnerable”, afirmó Adoniram Sanches, Coordinador Subregional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para Mesoamérica.

Para ofrecer soluciones integrales que fortalezcan la resiliencia del sector agropecuario, los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) adoptaron la Estrategia agricultura sostenible adaptada al clima 2018 – 2030 (EASAC) y también cuentan con una Política Agrícola Centroamericana.

De acuerdo a Roberto Harrison, Secretario Ejecutivo del Consejo Agropecuario Centroamericano (SE-CAC), la Política Agrícola Centroamericana y la Estrategia Agricultura Sostenible Adaptada al Clima son dos referentes interrelacionados clave para orientar las decisiones relativas al desarrollo agrícola sostenible e inclusivo de la región del SICA.

En este sentido, Roberto Harrison considera que la agenda propuesta en la EASAC es una agenda ambiciosa, orientada al intercambio de experiencias, para explorar las posibilidades de réplica o escalamiento de modelos promisorios e innovadores, con un fuerte componente de gestión del conocimiento, y la previsión de un involucramiento activo del sector productivo.

Con el objetivo de analizar soluciones de desarrollo ante la sequía y otros impactos climáticos, y compartir las experiencias en su implementación a través de la CSS, técnicos de los países del SICA participaron en una reunión que se desarrolló en Ciudad de Guatemala entre los días 12 y 13 de junio.

Durante el encuentro, los participantes también reflexionaron acerca de cómo mejorar la articulación intersectorial e interinstitucional y trabajar conjuntamente en aportar soluciones de mediano y largo plazo en los territorios vulnerables del Corredor Seco, para contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional y reducción de la pobreza rural.

Asimismo, los países debatieron acciones para la mitigación de gases de efecto invernadero y cumplir con compromisos internacionales como el Acuerdo de París, las Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Inversiones de acción climática

La implementación y seguimiento de la EASAC requiere de acciones institucionales y la concertación de los actores clave que faciliten fuentes y mecanismos de financiamiento más eficientes e innovadores para el escalamiento de soluciones de desarrollo.

En este marco, la SE- CAC, la FAO y el BCIE trabajan conjuntamente para contribuir al fortalecimiento de las capacidades para enfrentar esta problemática y para facilitar el acceso a financiamiento a fondos internacionales del clima para varios países de la región.

Un Programa FAO – BCIE impulsa la preparación de propuestas de inversión climática en Honduras, Guatemala y Panamá, las cuales permitirán desarrollar programas de mejora de la resiliencia de los medios de vida de miles de agricultores familiares.