Apoyo en materia de políticas y gobernanza
©FAO/Farooq Naeem

Cambio climático

El aumento de las temperaturas, los cambios en los regímenes de lluvias y los fenómenos meteorológicos extremos afectan a los sistemas alimentarios, la nutrición y la salud en todo el mundo. Los países en desarrollo y los agricultores en pequeña escala serán los más perjudicados.

La FAO promueve sistemas, incluida la agroecología, y la agricultura climáticamente inteligente.

Las nuevas políticas y prácticas agrícolas pueden alimentar a una población mundial creciente, asegurar el uso sostenible de los recursos naturales, favorecer el desarrollo resiliente y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

La FAO trabaja con gobiernos, productores de alimentos y otras partes interesadas para crear sistemas de producción alimentaria resistentes al clima y reducir el impacto de estos actores en el clima y el medio ambiente. La FAO presta asistencia técnica, datos para la formulación de políticas basadas en hechos comprobados, y fortalecimiento de las capacidades para apoyar a los Estados Miembros en la elaboración de sus planes de clima nacionales y la identificación de opciones para la adaptación al cambio climático y la mitigación de este. La FAO promueve sistemas, incluida la agroecología, para guiar los cambios en las prácticas de los productores de alimentos y para ayudarles a prosperar ante el cambio climático, a la vez que reducen las emisiones de GEI y mejoran la captura de carbono en los agroecosistemas.

Principales mensajes de políticas

  • El sector agrícola (cultivos, actividad forestal, ganado, pesca y acuicultura) es decisivo en la respuesta mundial al cambio climático. Para lograr la seguridad alimentaria de forma sostenible, la agricultura debe adaptarse a las condiciones climáticas cambiantes. Al mismo tiempo, el sector ofrece grandes posibilidades para la mitigación del cambio climático mediante la reducción de las emisiones de GEI y la captación de carbono. En la agricultura, muchas opciones de adaptación y mitigación pueden formar parte de sinergias.
  • Las políticas deben favorecer una transformación a sistemas alimentarios y agrícolas más sostenibles, resilientes y productivos. Por ejemplo, las políticas aspiran a reformar los subsidios a insumos y a ajustar los mecanismos de apoyo directo. La coherencia entre los procesos normativos sobre el cambio climático, la agricultura y la seguridad alimentaria es vital para conseguir esta transformación. La FAO apoya a los gobiernos nacionales para asegurar la coherencia, por ejemplo, fomentando la colaboración entre las partes interesadas nacionales de los ministerios y los sectores. 
  • El Acuerdo de París sobre el cambio climático representa un compromiso histórico de limitar el incremento de la temperatura media mundial a un nivel claramente inferior a los 2 °C (por encima de los niveles preindustriales). El sector agrícola desempeñará una función clave en la aplicación de este importante acuerdo. Por este motivo, alrededor de un 94 % de los países se refieren al sector agrícola en sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés).
  • La financiación para el clima debería usarse como un catalizador para impulsar el desarrollo agrícola sostenible y resistente al clima, también ayudando a los gobiernos a integrar los aspectos del cambio climático en las políticas y los programas del sector agrícola. La FAO dedica unos recursos significativos a apoyar a los Estados Miembros en la elaboración de propuestas de financiación para el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y el Fondo Verde para el Clima (FVC), que pueden acelerar el cambio para la transformación a gran escala.
  • Abordar el cambio climático es fundamental para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de aquí a 2030. El ODS 13, en concreto, exige actuaciones urgentes para combatir el cambio climático y sus repercusiones. Actuar en base al ODS 13 (sobre todo mediante los sectores agrícolas) será decisivo para conseguir el ODS 2, centrado en erradicar el hambre, lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Recursos destacados

Compartir esta página