Stanislav Menard

"Ante las papas, todos somos iguales"

Stanislav Menard es un empresario cuya fábrica de papel en Eslovenia produce 3 500 millones de sobres al año. Pero aparte de su maquinaria de gran velocidad, tiene un interés particular: es presidente de la Sociedad Eslovena para las Papas y las Cebollas y Rehogadas...

La primera vez que oímos mencionar su asocición, pensamos que era una broma...

"Sí, comenzó de broma. Cinco profesionales de Liubliana [capital de Eslovenia] fundaron la sociedad, todos aficionados a nuestro platillo nacional: pražen krompir, que quiere decir papas rehogadas. Pero con los años se convirtió en una asociación con más de 2 000 miembros en más de 20 países, y en septiembre se prevé la asistencia de 15 000 personas a nuestro 8º Festival Mundial de Papas Rehogadas."

¿Qué tienen de especial las papas rehogadas a la eslovena?

"Son deliciosas. Primero se cuecen las papas a fuego lento, muy lentamente, durante hasta 40 minutos. Una vez cocidas, se bañan en agua fría durante un minuto y se pelan. Después se fríen las cebollas con un poco de grasa de cerdo o con aceite de oliva, también muy lentamente, durante unos 15 minutos, a fuego lento, hasta que prácticamente desaparecen. Entonces se incorporan las papas en rebanadas finas y se remueven durante 20 minutos. Esa es la receta básica. Se pueden añadir hongos, hortalizs o prosciutto. Es un alimento completo, dehecho, el nombre de nuestra asociación es: 'Sociedad Eslovena para el Recnocimiento de las Pražen Krompir como Platillo Independiente'."

Pero prepararlas requiere casi 90 minutos...

"¡Esa es la maravilla de las pražen krompir! Una de las reglas básicas de nuestra asociación es que los miembros se reúnen para preparar una comida de papas rehogadas con cebolla por lo menos una vez al mes. En 90 minutos, en torno a la sartén, se descubre de nuevo la importancia de pasar tiempo con los amigos y de compartir un alimento, dos cosas que se están perdiendo en nuestra cultura de alimentos rápidos. La otra regla es no hablar de política: frente a las papas, todos somos iguales."

¿Hay alguna variedad en particular que sea la mejor para las pražen krompir?

"Todos los años plantamos de 20 a 25 diferentes variedades de papa en nuestra parcela de Liubliana, y en septiembre las cosechamos para probarlas. Es todo un acontecimiento en el que 20 de los miembros hacen las vecs de jueces. Cada variedad de papa se prepara de forma idéntica y tenemos criterios estrictos para juzgarlas. Lo que nos interesa es una papa de sabor cremoso, a mantequilla, que se derrita en la boca. Todos los años gana una variedad distinta, pero algunos miembros prefieren en particular nuestra variedad eslovena tradicional, la papa Igor, mientras que otros prefieren la Royal Jersey. La asociación organiza viajes a zonas productoras de papa de otros países para probar sus productos. Nuestros miembros han estado en Jersey, la República Checa, Ucrania, Polonia e incluso en Perú en 2006."

Así que Eslovenia tiene una larga historia de amor con la papa...

"En realidad somos uno de los últimos países de Europa que la adoptara, y fue a la fuerza. En el siglo XVIII Eslovenia era un país pobre, desde el punto de vista de la agricultura, y con frecuencia había hambrunas. Después de verificarse varias a mediados del siglo XVIII, María Teresa, archiduquesa de Austria, decretó que nuestros agricultores comenzaran a cultivar papas. Fue el inicio de una nueva era. Eslovenia es un país montañoso, ideal para la papa. De pronto los agricultores comenzaron a tener un suministro fiable de alimentos y de piensos para los animales de granja. Hay una ciudad, Šencur, que adquirió tal imortancia como exportadora de papas a Austria y Alemania, que fue denominada Kartoffeldorf [literalmente: "ciudad de la papa", en alemán]. Por eso lo que pregona el Año Internacional de la Papa es absolutamente verdadero: la papa salvó a Eslovenia del hambre."

Y será en Šencur donde se inagurará un monumento a la papa el 25 de mayo

"Sí, se trata de una estatua de tamaño real de María Teresa vestida de campesina, sentada, que extiende la mano ofreciendo una papa. Es en señal de agradecimiento a ella y a la papa. Esperamos la asistencia de una gran multitud, así como de los ministros de agricultura europeos que ese mismo fin de semana se reúnen en Eslovenia... pero tendrán que hacer cola, como todos, para probar las papas."