FAO.org

Inicio > Asociaciones > Noticias > news article

Invertir en datos para los ODS: ¿Por qué son importantes los números?


03/07/2019 - 

Las buenas decisiones se fundamentan en información precisa, y la disponibilidad y el uso de datos de alta calidad son vitales para la toma de decisiones en la plena ejecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. A poco más de diez años del 2030, es imperativo acelerar las acciones de transformación que ayudarán a los países a alcanzar los objetivos acordados. Los responsables políticos necesitan mejores datos para formular políticas eficaces, fomentar la inversión, orientar los programas y medir el progreso hacia el desarrollo sostenible.

Las estadísticas constituyen el núcleo de la labor de la FAO. Estas nutren las publicaciones oficiales en todos los ámbitos relacionados con la alimentación, la agricultura y la gestión sostenible de los recursos naturales, incluida la serie emblemática "El estado del mundo". También permiten a la FAO adaptar mejor su apoyo a los países para lograr y medir el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

¿Por qué el logro de los ODS requiere datos de alta calidad?

De acuerdo con las datos disponibles, no estamos en camino de alcanzar la gran mayoría de las metas de los ODS relacionadas con la agricultura sostenible, la seguridad alimentaria y la nutrición. El hambre va en aumento y los recursos naturales están sometidos a una presión cada vez mayor por parte de la actividad humana. Esto sugiere que las medidas tomadas hasta ahora por los gobiernos y la comunidad internacional no han sido suficientes.

Una razón clave para ello es la limitada disponibilidad y uso de los datos pertinentes. Fundamentalmente, se necesitan datos para identificar las limitaciones más apremiantes y diseñar intervenciones específicas. Por ejemplo, los datos ofrecen información esencial sobre los grupos de personas o áreas de un país en los que hay que centrarse. Preguntas como: "¿Qué parte de la población se enfrenta a las limitaciones más graves para acceder a los alimentos?", "¿En qué región del país es más grave la inseguridad alimentaria?", "¿Cuáles son los factores que subyacen a la incapacidad de las personas o los hogares para acceder a los alimentos?", solo pueden responderse con los datos adecuados.

Los datos de calidad son esenciales no sólo para identificar los puntos críticos de intervención, sino también para guiar la acción a lo largo de todo el ciclo de políticas o programas. Los datos ayudan a determinar el alcance apropiado del financiamiento, informan las acciones correctivas cuando una intervención se ha desviado de su curso, y guían las intervenciones futuras basadas en las evaluaciones de intervenciones anteriores. De esta manera, los datos son los "ojos y oídos" de los responsables de la toma de decisiones, maximizando la eficiencia y eficacia de una intervención, y acercándonos a la consecución de los ODS.

¿Qué está haciendo la FAO para mejorar los datos de los países con el fin de seguir los logros de los ODS e informar las decisiones políticas?

En los últimos años, la FAO ha realizado importantes progresos en el desempeño de su función de organismo custodio de 21 indicadores de los ODS: 2, 5, 6, 12, 14 y 15, y de organismo contribuyente de otros cinco indicadores, que representan casi el 10% del marco mundial de indicadores de los ODS. Estos indicadores recogen información sobre el hambre, la inseguridad alimentaria, la agricultura sostenible y el uso sostenible de los recursos naturales.

Aunque la mayoría de estos indicadores son nuevos y no contaban con metodologías acordadas internacionalmente al principio, en abril de 2019 la FAO logró establecer normas y metodologías internacionales para los 21 indicadores de los ODS. Sin embargo, como la adopción de indicadores por los países no es automática, varias iniciativas apoyan actualmente a los países en la adaptación de las herramientas de recopilación de datos disponibles o en la adopción de otras nuevas para poder informar sobre todos los indicadores bajo la custodia de la FAO.

Para apoyar aún más a los países en la creación de su propia capacidad para producir y utilizar los indicadores de los ODS, la FAO ha desarrollado un programa completo de asistencia técnica titulado "Medir los ODS: mejorar los datos de los países para el seguimiento de los logros de los ODS e informar las decisiones políticas". El programa tiene por objeto aumentar la disponibilidad y la calidad de las estadísticas e informar mejor la toma de decisiones sobre los ODS mediante la evaluación y el fortalecimiento de los sistemas estadísticos nacionales existentes, trabajando en estrecha colaboración con otros organismos custodios y socios estadísticos. La FAO está buscando asociaciones para financiar este programa de 21 millones de dólares, el cual es un ingrediente clave en el camino para lograr la Agenda 2030.

¿Por qué invertir en datos para los ODS?

Según una reciente evaluación de las deficiencias de los ODS realizada por la FAO, existe una enorme necesidad de desarrollar la capacidad a nivel nacional para asegurar que los países puedan producir e informar sobre la mayoría de los indicadores en los próximos años. Los resultados iniciales sugieren que el 72% de los países necesitan asistencia externa para producir uno o más de los 21 indicadores bajo la custodia de la FAO.

En general, la financiación de las estadísticas es insuficiente, tanto a nivel nacional como internacional. Si bien los estudios estiman que se necesita una inversión anual adicional en estadísticas de entre 100 y 200 millones de dólares  para supervisar adecuadamente los ODS, menos del uno por ciento de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) se dedica actualmente a las estadísticas. Invertir en mejores datos es fundamental para garantizar que los escasos recursos de ayuda humanitaria y desarrollo se utilicen adecuadamente. Esto es cierto no sólo para las entidades públicas, sino también para las entidades privadas, las organizaciones de la sociedad civil (OSC), las organizaciones no gubernamentales (ONG) y todos los demás agentes que contribuyen al logro del Programa de Desarrollo Sostenible para 2030.

Más información: