FAO.org

Inicio > La Agenda de Desarrollo Post 2015 y los Objetivos de Desarrollo del Milenio > Los 14 temas > Ecosistemas, biodiversidad, genética
La Agenda de Desarrollo Post 2015 y los Objetivos de Desarrollo del Milenio
Ver versión PDF

Servicios ecosistémicos, Biodiversidad, Recursos Genéticos

  • El papel fundamental de la diversidad biológica para el desarrollo sostenible se reconoció en el documento final de Río +20, El futuro Que Queremos.
  • La biodiversidad proporciona bienes y servicios básicos de los que dependen la seguridad alimentaria y la nutrición; debe conservarse y utilizarse de forma sostenible.
  • La riqueza de diversidad de los ecosistemas, las especies y los recursos genéticos son esenciales para la producción sostenible, la erradicación de la pobreza, el desarrollo económico sostenible, la erradicación del hambre, la salud y otros objetivos globales.
  • La conservación de la biodiversidad y de los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura, así como el mantenimiento y la restauración de las funciones y servicios de los ecosistemas, deben constituir objetivos compartidos por todos los sectores que contribuyen al desarrollo sostenible, a la seguridad alimentaria y a la mejor nutrición.
  • Los instrumentos relacionados con la biodiversidad, elaborados en los sectores de la alimentación y la agricultura (incluyendo el cultivo, la ganadería, la silvicultura, la pesca y la acuicultura) podrían desempeñar un papel clave en el logro de los objetivos de biodiversidad.

Introducción

La biodiversidad* es fundamental para la seguridad alimentaria y la nutrición. Su componente genético proporciona la variación necesaria para aumentar la producción alimentaria, mejorar su calidad y adaptarse a las cambiantes condiciones ambientales y socio-económicas. La biodiversidad también proporciona servicios ecosistémicos esenciales a los sistemas de producción. Los ecosistemas saludables son resistentes al estrés y son cruciales para hacer frente a los efectos del cambio climático.

La biodiversidad es de gran importancia para cuestiones críticas de vida como la erradicación del hambre, la reducción de la pobreza, la salud y el desarrollo económico sostenible. Muchos sectores económicos dependen de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos, incluyendo la agricultura, la pesca, la silvicultura, la salud, la nutrición, la energía y el turismo. La pesca mundial emplea aproximadamente a 200 millones de personas, y tiene un valor económico estimado de 80 000 millones de dólares EEUU. Los insectos y otros animales que transportan polen, sobre todo de frutas y hortalizas, se calcula valen más de 200 000 millones de dólares EEUU para la economía alimentaria mundial.

Desafíos clave

El crecimiento esperado de la población humana, y la consiguiente necesidad de alimentos, piensos y fibras adicionales, incrementará la presión sobre el medio ambiente. Algunos de los principales impulsores (por ej. el cambio del uso y la degradación de la tierra, el uso insostenible de recurso, la contaminación, las especies exóticas invasoras, el cambio climático y la acidificación de los océanos) también están afectando a la biodiversidad, reduciendo el número de especies, empobreciendo su diversidad genética y ejerciendo presión sobre los ecosistemas, habitualmente por encima de su capacidad.

Actualmente, los seres humanos utilizan solo una pequeña parte de la biodiversidad existente para la seguridad alimentaria y nutrición. Por ejemplo, de las 30 000 plantas terrestres que se sabe son comestibles, solo cuatro de ellas – el trigo, el arroz, el maíz y las patatas - proporcionan el 60 por ciento de la ingesta de energía de la población mundial. Las especies acuáticas proporcionan casi el 20 por ciento de la ingesta de proteína animal para unos 3 000 millones de personas en el mundo, y en la acuicultura diez de las aproximadamente 600 especies de peces y algas cultivadas constituyen alrededor del 50 por ciento de la producción. El uso de un número limitado de especies, a menudo con una base genética estrecha, aumenta la vulnerabilidad de los sistemas agrícolas y pone en riesgo la seguridad alimentaria y la nutrición.

Diversas causas, entre ellas la sobreexplotación o la negligencia, tienen como consecuencia que se está erosionando el patrimonio genético de cultivos y razas animales. De las casi 8300 razas ganaderas conocidas, alrededor de un 8 por ciento se han extinguido y un 22 por ciento están en peligro de extinción. En los océanos, casi el 30 por ciento de las poblaciones están sobreexplotadas.

Por otra parte, todavía hay mucho que desconocemos. La actual degradación forestal está afectando gravemente a los recursos genéticos forestales y corremos el riesgo de perder recurso incluso antes de que su uso potencial haya sido adecuadamente investigado. Actualmente, menos del 1 por ciento de las aproximadamente 80 000 especies arbóreas en el mundo se han estudiado en profundidad para su uso. Además, las aportaciones clave de los microorganismos e invertebrados a la seguridad alimentaria y la nutrición se conocen aún demasiado poco para poder gestionarse adecuadamente.

Buena parte de las personas pobres del mundo dependen directamente de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, y sus medios de vida son los que se verían afectados en primer lugar y en mayor medida por la pérdida de biodiversidad. El impacto sería particularmente grave para los pobres y vulnerables, las mujeres, los niños y los pueblos indígenas.

¿Qué hay que hacer?

La conservación de la biodiversidad es una responsabilidad mundial. La conservación, restauración y uso sostenible de la biodiversidad pueden proporcionar soluciones viables a una serie de desafíos sociales.

Se han desarrollado diversas iniciativas mundiales que abordan la conservación y uso sostenible de la biodiversidad -incluyendo los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura- y las funciones y servicios ecosistémicos. El Decenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica añade ímpetu al Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 y las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica están reconocidos como el marco de las Naciones Unidas para abordar las cuestiones relacionadas con la diversidad biológica a nivel ecosistémico, de las especies y genético.

Además, un número importante de instrumentos relacionados con la biodiversidad ha sido desarrollado en los distintos sectores de la agricultura - incluyendo cultivos, ganadería, silvicultura, pesca y acuicultura, y resulta necesario fortalecer su implementación, incluyendo a través su integración en las Estrategias y planes de acción nacionales en materia de diversidad biológica.

Para facilitar la aplicación de estos instrumentos a nivel nacional, se necesitan más inversiones en diferentes niveles. La conservación y utilización sostenible de la biodiversidad y de los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura, así como el mantenimiento y restauración de las funciones y servicios ecosistémicos, deben representar objetivos comunes en todos los sectores que contribuyen al desarrollo sostenible, la seguridad alimentaria y la nutrición.

 

* La diversidad biológica se define como "la variabilidad de organismos vivos [...]; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas" (Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), Artículo 2: Términos utilizados)