Apoyo en materia de políticas y gobernanza
©FAO

Alianzas parlamentarias

El hambre va en aumento: casi 821 millones de personas padecen subalimentación crónica.  Al mismo tiempo, otras formas de malnutrición, como el sobrepreso y la obesidad, son cada vez más frecuentes tanto en los países desarrollados como en desarrollo. Los parlamentarios deben jugar un papel decisivo para asegurar que la seguridad alimentaria y la nutrición sigan teniendo un lugar destacado en las agendas políticas y legislativas.

Alianzas parlamentarias para erradicar el hambre y la malnutrición.

La colaboración entre parlamentarios puede reforzar la voluntad política e incrementar el impacto. La FAO fomenta el intercambio de buenas prácticas, marcos jurídicos, políticas públicas y experiencias. La Organización presta apoyo a los parlamentarios en la formulación de leyes nacionales específicas, aporta información técnica y estadísticas y crea foros para el diálogo y el intercambio. Algunos ejemplos actuales de colaboración con parlamentarios son el Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y Caribe; la Liga Parlamentaria de Amistad con la FAO en Japón; la alianza "Lucha contra el hambre" del Parlamento Europeo; el Parlamento Panafricano y la red de parlamentarios de la CEDEAO.

Principales mensajes de políticas

  • Todas las personas tienen derecho a una alimentación adecuada, inocua, suficiente y nutritiva, y a no sufrir hambre. Las pruebas demuestran que allí donde una voluntad política fuerte se traduce en políticas y programas públicos que están fijados en la legislación, los indicadores de la seguridad alimentaria y la nutrición mejoran significativamente.
  • La voluntad política es fundamental para erradicar el hambre y la malnutrición. Los parlamentarios están en el mejor lugar para asegurar que la seguridad alimentaria y nutricional ocupe el primer lugar en las agendas políticas, impulsar el cambio, aprobar leyes, supervisar presupuestos y orientar políticas públicas.
  • La colaboración entre parlamentarios puede reforzar la voluntad política e incrementar el impacto. Poner en contacto a parlamentarios de regiones diferentes puede empoderarles, facilitar el trabajo y asegurar la continuidad durante cambios de gobierno. Por ejemplo, el Frente Parlamentario contra el Hambre (FPH) de América Latina y Caribe ha ayudado a elaborar cuatro leyes marco (p. ej., sobre la agricultura familiar, la alimentación escolar y el derecho a la alimentación) y más de 20 leyes nacionales relativas a la seguridad alimentaria y nutricional desde su formación en 2009.
  • Erradicar el hambre no es solo una cuestión agrícola, sino también un esfuerzo intersectorial que implica a parlamentarios de múltiples sectores (p. ej., economía, planificación, educación, salud, género, infraestructura, industria y comercio, protección social, medio ambiente). La colaboración no partidista a nivel nacional también puede ayudar a fomentar la confianza política entre partidos. En Chile, los parlamentarios trabajaron con la comunidad científica para introducir una ley de etiquetado de alimentos, en respuesta al incremento de los índices de sobrepeso y obesidad.
  • Los parlamentarios deben desempeñar una función importante en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, así como de iniciativas regionales (p. ej., la Declaración de Malabo para una África libre del hambre), para erradicar la pobreza y el hambre. Las alianzas parlamentarias constituyen un importante mecanismo de colaboración para alcanzar estos objetivos.

Recursos destacados

Compartir esta página