FAO.org

Inicio > La peste de los pequeños rumiantes > Preguntas frecuentes

Frequently Asked Questions

¿Qué tipo de enfermedad es la PPR?

¿Qué tipo de enfermedad es la PPR?

La peste de los pequeños rumiantes (PPR) –denominada en ocasiones peste de la oveja y de la cabra- es una enfermedad animal altamente contagiosa. Algunos rumiantes silvestres también son susceptibles al virus. Mientras que el virus de la PPR se ha detectado en otros animales, sólo causa la enfermedad en los pequeños rumiantes. Una vez infectadas, cabras y ovejas presentan fiebre, anorexia, secreciones nasales y oculares, respiración difícil, llagas en las encías, labios y lengua, erosiones en la mucosa nasal y diarrea profusa. Los animales afectados se ven deprimidos, muy débiles y severamente deshidratados en cuestión de días. El virus puede infectar hasta un 90 por ciento de un rebaño, pudiendo morir entre el 30  y el 70 por ciento de los animales infectados.

¿Afecta la PPR a las personas?

¿Afecta la PPR a las personas?

El virus de la PPR no infecta a los humanos, pero su infección en los animales tiene un profundo impacto en los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria y la nutrición y la igualdad de género.

La elevada mortalidad y las iniciativas para contener la enfermedad -como el vaciado sanitario de los rebaños enfermos, las restricciones al movimiento y la prohibición de comercialización de los pequeños rumiantes, sus subproductos, o incluso de otros bienes agrícolas-, golpea a las comunidades agrícolas vulnerables y ahoga el crecimiento económico de todas ellas.

¿Qué impacto tiene en los medios de vida, la seguridad alimentaria y la nutrición de los pequeños productores?

¿Qué impacto tiene en los medios de vida, la seguridad alimentaria y la nutrición de los pequeños productores?

Unos 500 millones de agricultores familiares dependen de los pequeños rumiantes para obtener alimentos como carne, leche y otros productos para la generación de ingresos. Ovejas y cabras representan también una inversión que las familias pobres utilizan en tiempos de crisis, como cuando ocurren desastres naturales. Los medios de vida de las mujeres están especialmente amenazados, ya que son ellas mayoritariamente las que cuidan y crían a los pequeños rumiantes.

Al provocar la pérdida de millones de pequeños rumiantes, la PPR empuja a millones de familias de pequeños campesinos a una pobreza más profunda, aumenta sus niveles de desnutrición y agrava el hambre y la inseguridad alimentaria.

¿Qué países/regiones están afectados por la PPR?

¿Qué países/regiones están afectados por la PPR?

La PPR está presente hoy en cerca de 70 países de África, Próximo Oriente y Asia, lo que representa más del 75 por ciento de la población mundial de pequeños rumiantes, unos 2 100 millones.

¿Qué factores favorecen su erradicación?

¿Qué factores favorecen su erradicación?

Existen diversos factores técnicos que favorecen la posibilidad de lograr erradicar la PPR a nivel mundial:

  1. sólo existe una cepa de PPR, y por lo tanto sólo se necesita un tipo de vacuna;
  2. ninguna especie animal es portadora del virus y lo elimina de su cuerpo, sin mostrar signos clínicos (estado de portador)
  3. ausencia de reservorios del virus fuera de la población de pequeños rumiantes;
  4. disponibilidad de una vacuna que confiere inmunidad a largo plazo con una sola dosis y relativamente barata de producir;
  5. disponibilidad de pruebas diagnósticas para el seguimiento serológico de los programas de vacunación y detección de la circulación del virus.

 

¿Por qué erradicarla?

¿Por qué erradicarla?

El análisis económico ha demostrado que a largo plazo es más rentable erradicar el virus que continuar viviendo con él y tratar de combatirlo. Ovejas y cabras son también muy importantes para aumentar el empoderamiento de la mujer y proporcionar leche y productos cárnicos, especialmente cruciales para la nutrición infantil y la salud materna.

¿Cómo puede erradicarse la PPR?

¿Cómo puede erradicarse la PPR?

La PPR puede prevenirse -y en última instancia erradicarse- principalmente a través de la vacunación, que es una herramienta muy potente, y trabajando juntos como comunidad global unida contra una amenaza común. Reforzando la voluntad política, el compromiso financiero y la experiencia técnica a nivel mundial, la comunidad internacional eliminará la PPR como amenaza a la seguridad alimentaria, la nutrición y los medios de vida de las personas vulnerables, allanando el camino para un futuro con menos hambre, más oportunidades y un mayor bienestar. El apoyo para que los servicios veterinarios nacionales cumplan con las normas y directrices de la OIE, garantiza el éxito de cualquier programa nacional de control de la PPR.

¿Tenemos ya la vacuna adecuada disponible?

¿Tenemos ya la vacuna adecuada disponible?

Ya hay ampliamente disponible una vacuna inocua, potente y aceptable. Por desgracia, esta vacuna es sensible a las temperaturas altas y debe mantenerse entre +2°C y +8°C, protegida de la luz. Se requiere una cadena de frío constante para garantizar su estabilidad y eficacia desde la producción a la vacunación. Esto añade costes adicionales a la campaña de erradicación. Existen también varios informes sobre resultados preliminares -y prometedores- de vacunas que son más termotolerantes, pero que aún no han sido registradas o comercializadas en los países.

¿Para cuándo estará erradicada?

¿Para cuándo estará erradicada?

Basándose en la experiencia adquirida en la eficaz campaña de erradicación de la peste bovina, la comunidad internacional tiene el objetivo de eliminar con éxito la PPR en 2030. La campaña de erradicación tendrá que superar retos como la elevada movilidad de los pequeños rumiantes, el acceso a áreas remotas -en ocasiones inmersas en conflictos armados- y la entrega segura de las vacunas. La campaña requerirá el pleno compromiso político de cada país afectado y de sistemas veterinarios nacionales eficaces.

¿Cuánto costará erradicar la PPR?

¿Cuánto costará erradicar la PPR?

Durante las etapas iniciales, se estima que el costo anual será de alrededor de 500 millones de dólares EEUU. Estos fondos se utilizarán para actividades en 98 países y para gestionar mejor la amenaza inminente de la PPR a casi 2 000 millones de ovejas y cabras.

La erradicación tiene justificación económica, ya que se eliminarán de forma permanente los efectos socioeconómicos negativos de la enfermedad, con un ahorro de 1 800 millones de dólares EEUU al año. Se espera que la inversión total en esta iniciativa se recupere dentro de los primeros cinco años de la erradicación de la PPR.

¿Quién participa en su erradicación?

¿Quién participa en su erradicación?

Para erradicar la enfermedad, contamos con las herramientas y el conocimiento, lo que necesitamos ahora es la dedicación de todos: de los veterinarios profesionales y las autoridades veterinarias oficiales, los agricultores individuales, los expertos y los responsables de las políticas,  a la comunidad mundial de gobiernos, organizaciones regionales e internacionales, y la sociedad civil. El sector privado -que tiene el mayor interés en el desarrollo de la industria de pequeños rumiantes- tendrá un papel fundamental en implementar y apoyar los planes de vacunación sobre el terreno.

¿Cuáles son las lecciones aprendidas de la campaña de erradicación de la peste bovina?

¿Cuáles son las lecciones aprendidas de la campaña de erradicación de la peste bovina?

La erradicación de la peste bovina se logró en 2011, liderada por la FAO y la OIE, con el firme compromiso y acción de las organizaciones regionales -en particular la Oficina Interafricana de Recursos Animales de la Unión Africana (UA-IBAR)- y donantes como la Comisión Europea, Francia, Irlanda, Italia, Japón, Suecia, Reino Unido, y los Estados Unidos de América. Demostró que con voluntad política, compromiso económico y plena cooperación, los países podían erradicar una enfermedad de la faz de la tierra que no sólo fue devastadora, sino que estaba arraigada en más de 120 países en África, Próximo Oriente y Asia.

¿Qué papel desempeñan la FAO y la OIE?

¿Qué papel desempeñan la FAO y la OIE?

La FAO y la OIE colideran la erradicación de la PPR en estrecha colaboración con las organizaciones regionales, incluida la UA-IBAR en África y la SAARC (siglas en inglés de la Asociación del Asia Meridional para la Cooperación Regional) en Asia meridional.

Sobre la base de sus conocimientos técnicos y su presencia sobre el terreno, la FAO y la OIE están en una posición única para coordinar con éxito la Estrategia Global para el Control y la Erradicación de la PPR desde el nivel local hasta el compromiso internacional y regional, aprovechando su red de centros de referencia internacional y garantizando la voluntad política internacional para erradicar esta enfermedad.

La amplia experiencia de campo de la FAO es crucial para el éxito en la erradicación de la enfermedad. Esta afirmación no sólo se basa en el éxito de la erradicación de la peste bovina y la gestión de otras enfermedades animales de alto impacto, sino también en su experiencia y estrecha colaboración con las partes interesadas de base, sobre todo los pequeños productores ganaderos y pastores, incluso en zonas muy remotas y pobres. La división conjunta de la FAO y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha sido históricamente de suma importancia en el desarrollo y transferencia de tecnología a los países necesitados de ayuda, y está dispuesta a contribuir al control de la PPR y su erradicación definitiva.

 

En mayo de 2014, los delegados nacionales que asistieron a la Asamblea Mundial de la OIE adoptaron una Resolución sobre la estrategia de control y erradicación mundial de la PPR, que se considera un bien público mundial, y tiene peso en la búsqueda de mayores compromisos políticos.

La OIE, en estrecha colaboración con los jefes veterinarios nacionales en 180 países, estableció normas intergubernamentales sobre el método de control de la PPR con el apoyo de la red de centros de referencia de la OIE y la FAO y tiene los medios para declarar oficialmente los países que están libres de la enfermedad como “libres de PPR”, así como para aprobar oficialmente la validez de los programas nacionales de control que los países infectados desean implementar. En mayo de 2014, 48 países fueron reconocidos por primera vez como "libres de PPR". La OIE gestiona también los bancos regionales de vacunas en Asia y África.

Compartir esta página