FAO.org

Inicio > Apoyo en materia de políticas y gobernanza > Temas de políticas > Pesca artesanal sostenible
Apoyo en materia de políticas y gobernanza
©FAO/Bernal Vilela

Pesca artesanal sostenible

La pesca de captura complementa los medios de subsistencia de más de 120 millones de personas. La pesca en pequeña escala produce dos terceras partes de las capturas destinadas al consumo humano directo y supone el 90 % del empleo del sector.

Apoyar a los pescadores artesanales, los trabajadores de la pesca y sus comunidades.

La FAO lideró el proceso de elaboración del primer instrumento dedicado a defender y fomentar la pesca marítima y continental en pequeña escala, las Directrices voluntarias para lograr la sostenibilidad de la pesca en pequeña escala en el contexto de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza (Directrices PPE). Dicho proceso estuvo marcado por una gran participación.

Las Directrices PPE fomentan un enfoque basado en los derechos humanos, que trasciende la cadena de valor de la pesca para abordar el género, el desarrollo social, el empleo, el cambio climático, los riesgos de catástrofes y el comercio. La FAO está trabajando con gobiernos, organismos regionales de pesca, organizaciones de pesca en pequeña escala y otros asociados en la implementación de estas directrices. 

El sector se enfrenta a muchos desafíos, a saber: la disminución de las poblaciones de peces; la competencia de otros sectores (p. ej. la industria y el turismo); la escasez de medios de subsistencia alternativos; poca voz y representación en la gestión de recursos. Más información aquí.

Principales mensajes de políticas

  • Las grandes flotas industriales acaparan los esfuerzos de ordenación pesquera y el interés político. Sin embargo, las políticas deberían desplazar el foco a las necesidades y los desafíos de la pesca en pequeña escala, que constituye una fuente esencial de empleo, medios de subsistencia, alimentos y nutrición para millones de familias y comunidades costeras.
  • Las Directrices PPE, adoptadas por Estados Miembros en 2014, representan el consenso global sobre los principios, las buenas prácticas y el asesoramiento adecuados para asegurar que la pesca en pequeña escala sea sostenible y beneficiosa para los pescadores artesanales, sus comunidades y la sociedad en conjunto. Ahora, los ministerios y los encargados de formular las políticas de los gobiernos deben trabajar en la aplicación de estas directrices.
  • Las Directrices PPE sostienen la necesidad de colaboración entre organismos gubernamentales, organizaciones de pesca en pequeña escala, comunidades de pescadores y otras partes interesadas. En especial, se precisa una mejor colaboración entre ministerios y una mayor coherencia de las políticas, dado que la pesca en pequeña escala influye en el comercio, el medio ambiente, el turismo, el desarrollo socioeconómico y cuestiones de género.
  • Las políticas deberían procurar mejorar los datos, las definiciones y la información disponible acerca de la pesca en pequeña escala, sobre todo donde prevalezcan las capturas no declaradas y el comercio informal, a fin de cuantificar mejor la importancia, el valor monetario y la escala de este sector y perfeccionar el análisis de las cuestiones relacionadas.
  • Los Estados deben encarar los problemas de la pesca en pequeña escala para cumplir muchos aspectos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de aquí a 2030, sobre todo la meta 14.b (“facilitar el acceso de los pescadores artesanales a los recursos marinos y los mercados”) dentro del objetivo número 14, dedicado a la “vida bajo el agua”.

Recursos destacados

Compartir esta página