¿Cómo conseguir que los niños coman legumbres?

Las legumbres son un ingrediente muy versátil para cocinar; ya sea como plato principal o como guarnición, son el complemento perfecto para incluso el más audaz de sabores. Pero al igual que cualquier nuevo ingrediente, convencer a los más exigentes de la familia para probar los nutritivos frijoles, guisantes o lentejas a veces puede resultar difícil. A continuación encontrará algunas sugerencias divertidas y creativas para conseguir que sus hijos coman legumbres con entusiasmo.

Comience con lo familiar

El hummus es una salsa muy popular hecha de garbanzos y a muchos niños les encanta. Pero, ¿sabías que se puede hacer con casi cualquier tipo de legumbres cocidas? Usando su receta favorita de hummus, basta sustituir los garbanzos con lentejas o frijoles cocidos. Trate de servirlo con pan de pita tostado, verduras en rodajas, o untado en un sándwich.

Las hamburguesas y albóndigas son también un alimento popular entre los niños y las lentejas, frijoles, o una mezcla de los dos, puede sustituir a la carne para hacer hamburguesas vegetarianas o deliciosas albóndigas caseras y sin carne.

Eliminar la textura blanda

Muchos niños odian la textura blanda de las legumbres. Esto se puede solucionar cociendo  legumbres secas en lugar de frijoles enlatados, que producen una textura mucho más agradable al paladar. Los frijoles secos deben dejarse en remojo durante toda la noche antes de cocinar.

Tome un enfoque práctico

Hacer que los niños participen en el proceso de cocción puede animarles a probar los platos que ayudaron a crear. Vayan juntos al mercado y deje que sus hijos elijan las legumbres que quieren comer.

Al hacer hamburguesas vegetarianas con legumbres, deje que los niños le ayuden a mezclar y dar forma a las hamburguesas. También puede dejar que los niños construyan sus propios burritos o tacos utilizando los frijoles como ingrediente.

Jugar con la comida

Frijoles, guisantes y lentejas se pueden organizar fácilmente en un plato para crear diferentes diseños. Forme caras felices con los frijoles o estrellas fugaces con las lentejas, o deje que sus niños diseñen su propio plato de legumbres.

Mezclar en sus sopas y salsas favoritas

Las lentejas cocidas, judías y guisantes pueden triturarse fácilmente o añadirse en las sopas, guisos e incluso salsas. No sólo agregan profundidad y sabor, sino que también ayudan a espesar sopas y guisos para hacerlos más contundentes y más ricos en nutrientes.

Espacio para el postre

Muchos postres incorporan legumbres, ya que tienen un sabor suave y pueden añadir gusto y humedad a los productos horneados. En la cocina de Asia Oriental, se a menudo se usa pasta de frijol dulce en postres como pasteles de luna y bollos al vapor. Usted puede agregar fácilmente frijoles en sus propios postres, haciendo una pasta dulce con puré de frijol rojo y azúcar moreno. Los frijoles negros cocidos también pueden reemplazar a los huevos en muchas recetas de pasteles de chocolate y brownies, ¡y sus hijos nunca notarán la diferencia!

03/03/2016

Compartir esta página