FAO.org

Inicio > Publicaciones > Ahorrar para crecer > Ahorrar para crecer en la práctica: maíz, arroz, trigo

Ahorrar para crecer en la práctica: maíz, arroz, trigo

Guía para la producción sostenible de cereales

En la presente guía se describe la aplicación práctica del modelo de la FAO de intensificación sostenible de la producción agrícola “Ahorrar para crecer” en los cultivos fundamentales para la seguridad alimentaria mundial, esto es, el maíz, el arroz y el trigo. Con ejemplos de África, América Latina y Asia, se muestra cómo los sistemas agrícolas basados en los ecosistemas están ayudando a los pequeños agricultores a incrementar los rendimientos de los cereales, fortalecer sus medios de vida, reducir la presión sobre el medio ambiente y aumentar la resiliencia frente al cambio climático. Esta guía constituirá un valioso instrumento de referencia para los responsables de la formulación de políticas y los especialistas en desarrollo durante la transición mundial hacia una alimentación y una agricultura sostenibles.

Mensajes clave

  1. El cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales y el estancamiento de los rendimientos de los cereales amenazan la seguridad alimentaria mundial. Se prevé que la demanda mundial de maíz, arroz y trigo aumente en un 33 por ciento para 2050. Sin embargo, un tercio de las tierras agrícolas están degradadas, y la proporción de agua destinada a la agricultura está disminuyendo. La producción de cereales también se ve afectada por el menor rendimiento de la agricultura de insumos elevados y los efectos potencialmente catastróficos del cambio climático.
  2. Los más vulnerables sufrirán las consecuencias más graves. Al empujar el cambio climático en Asia el cultivo de trigo a zonas de secano menos productivas, los consumidores de bajos ingresos se enfrentarán a aumentos pronunciados de los precios de los alimentos. El crecimiento demográfico podría intensificar la dependencia de África del arroz importado. La menor productividad puede triplicar las importaciones de maíz del mundo en desarrollo para 2050.
  3. La agricultura basada en los ecosistemas es la única opción viable para incrementar la producción de cereales de forma sostenible. El modelo agrícola de la FAO “Ahorrar para crecer” se basa en las contribuciones de la naturaleza al crecimiento de los cultivos. Sus cinco pilares -agricultura de conservación, suelos sanos, mejora de cultivos y variedades, uso eficiente del agua, y gestión integrada de plagas- ofrecen tecnologías ecológicas que utilizan insumos de manera eficiente, protegen el medio ambiente, incrementan la resiliencia ante el cambio climático, y contribuyen al desarrollo rural.
  4. Los productores de cereales en los países en desarrollo adoptan las recomendaciones clave del modelo “Ahorrar para crecer”. Los pequeños agricultores de los países en desarrollo han dado pasos importantes para la intensificación sostenible. Entre las innovaciones se incluye: la labranza cero, una mayor utilización de legumbres y leguminosas fijadoras de nitrógeno para mejorar la fertilidad del suelo, la adopción de variedades de cereales más productivas y nutritivas, tecnologías hídricas que producen “más por cada gota”, y el control de plagas y enfermedades que mejora la salud de los ecosistemas agrícolas.
  5. La agricultura basada en los ecosistemas restablece la producción en las principales zonas productoras de cereales en las que la Revolución Verde ha decaído. En Asia meridional, los agricultores utilizan diversas tecnologías de conservación de recursos para producir cereales, incluyendo la siembra directa, el recubrimiento superficial, la plantación en lechos elevados y la siembra en seco de arroz. Los productores de trigo en Kazajstán han dejado de arar unos 1,4 millones de hectáreas de tierra. En Brasil, un sistema de labranza cero de maíz y ganadería está sustituyendo al monocultivo de soja.
  6. Las prácticas del modelo “Ahorrar para crecer” han incrementado la productividad de los sistemas agrícolas de insumos bajos. En África austral, las leguminosas proporcionan residuos ricos en nitrógeno que mejoran los rendimientos del maíz. En África oriental, se han superado dos plagas graves que afectaron al maíz aprovechando las interacciones químicas entre plantas e insectos. En América Central, un sistema agroforestal mantiene los árboles, conserva los suelos y el agua, duplica los rendimientos del maíz y el frijol, y resiste a los huracanes.
  7. El camino a seguir. Los principales retos para los responsables de las políticas son: ayudar a los agricultores a adoptar sistemas de producción sostenibles; incrementar la inversión agrícola; establecer y proteger los derechos de los productores a los recursos; promover mercados y cadenas de valor más justos y eficientes; aumentar la ayuda a la investigación y el desarrollo agrícolas a largo plazo; promover innovaciones tecnológicas adaptadas a las necesidades de los pequeños agricultores; fortalecer los sistemas de semillas formales e informales; y revitalizar la educación y capacitación agrarias

Colección: Ahorrar para crecer

2013: Ahorrar para crecer: la yuca. Documento de orientación
Guía a la intensificación sostenible de su producción


2011: Ahorrar para crecer
Guía para los responsables de las políticas de intensificación sostenible de la producción agrícola