Bertrand Delannoy

«Conocimientos que podemos difundir»

McCain Foods Ltd es el productor más grande del mundo de productos de papa congelada, principalmente papas a la francesa destinadas a restaurantes, establecimientos de alimentos de preparación rápida y cadenas de minoristas de todo el planeta. Bertrand Delannoy es Director de Asuntos Públicos y Sostenibilidad, en McCain Continental Europe.

Del sector privado McCain es la empresa que ha donado más recursos al Año Internacional. ¿Por qué decidió McCain colaborar con el AIP?

«McCain se dedica al negocio de las papas desde hace más de medio siglo. Comenzamos con una pequeña fábrica en Florenceville, New Brunswick, y desde entonces hemos crecido, primero en América del Norte, Europa y Australia, y desde mediados del decenio de 1990 en América Latina, África meridional y Asia. Hoy trabajamos en 130 países y tenemos 57 sitios de producción en cinco continentes. Pero para nosotros la papa es algo más que una mera empresa. Compartimos los Objetivos de Desarrollo del Milenio y consideramos el AIP una oportunidad de contribuir a informar al mundo sobre el valor nutricional de la papa y sobre algunos aspectos básicos de la lucha contra el hambre y la pobreza: la sostenibilidad, el suministro de alimentos nutritivos y asequibles, el fortalecimiento de la capacidad agrícola en los países en desarrollo, y la colaboración para crear nuevas variedades. McCain está presente en todo el mundo y puede llegar a las personas que sufren hambre, con conocimientos y especialización que podemos difundir.»

McCain proporcionó financiación para las actividades de los comités nacionales de 14 países en desarrollo. ¿Qué prevén que obtendrá la empresa gracias al apoyo prestado?

«El objetivo de los comités es reunir a todos los interesados: agricultores, los sectores público y privado, ONG, la sociedad civil y las instituciones científicas, para promover la papa, incrementar la producción de la misma y añadirle valor. Estos comités son catalizadores para los programas nacionales de fomento de la papa en el futuro. Estamos orgullosos de que el apoyo proporcionado por McCain se haya destinado a las campañas de información del AIP en Turquía, Sudáfrica y Rwanda, a la preparación de una estrategia de desarrollo en Côte d’Ivoire y a un estudio sobre las tendencias de la papa en China, así como al primer congreso nacional sobre la papa en el Perú. En la República Democrática del Congo, el comité nacional ahora está trabajando en una colaboración en curso que McCain creó con las instituciones locales de Kinshasa a fin de promover buenas prácticas en el cultivo periurbano de papa. Esperamos ver los beneficios de esta colaboración en los años próximos.»

La producción y el consumo de papa están extendiéndose vigorosamente en el mundo en desarrollo. ¿Cuál es la estrategia de McCain para entrar en esos nuevos mercados?

«McCain está ampliando su actividad en el mundo en desarrollo. Nuestra estrategia consiste, en primer lugar, en evaluar la plataforma local correspondiente a la papa, factores tales como las prácticas agrícolas y la logística postcosecha, incluido el almacenamiento. Para nosotros también es importante establecer una relación prolongada con nuestros productores, en la que todos ganan. En algunos casos compramos establecimientos de elaboración que ya existen, como en Sudáfrica, o desarrollamos “sitios verdes” desde el principio, como en Argentina. Cuando comenzamos en Argentina los agricultores todavía cosechaban a mano. Llevamos modernas técnicas de producción y desde entonces se ha verificado un vigoroso crecimiento, gracias en buena parte al fuerte mercado del Brasil. En la India abrimos en fecha reciente una nueva fábrica en el estado de Gujarat, que funciona con una red de agricultores por contrato a los que hemos capacitado en prácticas mejoradas, como el uso de irrigación por goteo, que reduce los costos de cultivo, y almacenamiento en altas temperaturas, que representa un gran ahorro en electricidad. En China estamos en proceso de aprendizaje, con la enorme oportunidad de cultivar, elaborar y distribuir nuestros productos en lo que promete convertirse en el mercado más grande del mundo.»

Las papas son lo principal en McCain. ¿Cómo responden ustedes a las críticas de que la papa, en particular las papas a la francesa, son causa de exceso de peso y mala nutrición?

«Las papas son de las fuentes más eficaces de energía y nutrientes, con un elevado contenido de vitaminas A y C y otros micronutrientes, en comparación con el arroz o las tortillas de maíz. También contienen una de las concentraciones más altas de potasio, con grandes beneficios para el corazón. Por eso son una parte esencial de una alimentación sana. Pero en McCain nos hemos comprometido a mejorar constantemente el perfil nutricional de nuestros productos a fin de satisfacer las necesidades y los intereses del consumidor. Por ejemplo, cambiamos en todo el mundo el aceite que utilizamos hasta prácticamente eliminar las grasas trans y redujimos el total de las grasas saturadas a niveles muy inferiores a las directrices de la OMS. En los mercados maduros, como Europa, estamos creando productos que no requieren freírse, con una importante diversificación hacia productos para horno y para guisar. En Sudáfrica, donde la logística puede resultar problemática, también tenemos como objetivo producir y distribuir productos de papa deshidratada, enriquecidos con macro y micronutrientes, cuya distribución es más económica y que también contribuyen a un alimento asequible y nutritivo para los consumidores de bajos ingresos.»