FAO.org

Inicio > Apoyo en materia de políticas y gobernanza > Temas de políticas > Cambio climático
Apoyo en materia de políticas y gobernanza
©FAO/Farooq Naeem

Cambio climático

Las condiciones meteorológicas extremas y la variabilidad de las precipitaciones afecta la producción alimentaria y a comunidades rurales de todo el mundo. El cambio climático repercutirá negativamente en los sistemas alimentarios, la nutrición y la salud. Los países en desarrollo y los agricultores en pequeña escala serán los más perjudicados. 

El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también.

La agricultura se debe adaptar al cambio climático para alimentar una población mundial creciente y asegurar un desarrollo resiliente y sostenible. La agricultura sostenible también puede contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura y del cambio del uso de la tierra, y a aumentar el almacenamiento de carbono mejorando la salud de los suelos y de la biomasa vegetal.

La FAO ha estudiado el cambio climático durante décadas, y presta asistencia técnica, datos, estadísticas y desarrollo de la capacidad a los Estados miembros. La Organización ayuda a los países a elaborar sus planes contra el cambio climático, a identificar las opciones de mitigación y desarrollar resiliencia en sus sistemas de producción alimentaria y sus sectores agrícolas, forestales y pesqueros. La FAO fomenta unas prácticas agrícolas, como la agroecología y la agricultura inteligente en función del clima, que permitirán a los productores prosperar en un clima cambiante.

Principales mensajes de políticas

  • Los sectores agrícolas (cosechas, actividad forestal, ganado, pesca y acuicultura) son decisivos en la respuesta global al cambio climático. Para lograr la seguridad alimentaria de forma sostenible, la agricultura debe adaptarse a las condiciones climáticas cambiantes. Al mismo tiempo, el sector ofrece grandes posibilidades de mitigación y de secuestro de carbono para reducir y eliminar los gases de efecto invernadero.
  • Las políticas deben favorecer una transformación a sistemas alimentarios y agrícolas más sostenibles, resilientes y productivos. La coherencia entre los procesos normativos sobre el cambio climático, la agricultura y la seguridad alimentaria es vital para conseguir esta transformación. 
  • El Acuerdo de París sobre el cambio climático representa un compromiso histórico de limitar el incremento de la temperatura media mundial a un nivel claramente inferior a los 2 °C (por encima de los niveles preindustriales). Los sectores agrícolas desempeñarán una función clave en la aplicación de este importante acuerdo. Prueba de ellos es el hecho de que alrededor de un 94 % de los países se mencionaron los sectores agrícolas en sus contribuciones previstas determinadas a nivel nacional.
  • Las políticas y los programas deberían aprovechar la financiación relacionada con el cambio climático como instrumento para impulsar el desarrollo agrícola sostenible y resistente al clima. Los países desarrollados deben alcanzar su objetivo colectivo de movilizar 100.000 millones USD por año en financiación para el clima de aquí a 2020. Como se especificó en el Acuerdo de París, las partes también deben acordar un objetivo de financiación más ambicioso de aquí a 2025.
  • Abordar el cambio climático es fundamental para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de aquí a 2030. El ODS 13, en concreto, exige actuaciones urgentes para combatir el cambio climático y sus repercusiones. Actuar en base al ODS 13 (sobre todo mediante los sectores agrícolas) será decisivo para conseguir el ODS 2, centrado en erradicar el hambre, lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Recursos destacados

Compartir esta página