Marco Bindi

El cambio climático - pérdidas y ganancias

Marco Bindi, de la Universidad de Florencia, Italia, ha participado en proyectos financiados por la Unión Europea sobre los efectos del cambio climático en los ecosistemas naturales y agrícolas, y es uno de los principales autores del Cuarto informe de evaluación, Climate change 2007, del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

¿Cómo repercute la acumulación en la atmósfera de gases de efecto de invernadero en la producción de la papa?

"En las plantas C3, como la papa, el aumento de la concentración atmosférica de bióxido de carbono incrementa la fotosíntesis. Actualmente, el volumen de bióxido de carbono es de entorno a 385 partes por millón (ppm) y los niveles hipotéticos más recientes previstos por el IPCC para el año 2100 van de 540 a 970 ppm. Experimentos realizados con la papa han revelado que el incremento de la concentración de bióxido de carbono repercute poco en la producción de biomasa por encima del suelo, pero debajo del suelo la biomasa mejora considerablemente a través de un mayor número de tubérculos y de un mayor tamaño de los mismos. El aumento de la producción es de alrededor del 10% por cada 100 ppm extras. En cuanto a los efectos del aumento de los niveles del ozono, los experimentos indican una reducción general de la eficacia fotosintética y una disminución considerable del contenido de almidón de los tubérculos, pero un aumento de la concentración de ácido ascórbico."

¿Qué efectos producirá el calentamiento del planeta en la papa?

"En este siglo podría aumentar la temperatura superficial del planeta de 1,8° a 4° C. Como la taza de tuberización de la papa disminuye a temperaturas superiores a los 17° C, el aumento de las temperaturas podría hacer disminuir la producción de las variedades de papa que se cultivan hoy en día cerca de los límites climáticos más altos del cultivo, que no se recuperarían por niveles más altos de bióxido de carbono. Por otra parte, una simulación demostró que en los países del norte de Europa un clima más cálido prolongaría la temporada agrícola y aumentaría la producción. Las regiones que hoy son demasiado frías para producir papas, como algunas partes del Canadá, Siberia y Escandinavia, podrían volverse viables, así como las zonas altas del altiplano peruano y boliviano. Pero el panorama mundial es motivo de gran preocupación: la investigación mundial revela que, sin adaptación, el aumento de las temperaturas reduciría la producción del 10% al 19% de 2010 a 2039, y del 18% al 32% de 2040 a 2069. La región más vulnerable es la franja tropical, donde la pérdida podría superar el 50%."

La papa es muy sensible a las presiones hídricas ¿Cómo repercutirá el cambio climático en la disponibilidad de agua?

"El cambio de temperatura será uniforme, pero no así el de la lluvia. Ésta aumentará en las latitudes medias a altas, donde no escasea el agua, mientras que habrá problemas en las zonas mediterráneas y subtropicales, donde lloverá menos días pero con mayor intensidad. Un experimento de simulación agrícola a escala de la UE informó que, de acuerdo a la hipótesis actual del cambio climático, la producción en condiciones de irrigación sufrirá mucho la falta de agua, con una reducción del 50%. En las regiones áridas, donde se prevé que la sequía será más frecuente y más intensa, habrá una evidente disminución de la productividad."

¿El cambio climático también podría hacer aumentar las plagas y las enfermedades de la papa?

"Debido al límite térmico del tizón tardío, de 22° C, en Europa el aumento de la temperatura por encima de ese umbral puede prevenir las infecciones. En el límite septentrional de hoy del cultivo de la papa en los Estados Unidos, Canadá y Rusia central, el tizón tardío podría aumentar considerablemente con el aumento de las temperaturas, pero al mismo tiempo, el calentamiento más al norte podría abrir nuevas zonas a la producción de papa, con un riesgo mínimo de tizón tardío. El aumento de la cantidad y la frecuencia de la lluvia también crearían condiciones más favorables para los vectores de las enfermedades virales. Otros investigadores han previsto un aumento de la zona del escarabajo de la papa o su difusión en Europa, así como en la zona infestada por el nematodo de la papa."

¿En qué forma se puede adaptar el cultivo de la papa al cambio climático?

"Sería útil anticipar la fecha de siembra, utilizar diferentes variedades de papa y mejorar el suministro de agua del suelo, sobre todo en las regiones áridas. Una estimación indica que estas estrategias podrían reducir a la mitad la disminución prevista de la producción mundial. En el sur de Europa, la siembra anticipada aumenta la producción de papa y reduce las necesidades de agua, tanto en la situación actual como en las hipotéticas futuras. Pero en la práctica pueden no ser tan fáciles las opciones de adaptación. La temporada de siembra depende de factores como el cultivo anterior, la disponibilidad de agua, las plagas y las enfermedades, así como los mercados. Los cultivares mejor adaptados a un clima cambiado ya existen, pero los agricultores de algunas regiones podrían no tenerlos a su alcance. Otra estrategia es cambiar la producción de papa hacia zonas más productivas o hacia regiones donde actualmente no se produce. En algunas zonas tropicales altas la producción podría ampliarse hacia latitudes más elevadas, donde podría haber un considerable potencial para la producción de papa."