Apoyo en materia de políticas y gobernanza
©FAO/Pakistan

Reducción del riesgo de desastres en la agricultura

Entre 1998 y 2017, las catástrofes geofísicas y las causadas por el clima acabaron con las vidas de 1,3 millones de personas y dejaron a otros 4400 millones de ellas heridas, sin hogar, desplazadas o necesitadas de asistencia urgente. Las pérdidas económicas directas se elevaron a cerca de 3 billones de USD, el 77% de los cuales se debió a catástrofes causadas por el clima.

La agricultura, la fuente de los medios de subsistencia de más de 2 500 millones de personas, es especialmente vulnerable. Entre 2006 y 2016, un 23% de los daños y las pérdidas totales causados por riesgos naturales en países en desarrollo se sufrieron en el sector agrícola.

Reducir los riesgos y aumentar la resiliencia.

La FAO apoya la aplicación coherente del Marco de Sendai de 2015 para la Reducción del Riesgo de Desastres (MSRRD), el Acuerdo de París y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Nuestros esfuerzos relacionados con las políticas y la gobernanza de RRC consisten en: (i) integrar la RRC (reducción del riesgo de catástrofes) en la planificación del desarrollo agrícola, (ii) reforzar la capacidad para el seguimiento del impacto de las catástrofes en la agricultura, y (iii) fomentar la coherencia entre la RRC y los procesos de adaptación al cambio climático.

Principales mensajes de políticas

  • El número y la repercusión de las catástrofes y, en especial, de las causadas por el clima está creciendo significativamente. Es crucial que todos los países consigan pasar de los enfoques reactivos de respuesta a las catástrofes, que se aplicaban en el pasado, a unas inversiones y acciones preventivas más proactivas, como se acordó en el MSRRD. Muchas catástrofes a pequeña y mediana escala se podrían evitar o paliar aplicando medidas de reducción del riesgo.
  • Es esencial integrar la reducción del riesgo de catástrofes en los planes sectoriales de desarrollo agrícola y las estrategias de desarrollo socioeconómico. Esto exige actuar a nivel local, regional y nacional, así como colaborar de forma intersectorial.
  • La agricultura no es solo una víctima de las catástrofes. De hecho, si tiene en cuenta los riesgos, forma parte de la solución para mejorar la resiliencia a los catástrofes. Los agricultores, los pastores, los pescadores y las comunidades que dependen de los bosques son guardianes directos del entorno. La forma en que gestionan los recursos naturales puede evitar que los riesgos naturales se conviertan en crisis. Los servicios ecosistémicos prestados por los agricultores deberían ser reconocidos, su valor cuantificado y convertidos en beneficios tangibles para ellos.
  • Las políticas deben tener en cuenta la función de “contención” de la agricultura en épocas de crisis. Ésta absorbe los impactos económicos y ambientales, ya se produzcan a nivel macro o micro. La agricultura juega un papel decisivo para asegurar que las personas afectadas conserven el acceso a los alimentos y los medios de subsistencia durante y después de los desastres, y para aumentar la resiliencia con el tiempo. Estas funciones también se deberían reflejar en responsabilidades sectoriales y en la asignación de recursos presupuestarios.
  • Durante la pasada década, la Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD) destinada a la prevención y la preparación relacionadas con la agricultura no ha aumentado significativamente, y representó solo un 3% de la AOD total relacionada con la agricultura para la reducción y la gestión del riesgo de desastres. Sin embargo, las inversiones en prevención y preparación para la agricultura son fructíferas. Por término medio, los beneficios de la reducción del riesgo de desastres y de las buenas prácticas en las explotaciones son 2,2 veces superiores a los de las prácticas agrícolas utilizadas anteriormente. Son necesarias políticas proactivas e incentivos para aumentar las inversiones en la prevención de desastres y para mejorar la reducción del riesgo de desastres basada en hechos comprobados y en buenas prácticas. 

Recursos destacados

Compartir esta página